Mundial Francia 2019

Formiga, la incansable brasileña que quiere todos los récords de longevidad

La centrocampista es la primera persona en jugar siete ediciones de una Copa del Mundo y segunda más veterana tras Roger Milla

150 de las 552 futbolistas que disputan el torneo no habían nacido cuando ella debutó en un torneo internacional con 17 años

Formiga protesta a la árbitra Riem Hussein la amonestación por tarjeta amarilla.

Formiga protesta a la árbitra Riem Hussein la amonestación por tarjeta amarilla. / denis balibouse (reuters)

3
Se lee en minutos
Mamen Hidalgo
Mamen Hidalgo

Periodista

ver +

150 de las 552 futbolistas que disputan el trono mundial en Francia 2019 no habían nacido cuando Miraildes Maciel Mota, más conocida como ‘Formiga’ (Hormiga)— por su incansable trabajo—, debutó con tan solo 17 años en el Mundial de Suecia de 1995. Desde entonces, la centrocampista brasileña solo ha acumulado cifras para la historia y halagos para convertirse en una de las jugadoras trascendentales para la ‘amarella’. Tanto es así que cuando el técnico Vadao le pidió volver de su retirada, el mensaje convincente fue claro: "No hay otra igual".

Un solo minuto de Formiga en este Mundial de Francia supone un hito para enmarcar. La jugadora del PSG, con 41 años, se convierte en la primera persona en jugar siete ediciones de una Copa del Mundo. No jugó 1. Jugó 90, en el resolutivo estreno de Brasil frente a Jamaica (3-0).

Casi todos los récords

Hasta ahora compartía registro con la japonesa Homare Sawa y superaba por muy poco los registros masculinos de Rafa Márquez, Antonio Carbajal y Lothar Matthäus, quienes estuvieron presentes en cinco. Será también la futbolista de más edad en jugar superando a la estadounidense Christie Rampone, quien dejó la marca en Canadá 2015 con 40 años y 11 días. Solo le quedará por delante Roger Milla, que hizo lo propio en 1994 con 42 años y 39 días. 

Formiga acosa a la jamaicana Shaw. / JEAN PIERRE CLATOT (AFP)

En el camino de la centrocampista hay éxitos deportivos en varias ligas, pero una vía de sufrimiento hasta cumplir su sueño de jugar al fútbol. Nacida en 1978 en Salvador de Bahía, Miraildes sufrió el acoso de la calle por practicar un deporte que no se le atribuía a la mujer. Protagonista en Brasil, Suecia, Estados Unidos o Francia, ahora quiere un último intento con su país: "Tengo un sueño, ganar la Copa del Mundo y llevarla a Brasil. Y para eso tengo que estar en buena forma".

El récord  masculino (Carbajal, Matthäus, Márquez) es de cinco mundiales

En 2016 se había retirado de la selección, pero dos años después dio la sorpresa con un anuncio que asombró a sus seguidores: "Es lo que deseo. La Seleção no tiene a nadie en mi posición y el entrenador me dijo que me necesitaba para clasificarnos". Lo que no sabía entonces es que no solo iba a disputar esta previa, sino también el título que ansía después de caer en semifinales en 1999 y en la final de 2007.

Tres veteranas ilusionadas

Pelé, Sócrates o Garrincha están en la mente de toda persona aficionada al fútbol por sus logros. Pero aunque no han levantado el trofeo mundial al cielo, el fútbol brasileño tiene también presente a las jugadoras que les han hecho soñar con igualar los éxitos con el equipo femenino: Marta, Cristiane y Formiga, tres veteranas que afrontan su último Mundial con la ilusión de unas niñas. "Mi pasión es tan fuerte que no quiero renunciar. Me encantan los desafíos y los obstáculos me motivan aún más". 

Noticias relacionadas

Formiga derriba a Shaw en la jugada que supuso la tarjeta. / JEAN PIERRE CLATOT (AFP)

Brasil llega a esta cita en un momento crítico. La segunda etapa de su seleccionador Vadao sigue una línea descendente en la que solo caben las derrotas en los últimos meses ante rivales como España, Estados Unidos, Japón, Inglaterra o Escocia. En el momento de mayor necesidad, Formiga responde: "Lo pensé mucho, pero la idea de que no estuviéramos en la Copa del Mundo era insoportable. Decidí ayudar y en ese momento no tenía más intención, pero me gusta llegar a los límites... Entreno mucho, estoy dedicada totalmente a entrenar y al fútbol. Mi sueño es ganar esta copa". Cuando el técnico dio la lista de 23 seleccionadas, los focos fueron a ella: "No podía quedarme fuera". ¿El secreto? "Duermo mucho".