Ir a contenido

MUNDIALES DE GWANGJU

La natación española vuelve sin medallas y con "deberes"

"La realidad de Belmonte es hoy más grave que nunca", reconoce Vergnoux, entrenador jefe de la selección

'Joanllu' Pons logra el mejor resultado español con la cuarta plaza en 400 estilos y nuevo récord nacional

José María Expósito

Mireia Belmonte, durante su participación en el 1.500.

Mireia Belmonte, durante su participación en el 1.500. / ED JONES (AFP)

La de Mireia Belmonte en el 400 estilos era este domingo la última bala de la natación en línea española para no volver con las manos vacía de los Mundiales de Gwangju. La badalonesa falló en las series, pero en la recámara apareció un último proyectil, el de Joan Lluís Pons. Como en los JJOO de Río, el mallorquín se metió entre los ocho mejores y, aunque tampoco le dio a España su primer podio en Corea, se quedó cerca: cuarto y batiendo su propio récord de España (4:13.30).

"Ser competitivo el último día es algo que hay que saber gestionar. He competido bien por la mañana y por la tarde", valoró el joven valor del CN Sant Andreu, que con 22 años ya ha disputado una final olímpica (8º) y una mundial. "Me he quitado el sabor agridulce de plantarme en la final de Río y no saber competirla, he disfrutado mucho", expresaba el de Sóller, que asume alegre que el año próximo tendrá "bastante presión" porque "significa que la gente espera cosas de ti".

'Joanllu Pons', en el 400 estilos. / RFEN

Muchas cosas se esperaban de Belmonte, que ni en una de sus pruebas fetiche consiguió remontar el vuelo. El complicado 2018, con unos vértigos que la apartaron de los Europeos y pusieron patas arriba su preparación, la sigue lastrando en este 2019. Séptima en su serie (4:42.16) y 13ª global, la final le quedó muy lejos (también a Jimena Pérez, con 4:47.51).

Un animal herido

"Tenemos muchos deberes", resumió Fred Vergnoux, entrenador jefe del equipo español sobre el camino que debe seguir la badalonesa, que ha firmado las otras dos finales españolas (800 y 1.500, última en ambas). "Está lejos de sus tiempos. Hoy estamos decepcionados porque la final del 400 estilos era abierta. Con sus mejores marcas hubiera aspirado a una medalla", reconoció el técnico francés, que ve a su pupila "con un fondo muy bueno" pero a la que falta "bastante fuerza y energía en las pruebas cortas".

Vergnoux sonó alarmista al señalar que "la realidad de Mireia es más grave que nunca", pero también buscó motivos para el optimismo. "Ha dado la cara y es muy consciente de su situación. El animal herido a veces reacciona, y Mireia es un poco así. Sabe que va a tener unas vacaciones activas, sin desconectar mucho del agua. Nos queda menos de un año y si hay alguien consciente de ello es Mireia".

La selección española masculina de waterpolo, yer en El Prat con las medallas de plata. / JORDI COTRINA

Esa cuenta atrás se ha iniciado para todo el equipo español. Tres finales (con dos finalistas) es un botín exiguo para la selección, que venía de los 6 finalistas y 3 medallas de Budapest (aunque allí los tres podios los firmó Belmonte). Es la primera vez desde el 2011 que España vuelve sin metales (más allá de las dos platas del waterpolo y las tres preseas de la natación artística). 

En unos Mundiales de un nivel altísimo, las aguas españolas parecen estancadas, aunque venían revueltas desde la polémica por los criterios de selección que impuso la Federación Española. "Son más una mochila que un reto", llegó a decir Jessica Vall, la subcampeona de Europa de 200 braza, que logró el billete para el Mundial en la repesca pero no pasó de semifinales. También Marina García se quedó lejísimos de sus tiempos en la misma prueba.

Opciones para Tokio

"Si miras nadador por nadador, podemos aspirar a mucho más. Hoy acaba el Mundial, pero hoy ha empezado también la preparación olímpica. Centrarse en ella debe ser la prioridad de los nueve que han estado aquí y de los que están en casa", recalcó Vergnoux. Pensando en Tokio ve dominadores claros en algunas pruebas (Adam Peaty, Katinka Hosszú y Katie Ledecky) pero también otras "que están bastante abiertas". "El reto es bonito, pero no podemos perder tiempo".