31 oct 2020

Ir a contenido

dos waterpolistas subcampeones del mundo

Alberto Barroso: "Sueño con el oro cada noche y espero que acabe llegando"

El jugador del CN Terrasa conversa con EL PERIÓDICO sobre la importancia de un podio mundialista que a España se le resistía desde 2009

Irati Vidal / Barcelona

Alberto Barroso, jugador de la selección española de waterpolo, a su llegada a Barcelona tras la plata conseguida en el Mundial de Gwangju

Alberto Barroso, jugador de la selección española de waterpolo, a su llegada a Barcelona tras la plata conseguida en el Mundial de Gwangju

Hablar de waterpolo masculino en España era, hasta no hace mucho, hablar de oro y grandes conquistas. Pero el tiempo, que todo lo puede, decidió hundir una época sin precedentes. Hasta Rio 2016. Tras la cita olímpica, un grupo de jóvenes entusiastas se empeñó en resurgir la historia de un deporte bañado en oro. Entre ellos, Alberto Barroso (Madrid, 25 años), lanza-penaltis del equipo que ha devuelto la sonrisa al waterpolo español con dos platas consecutivas (europea y mundial). Internacional desde 2012, reflexiona sobre lo conseguido y lo que queda por venir mientras se muestra agradecido a Federación y familiares por el apoyo inagotable recibido desde aguas coreanas.

¿Es esta plata un alivio tras cuatro mundiales sin lograr pasar de la quinta posición? Más que un alivio es un triunfo. Al final, hemos quedado segundos pudiendo ganar el oro y creo que esto es un sueño medio cumplido para todos. Y digo medio porque al final nos hemos vuelto con una plata, no con el oro.

¿Qué tan importante es esta medalla para un conjunto que no subía al podio mundial desde 2009? Mucho. Esta medalla nos va a unir más. Ya lo estamos, somos como una familia, pero sé que esta medalla nos va a acercar todavía más. Porque con ella hemos cogido confianza para afrontar las demás competiciones.

Habla de lo que viene, pero lo que dejan atrás es mucho: dos finales consecutivas. ¿Cuál es la clave de este grupo? La clave está en ser un equipo y en ir todos vamos a un. No hay nadie que despunte, no hay egos como en otros conjuntos y nos comportamos como una familia. Esa es la clave.

¿Cuánto ha pesado la renovación vivida tras Rio 2016? Más que renovación yo diría que ha sido una selección natural. Hemos ido trabajando todos y, al final, hemos entrado los que hemos entrado. Es un cambio normal.

"Nos hemos quedado a la puerta del oro así que ahora queremos ser los primeros"

¿Tienen presente que a partir de ahora todo serán exigencias? Dentro del deporte siempre es así. Pero los deportistas siempre queremos más. Nosotros nos hemos quedado a las puertas del oro así que ahora queremos el primer puesto. Y con trabajo, esfuerzo y humildad estoy convencido de que llegaremos a él. Trabajamos todo el año para ello.

Entonces, ¿se puede soñar con el oro en Tokio? Yo lo sueño todas las noches así que si yo lo hago podéis soñarlo vosotros también. No me atrevería a decir que lo vamos a ganar pero yo lo sueño, así que esperemos que acabe llegando. Eso sí, para el oro todavía queda mucho trabajo por delante.

Tras dos finales perdidas, ¿qué le falta a España para ser de oro? Trabajo y dedicación. Para ganar una final también hay que saber perderlas. Este grupo, de momento,  las ha perdido y eso tiene que servir para ganarla el año que viene, o cuando sea.

Al menos el billete para Tokio ya lo tienen en el bolsillo. Esa es una de las mejores noticias. Clasificarnos para los Juegos Olímpicos era uno de nuestros principales objetivos en este Mundial y lo hemos conseguido. No podemos estar más contentos.

Hablando del Mundial en sí, empezaron algo titubeantes pero vuelven con una plata en el cuello ¿cómo se ha vivido el campeonato desde dentro? Sabíamos que Hungría (rival en la fase de grupos) era un conjunto muy fuerte y que a España no se le da bien. Pero esa derrota nos sirvió para coger sensaciones ante un equipo grande. No tuvimos e partidol pero nos sirvió para el resto del campeonato.

¿Qué sucedió en la final? Una final no solo depende de ti y del otro equipo sino que intervienen muchos factores. Creo que ellos supieron jugar muy bien y les felicito por el gran partido.

Aguantaron el pulso durante el primer cuarto. ¿Su penalti fallado a 23 segundos de cerrar el acto afectó al equipo? Nunca se sabe. En un partido puede pasar de todo, podría haberlo fallado y acabar ganando o fallarlo y, como pasó, acabar perdiendo. El partido es largo y por entonces todavía quedaba mucho para concluir.

"Hemos movido a la afición  y eso es importante, que la gente nos siga y crezcamos"

Sucedió en los JJOO de 1992 y en el Mundial de Roma 1994 ¿Qué tiene Italia en las finales? Italia en semifinales y finales de cualquier deporte se crece, son muy competitivos. Saben jugar ese tipo de partidos. Además, en waterpolo nos conocen bastante bien porque un España – Italia es un clásico de este deporte.

¿Cómo les sentó que el banquillo 'azzurri' pidiera tiempo muerto a falta de 39 segundos pese ir ganando de 5? Creo que no fue nada antideportivo, se trató de una confusión. En el banquillo para pedir tiempo muerto hay un botón al que se le puede dar sin querer. Así que creo que fue algún jugador celebrando el que le dio. Porque yo no vi al entrenador Alejandro Campagna hacer ningún gesto para pedir ese tiempo.

Cayeron ante los italianos pero superaron a Serbia (campeona olímpica y Europea) y Croacia (campeona mundial). Aunque no lo parezca, eso es muy importante. En cuartos superamos a Serbia y en semifinales derrotamos a Croacia, que para mi es la mejor del mundo. Les supimos jugar de tu a tu y nos acabamos llevándonos el billete para la final.

Dos selecciones (masculina y femenina) y dos platas mundiales. ¿Qué importancia tienen estos metales? Creo que este año hemos movido afición y eso es lo importante, que la gente nos siga y podamos seguir creciendo es vital. Y todo es resultado del gran trabajo que están haciendo tanto federación como clubes. Esperemos que tras las platas no venga el oasis, que se aproveche el tirón.

Temas Waterpolo