14 jul 2020

Ir a contenido

ESPANYOL - STJARNAN (JUEVES, 21.00 H)

Gallego: "Tenemos claro que no es una fiesta"

El técnico advierte sobre la dificultad del equipo islandés y pide a la afición que convierta su ilusión en "gasolina" para los jugadores

El Periódico

Borja Iglesias, en el entrenamiento del Espanyol.

Borja Iglesias, en el entrenamiento del Espanyol. / RCD ESPANYOL

Lleva 12 años el Espanyol esperando este partido. Más de una década ha pasado desde que el club blanquiazul pisara una competición europea. Entonces, en el 2007, fue la final de la Copa de la UEFA perdida en la tanda de penaltis en el Hampden Park de Glasgow ante el Sevilla. Ahora, en cambio, es la primera puerta para entrar en la Europa League. Es la ida del choque con el desconocido equipo islandés del Stjarnan.

 


"Tenemos muy claro que no es una fiesta, es un partido de fútbol muy importante", ha proclamado David Gallego, el técnico blanquiazul, quien se asoma también a su primer gran desafío después de haber dirigido con éxito durante cinco partidos al equipo en el final de la temporada 17-18 tras el despido de Quique Sánchez Flores. Luego, llegó Rubi al banquillo para guiar al Espanyol a Europa.

"Es una ilusión enorme, estoy deseando que llegue el momento" (David Gallego)


"A la afición le diría que convierta esta ilusión que hay sobre el partido en gasolina para los jugadores", ha reclamado Gallego, pidiendo, en todo momento, la "máxima prudencia y humildad", por muy anónimo que sea el conjunto islandés. "Es una ilusión enorme, estoy deseando que llegue el momento. Estamos cerca del debut de un nuevo proyecto, en competición europea y en casa", ha admitido el técnico.

Sin el 'Monito' Vargas

Más no se le puede pedir al nuevo Espanyol, que tiene, como recordó Gallego, "solo 20 días de preparación", para medirse al Stjarnan, que lleva "en competición desde abril y con ya 13 jornadas disputadas y, además, es un equipo muy valiente, con un alto grado de implicación. Tienen claro a lo que juegan", dijo el entrenador, que no tendrá al ‘Monito’ Vargas, el fichaje más caro de la historia del Espanyol, "porque no ha podido ser inscrito por un tema burocrático".  Y con Borja, de momento, vestido de perico.