Ir a contenido

Puesta de largo

Jovic inicia el desfile de la redención blanca

El delantero serbio fue presentado como nuevo jugador del Madrid y se desvinculó de otras ofertas, como las del Barcelona

Alejandro García

Jovic con la camiseta del Madrid. / David Castro (El Periódico)

Jovic con la camiseta del Madrid.
Luka Jovic junto a Florentino Pérez en su presentación con el Madrid.

/

“No ha sido la temporada que esperábamos, por eso vamos a reaccionar con fuerza", así comenzó Florentino Pérez la presentación de Luka Jovic como nuevo jugador madridista, la primera de la semana del desfile de la redención blanca, que tendrá su punto álgido esta tarde (19.00 horas) con la puesta de largo de Hazard, la gran estrella, y que el Madrid quiere cerrar con el anuncio de la llegada de Mendy, el lateral izquierdo francés que llega a compartir puesto con Marcelo y, de paso, forzar las salidas de Reguilón y Theo, dos de los señalados para integrar la operación salida.

Jovic, el protagonista, estuvo sobrio, muy serio, amparado en un imponente físico, con un cuello al nivel de un piloto de Fórmula 1, impertérrito ante el discurso de su nuevo presidente y ante el primer contacto con la afición, donde cumplió con los tópicos de saludar, lanzar balones a la grada y besar su nuevo escudo, pero con austeridad y moderación, sin sonrisas, con la mínima expresión de las emociones. “Lo único que me inquietaba era el momento de saltar al césped”, reconoció lugo. 


Sobriedad y humildad

Entre respuestas rápidas y concisas, sin rozar ninguna polémica, el serbio se presentó ante la prensa con mensaje de humildad y deseo de aprender y mejorar: “Solo quiero entrenar y jugar bien, me da igual en qué posición. La competencia es muy grande, pero con esfuerzo puedo tener una oportunidad, solo quiero trabajar duro para conseguir minutos”, comentó en varias respuestas, todas cortas, antes de negar contactos con el Barcelona: “No me consta que hubiera otras ofertas, eso lo lleva mi agente”, dijo. 

Antes, en su discurso, el presidente había sacado los clásicos de las presentaciones, desde: “Todos los grandes de Europa te querían”, hasta: "Nos han dicho que dormías con la camiseta del Madrid" , pasando por el atemporal: “Venir siempre había sido tu sueño”“Cuando era pequeño, era aficionado del Madrid, como muchos niños”, confirmó el protagonista después. 

La apuesta por Jovic

El delantero, que llega procedente del Eintracht a cambio de 60 millones de euros y firma por seis temporadas, fue presentado con el Madrid después de marcar con su selección absoluta y antes de incorporarse a la concentración de Serbia para disputar el Europeo sub-21.

La llegada de Jovic, con 21 años y una temporada a gran nivel en la élite, es más una apuesta que una certeza, sujeta a la adaptación de un jugador al que la afición espera para paliar el déficit de remate y presencia en el área del equipo, pese a que es un jugador más parecido a Benzema que al Cristiano Ronaldo de los últimos años, reconvertido en un finalizador. 

“Me gustaría ganar la Champions”, respondió con sinceridad casi en el único tema en el que opinó claramente, inmiscuido en un retraimiento generalizado que provocó una pregunta sobre su timidez: “Se puede decir que soy tímido… pero no quiero hablar más”, sentenció con retranca, pero sin sonrisas. 

Aún sin dorsal en la camiseta, por ahora el único libre es el 16, a la espera de que se aligere la nómina de futbolistas del Madrid, el club ha ejecutado una buena ristra de fichajes con la premura que imponía el catastrófico final de temporada, pero todavía quedan objetivos.

Pogba, Eriksen o Ndombele

El gran sueño es Pogba, seguido de la posibilidad de Eriksen, pero en los medios afines ya deslizan la alternativa de Tanguy Ndombele. El centrocampista de 22 años del Lyon que destaca sobremanera por su espléndido despliegue físico en defensa, combinado con mucho criterio con el balón, desborde, conducción, llegada al área rival y un potente disparo lejano. 

El cambio de paradigma para el equipo sería fichar a Pogba, o Ndombele; mientras la llegada de Eriksen representa la propuesta más o menos continuista, con el danés como sustituto natural de un Modric al que, a punto de cumplir 34 años, no le queda mucho recorrido en el Madrid.