Ir a contenido

LA 'FINAL FOUR' DE COLONIA

El Vardar conquista la Champions gracias a su sólida defensa

El verdugo azulgrana se impone al Vészprém en Colonia (27-24)

Los jugadores del Vészprém celebran el título conquistado en Colonia.

Los jugadores del Vészprém celebran el título conquistado en Colonia. / AP

El Vardar macedonio del madrileño Roberto García Parrondo ha vuelto a hacer historia en la Liga de Campeones al lograr su segundo título tras vencer al Vészprém húngaro por 24-27, en la final disputada este domingo en el Lanxess Arena de Colonia (Alemania).

Ha sido la cuarta final perdida por el Vészprém y la segunda de las dos disputadas ante el Vardar, que ya ganó la de 2017. Un verdadero milagro para un equipo que hace casi ocho meses que no percibe sus salarios por los problemas económicos del dueño del equipo, el magnate ruso Sergei Samsonenko.

Despedida de Nagy

La solidez defensiva, la potencia de lanzamiento de Dainis Kristopans y del brasileño Rogerio Ferreira, junto a la gran dirección de juego de Stas Skube e Igor Karacik, han sido la clave del gran éxito de los macedonios.

Con Arpad Sterbik 'tocado' en su tobillo derecho, con Laszlo Nagy, el capitán del Veszprém, en el hombro izquierdo y en su último encuentro como profesional, poco ha podido hacer la escuadra magiar.

El Vészprém salió con un equipo totalmente distinto al de la semifinal ante el Kielce, condicionado por las lesiones de Sterbik, Nagy y Nenadic, su máximo goleador en la final.

Parada extraordinaria

El duelo llegó con 11-16 después de que el Vardar sumase una efectividad del 73 por ciento (16 goles de 22 lanzamientos). El técnico del Veszprém se lo jugó todo a una carta y colocó en la portería a Sterbik y en el eje del ataque a Nenanic, que sumó tres tantos casi seguidos para poner el marcador en 15-17 (m. 37).

El marcador siguió apretado (20-21, m. 49) y se entró en los cinco últimos minutos con un ajustado 23-24. Milosavljev volvió a la meta del Vardar y realizó una parada extraordinaria (23-25, m. 58). Cupic, con dos goles seguidos, el segundo de pena máxima, remachó el 24-27 final.

Temas: Balonmano