Ir a contenido

Mundial femenino de fútbol

Estados Unidos hace más grande su leyenda: derrota a Holanda y gana su cuarto Mundial

Las norteamericanas superaron a la 'oranje' en la final de Lyon gracias a los goles de Rapinoe y Lavelle

Mamen Hidalgo

Megan Rapinoe  celebra el gol de penalti con el que abrió el marcador en la final.

Megan Rapinoe  celebra el gol de penalti con el que abrió el marcador en la final. / AFP

Estados Unidos se proclamó campeona del Mundial femenino de Francia 2019 al imponerse en la final a Holanda (2-0) con tantos de Megan Rapinoe de penalti y Rose Lavelle. La selección de Jill Ellis suma su cuarto Mundial, segundo consecutivo, tras dejar atrás a rivales potentes como Suecia, España, Francia, Inglaterra y la propia selección 'oranje'. 

Antes de comenzar el Mundial, todas las miradas se dirigían a Estados Unidos. Las norteamericanas partían con el cartel de rival a batir. La obsesión de las grandes potencias europeas era impedir que las vigentes campeonas revalidaran el título. Pero la realidad es que la selección de Jill Ellis, liderada por una soberbia Megan Rapinoe, se llevó el título mostrando una vez más una superioridad que le valió para batir a Holanda en la final de Lyon (2-0).

Ni Estados Unidos ni Holanda habían estado por debajo del marcador en todo el Mundial. Las norteamericanas habían perforado la portería rival en todos sus encuentros antes del minuto 12’. El privilegio lo tenía Tailandia, que a la postre recibió trece tantos en la mayor goleada de la historia. La campeona del Mundo y la campeona de Europa se citaron en Lyon en la que era la final con más pegada, pero si el Parc Olympique Lyonnais no vivió goles hasta el 62’ fue por la resistencia de una ‘oranje’ que se encomendó a las paradas de su portera.

El asedio habitual de la selección dirigida por Jill Ellis no fue tan aplastante como ante otros rivales. Ni España ni Francia ni Inglaterra habían aguantado tanto sin recibir un tanto. La clave, el cambio de sistema de Sarina Weigman, que implantó un 4-4-2 de mucho trabajo en las bandas con intención de anular a Rose Lavelle, la estrella emergente del fútbol, y a Megan Rapinoe. Lo logró durante casi media hora, en la que la marea naranja soñó con la sorpresa, pero cuando las fuerzas de las europeas comenzaron a decaer—venían de una prórroga en semifinal y un día menos de descanso—, emergió la figura de Van Veenendaal.

La cancerbera se lució primero parando un chut potente de Julie Ertz a la salida de un córner, con las dos manos. Después evitando con el costado el remate de Mewis y frenando la oleada de ocasiones que generó Rapinoe por su banda, con centros laterales que superaron a la defensa pero que una y otra vez se encontraron con una de las porteras del Mundial. La última, una estirada al palo izquierdo ante un disparo potente de Alex Morgan que se colaba por la base del palo. Antes del descanso Holanda hizo el amago de estirarse, pero un disparo lejano de Spitse y una internada de Miedema solo lograron recordar a Estados Unidos que enfrente tenía un rival.

El VAR, clave en el triunfo

El partido se rompió como ante España o ante Francia, en una jugada aislada que venía a paliar la falta de acierto en juego colectivo de Estados Unidos. Un balón largo a Alex Morgan acabó convirtiéndose en penalti con una nueva intervención del VAR. La colegiada francesa Stephanie Frappart fue corregida: Van der Gragt había levantado la pierna en exceso golpeando en el costado de la estrella de Orlando Pride. El resultado, una pena máxima más para la capitana, Megan Rapinoe, que materializaba con calma su sexto gol en cinco partidos.

Holanda se hundió ante la potencia estadounidense, que con el resultado a favor se desató. Instantes después, Rose Lavelle hizo honor a su gran torneo con un tanto de enorme factura, introduciéndose en solitario por la frontal del área hasta amagar entre Van der Gragt y Dekker. En el espacio entre ambas encontró el hueco perfecto para colocar el esférico con potencia en el palo contrario. Van Veenendaal ya no podía frenarlas sola. Lavelle convertía su tercer gol en este campeonato y daba vía libre al asedio norteamericano, que buscó la goleada en los pies de Rapinoe, Heath y Morgan. Las tres sin fortuna. La capitana holandesa volvió a intervenir ante Dunn evitando una goleada mayor. Spitse buscó el gol del honor de falta en un tímido disparo, pero Holanda ya había bajado los brazos. Lo aprovechó Estados Unidos para buscar con ímpetu una goleada que nunca llegó.

Los minutos finales dieron para homenajear a Rapinoe, que se marcha del Mundial siendo protagonista absoluta en la fase final, y dar entrada a dos veteranas como Press y Lloyd, que disputaban con probabilidad sus últimos minutos en una cita de tal magnitud. España, Francia, Inglaterra y Holanda sufrieron la superioridad de las Barras y Estrellas, que ven la brecha cada vez más pequeña pero siguen reinando en el fútbol mundial.

Ficha técnica

Estados Unidos, 2 – Holanda, 0

Estados Unidos: Naeher (7); Dunn (7), Sauerbrunn (7), Dahlkemper (7), O’Hara (5); Lavelle (9), Ertz (7), Mewis (6); Heath (8), Morgan (7), Rapinoe (8).

Técnica: Jill Ellis (9)

Cambios: Ali Krieger (6) por O’Hara (m.45), Press (-) por Rapinoe (m.80), Lloyd (-) por Heath (m.87).

Holanda: Van Veenendaal (8); Van Lunteren (6), Dekker (5), Van der Gragt (4), Bloodworth (5); Groenen (5), Van de Donk (6), Spitse (6); Beerensteyn (6), Martens (5), Miedema (6).

Técnica: Sarina Weigman (7)

Cambios: Van de Sanden por Dekker (m.73).

Goles: Megan Rapinoe (m. 62), Rose Lavelle (m.69)

Árbitra:  Stephanie Frappart, francesa (5).

Tarjetas amarillas: Spitse (m.8), Dahlkemper (m.41), Van der Gragt (m.60)

Estadio: Parc Olympique Lyonnais (Lyon). 57.900 espectadores.