PRESENTADO EN MONTILIVI

Unzué: "Acepto el reto de subir al Girona a Primera"

El flamante técnico rojiblanco evita pronunciarse sobre el caso Oikos y da por hecho que entrenará en Segunda

Juan Carlos Unzué.

Juan Carlos Unzué. / EFE / J. P. GANDUL

Se lee en minutos

Jordi Danés

Juan Carlos Unzué ha sido presentado este viernes en Montilivi como nuevo entrenador. Firmó por una temporada, pero serán tres si consigue devolver al equipo a Primera División y mantenerlo. El éxito del Girona, pues, también será el de Unzué, que en su primera frase también dió el titular: "Acepto el reto de subir al Girona a Primera".

El técnico, nacido hace 52 años en Pamplona, llegó solo. Era una de las condiciones del director deportivo, que proporcionó al entrenador un equipo con gente de la casa: Chicho Pélach (técnico del Peralada en segunda B) y Juan Carlos Moreno (integrante del área deportiva) serán sus colaboradores más directos. Iñaki Codichach se encargará de la preparación física; Omar Harrak se mantendrá como entrenador de porteros y Aitor Unzué, hijo de Juan Carlos y analista con Eusebio Sacristán, ha sido repescado para trabajar codo a codo con su padre.

"Tengo la suerte de haber trabajado con Machín y con Eusebio, haber aprendido de ambos y ser amigo de los dos, pero yo soy Unzué. Intentaré priorizar ser capaz de ver donde cada jugador se siente más cómodo y rinde más. Y aunque vivimos de los resultados, intentaremos conseguirlos a través de un buen fútbol. Vamos a mirar de ser un equipo que domine los máximos aspectos del fútbol con balón y sin balón. Y ser lo más camaleónicos y fuertes posible", argumentó.

No se hace ilusiones

Aunque el caso Oikos sigue sobre la mesa y los abogados del Girona continuan defendiendo los derechos del club para intentar mantenerlo en Primera División, Unzué no quiso especular ni hacerse ilusiones. "He venido para entrenar al Girona en segunda división. Y mientras no haya cambios, debemos poner el 100% de atención en la segunda A".

Te puede interesar

El nuevo técnico del Girona reconoció que es posible que haya bastantes novedades pese a que la gran mayoría de los futbolistas de la plantilla tienen contrato en vigor al menos para el curso 2019/20. "Visualizo cambios, pero lo importante es convencer a aquellos que nos gustaría quedarnos. Pero si no conseguimos esto, sí que es fundamental que los que se queden sea gente comprometida y gente con ilusión. ¿Por qué no se puede hacer un paso hacia atrás con la intención de hacer después dos hacia delante?", se preguntó el técnico, convencido del que el año sabático le ha servido para recuperar la energía que necesitaba para liderar el nuevo proyecto de Montilivi. "Creo que la decisión de tomarme un año de descanso fue buena. He podido ver el fútbol desde otra perspectiva, reflexionar, conocer otros entrenadores… Y pienso que he crecido tanto o más que otros años en los que he estado trabajando", añadió.