Ir a contenido

DISPUTA ENTRE LIGA Y FEDERACIÓN

El Barça, otra vez en medio de la guerra Tebas-Rubiales

La jueza única de competición dicta que el Athletic-Barça se juegue el sábado 17 de agosto y no el viernes como fijó La Liga

Alejandro García

El barcelonista Coutinho en la celebración del último título liguero del Barça.

El barcelonista Coutinho en la celebración del último título liguero del Barça.

Después del traslado frustrado a Miami del Girona-Barça la temporada pasada, el que fue el gran proyecto frustrado de La Liga, el equipo culé vuelve a estar en medio del conflicto abierto entre Tebas y Rubiales, ahora a cuenta de los horarios.

El inicio de La Liga para el FC Barcelona, previsto para el viernes 16 de agosto en San Mamés, ante el Athletic, está en cuestión después de que la jueza única de competición haya dictaminado que solamente se podrán jugar partidos de La Liga los sábados y los domingos, salvo autorización federativa expresa. Pero La Liga se remite a la vista judicial que habrá el próximo siete de agosto, en la que la justicia ordinaria debe designar, de manera cautelar, qué organismo tiene las competencias. 

Nuevos horarios

Mientras, la Federación se apresuró a reajustar los horarios de las tres primeras jornadas en Primera y Segunda División, que ya había fijado La Liga con partidos en lunes y viernes, para que se ajusten al dictamen, comenzando por el cambio del Athletic-Barça del viernes al sábado 17 de agosto (21.00 horas). 

La Liga respondió con celeridad con un contundente comunicado sin novedad en su mensaje: “La Liga es la única organización competente para fijar horarios y fechas en la competición nacional de fútbol profesional. Hay una vista judicial el próximo 7 de agosto con el objetivo de resolver este ataque de la RFEF a las competencias que son de La Liga”, dice la LFP. 

Conflictos interminables

Así transcurrió otro día más en la guerra por el control del fútbol español que están librando Tebas y Rubiales, con incontables damnificados por el camino y con una solución, sea cual sea, se imponga el que se imponga, que cada vez parece menos halagüeña para el futuro.

La dispersión de horarios y la jornada desde el lunes hasta el viernes es la gran seña de identidad de la gestión de Tebas al frente de La Liga, dictada y motivada por los designios de los beneficios económicos. Después de que la Federación se impusiera en la batalla de Miami, ahora, los horarios se han convertido en el gran tema de disputa, con la inútil mediación del Consejo Superior de Deportes entre medias, hasta que la justicia decida, a una semana del inicio de la competición, quién tiene potestad para fijar cuándo se juega al fútbol en España.