Francia 2019

El Mundial de fútbol femenino más reivindicativo rompe todos los récords

Los datos del Mundial: de 3 a 18 sponsors, 135 países viéndolo, 1.000 millones de espectadores y doble de primas que en la anterior cita

EEUU y Alemania siguen siendo favoritas a un trono al que no aspira España; el objetivo, pasar la primera fase del torneo

Las jugadoras de la seleccion espanola de futbol durante un entrenamiento en Francia de cara al Mundial 2019.

Las jugadoras de la seleccion espanola de futbol durante un entrenamiento en Francia de cara al Mundial 2019.

4
Se lee en minutos
Mamen Hidalgo
Mamen Hidalgo

Periodista

ver +

Cuatro años después del cuestionado Mundial de estadios con césped artificial, la FIFA se toma en serio la cita más importante para las mujeres en el fútbol: ha duplicado su inversión, espera que sea el campeonato femenino más visto de la historia y pretende batir todos los récords de asistencia. La cita comenzará este viernes 7 de junio en el Parque de los Príncipes con la anfitriona debutando ante 47.600 y terminará dentro de un mes, el 7 de julio, en el Estadio de Lyon ante 59.186 aficionados. [Lee también Las 10 mejores jugadoras de la Copa Mundial femenina 2019.]

El Mundial viene marcado por un carácter reivindicativo previo. A la ausencia de la gran estrella del fútbol mundial, Ada Hegerberg—por discrepancias previas con su federación—hay que sumar el foco mediático y social sobre lo que hasta ahora parecía una utópica igualdad. España ha sumado espectadores en los últimos meses con la apertura de grandes estadios, Argentina ha profesionalizado su fútbol, Alemania llega con la mayor prima de su historia, Estados Unidos reivindicando la igualdad salarial, y Sudáfrica—rival de España—la ha logrado nada más comenzar.

El primer Mundial femenino con VAR ha pasado de 3 a 18 sponsors, se verá en 135 países y la FIFA estima que llegará a 1.000 millones de espectadores. Delante de las cámaras, 24 selecciones con 552 jugadoras dispuestas a demostrar que el fútbol femenino de élite rompe los moldes. La propia FIFA ha recogido el guante duplicando las primas (de 15 a 30 millones de dólares) y aportando 11,5 millones a las federaciones participantes y 8,48 a los clubes que ceden jugadoras. A falta de 50 días, la organización ya había anunciado el récord de venta de entradas con 720.000 localidades vendidas y aforo completo para el partido inaugural y todos los encuentros de la recta final. 

Pero antes de rodar el balón, en lo puramente deportivo la vigente campeona Estados Unidos tiene el cartel de favorita y defiende título. Las norteamericanas se han alzado con el trono en 1991, 1999 y 2015, pero en los últimos años ha tenido seria competencia de países como Alemania, Japón y el auge reciente de otras europeas como Inglaterra o Francia. La anfitriona tiene un bloque formado por jugadoras del Olympique de Lyon, ganador de la Champions League tres veces consecutivas, con estrellas como Amandine Henry, Eugenie Le Sommer o Wendie Renard.

La campeona de Europa, Holanda, quiere demostrar su crecimiento de la mano de la azulgrana Lieke Martens y la estrella de la liga inglesa, Vivianne Miedema. A ellas se suma la explosión de Inglaterra, que ya fue tercera en la anterior cita, y las pretensiones de países como Canadá o Australia. Debutan Escocia, Jamaica, Sudáfrica y Chile, mientras Argentina regresa 12 años después de su última participación.

¿Hasta dónde puede llegar España?

La selección debuta este sábado ante Sudáfrica (18.00 en Le Havre), a priori una de las rivales más débiles para La Roja’. El técnico Jorge Vilda ha insistido en que el único objetivo es ganar ese partido y no ponerse metas más allá de conseguir la que sería primera victoria de España en un Mundial en su segunda participación. Tras la decepción de Canadá 2015, superar la primera fase sería un paso adelante en el crecimiento que ya se ha demostrado en la competición local y con la presencia del FC Barcelona en la final europea.

Los éxitos en las categorías inferiores, ganadoras del Mundial sub-17 y subcampeonas del Mundial sub-20 dan una muestra del potencial que tiene la selección de cara a futuras citas. Mientras tanto, repite con un bloque sólido de 13 jugadoras veteranas donde destacan Jenni Hermoso, Irene Paredes, Vicky Losada o Alexia Putellas.

En el segundo partido de esta primera fase, ante Alemania (miércoles 12, a las 18 h., en Valenciennes), las germanas son el rival más complicado. Segundas en el ranking FIFA y con estrellas como Marozsan o Alexandra Popp, parten como favoritas para ocupar la primera plaza del grupo. Para determinar la clasificación final, el tercer partido ante China será clave. España tiene estatus y jugadoras para asegurar la segunda plaza y pelear por la primera, pero en el tercer partido se encontrará unas rivales incansables y con un buen nivel de juego. 

Los cuatro mejores terceros pasarán a los octavos de final, así que salvo un sorprendente fracaso, España estará en la segunda ronda. Posibles cruces:

-              Si España es tercera se enfrentaría a la primera del grupo D (Inglaterra, Escocia, Argentina o Japón) o del grupo C (Australia, Italia, Brasil y Jamaica)

-              Si España es segunda, el rival sería la primera del F (Estados Unidos, Tailandia, Chile y Suecia)

-              Si España es primera, se jugará el pase a cuartos ante la tercera del A (Francia, Corea del Sur, Noruega y Nigeria)

Noticias relacionadas

Con estos posibles cruces, una segunda y lógica posición de España en su grupo podría enfrentarle a la principal favorita al título, Estados Unidos, mientras que en una hipotética tercera posición podría encontrarse con potencias como Inglaterra y Australia. Solo en el caso de ser primeras de grupo se despejaría el peligro ante posibles rivales incómodos como Nigeria o Corea del Sur pero evitando presumiblemente a la anfitriona y a un rival peligroso como Noruega.