liga 1, 2, 3

El Girona arranca con el objetivo claro de volver a Primera

Diamanka es el quinto refuerzo en Montilivi tras Maffeo, Izquierdo, Gual y Juan Carlos

Diamanka, con Cárcel y Geli a cada lado, en Montilivi.

Diamanka, con Cárcel y Geli a cada lado, en Montilivi.

Se lee en minutos

Jordi Danès

El Girona de Juan Carlos Unzué ha empezado a rodar esta semana todavía con muchas incógnitas por resolver en cuanto a entradas y salidas. Lo que parece ya definitivo es que el 'caso Oikos' quedará enterrado en el tiempo y la petición del club de Montilivi de solicitar una liga de 21 equipos como medida cautelar, definitivamente perdida entre el papeleo.

Los rojiblancos saben desde la semana pasada que necesitarán arrancar fuertes en Montilivi, donde afrontarán tres de los cuatro primeros partidos en su retorno a segunda A (el Sporting abrirá el fuego en el estadio gerundense y, tras visitar al Albacete, los de Unzué recibirán al Málaga y al Rayo).

Los 12 primeros rivales del Girona tienen pasado en Primera, aunque eso tiene una cierta lógica porque solo cinco de los 22 equipos que integran la división no han jugado en la élite (Alcorcón, Lugo y los recién ascendidos Mirandés, Ponferradina i Fuenlabrada).

El futuro de Doumbia

La nota más llamativa del primer día de trabajo fue la ausencia del marfileño Seydou Doumbia, el fichaje estrella del curso 2018/19 y, al mismo tiempo, el mayor de los fracasos junto al descenso de categoría. Doumbia tuvo un papel escandalosamente irrelevante para un delantero de su trayectoria internacional que firmó un contrato hasta el 2022 con una ficha anual superior a los dos millones.

Tanto el Girona como Doumbia tienen claro que el futuro del africano está lo más lejos posible de Montilivi, però lo mucho que hay firmado entorpece una salida que está cantada desde hace muchos meses.

El Girona presentó el jueves a Pape Diamanka, un centrocampista de perfil ofensivo que marcó nueve goles el pasado curso en el Numancia. Enseñó músculo el club de Montilivi, pues media Segunda iba tras los pasos del senegalés y el Oviedo parecía tenerlo prácticamente atado.

“Quería un club que apostara por mi y me permitiera dar un salto adelante en mi carrera. Llevo muchos años jugando en segunda y quiero aspirar a algo más”, subrayó el propio Diamanka, que también se apuntó desde el primer minuto a trabajar para el gran objetivo de la temporada que es la vuelta a Primera.

“Es un jugador con hambre y ambición. Llevamos tiempo siguiéndole y este año ha alcanzado una madurez que lo hará un futbolista muy importante para nosotros”, añadió el director deportivo, Quique Cárcel. Diamanka ha sido, de momento, la quinta incorporación tras Jairo Izquierdo (repescado tras su cesión al Cadiz), Pablo Maffeo (cedido por el Stuttgart), Marc Gual (cedido por el Sevilla), Juan Carlos (Lugo).

¿Seguirá Stuani?

La plantilla, sin embargo, está condicionada todavía a una serie de movimientos. La gran incógnita sigue siendo si el pichichi del equipo en los dos años en primera división, Cristhian Stuani (40 goles) acepta ser el líder del proyecto. El  uruguayo ya sabe que el club no le tocará el sueldo, pero no le faltan ofertas y su libertad (7 millones no es cara).

El club ha ingresado de momento 12 millones en dos traspasos: 10 de Portu (Real Sociedad) y 2 de uno de los hijos pródigos, Pere Pons (Alavés). También recibirá entre 10 y 15 millones de compensación por el descenso. Y según que salidas se produzcan (no solo pueden afectar a Stuani, sinó también a otros jugadores como Pedro Porro, Yassine Bounou, Juanpe…), Quique Cárcel deberá forzar más o menos la máquina para confeccionar una plantilla que salga desde el minuto 1 con la etiqueta de gran candidato al ascenso.

Como ejemplo de entusiasmo, el vídeo compartido por el club en el Twitter para presentar la camiseta de esta temporada:

Te puede interesar