Ir a contenido

Final en Madrid

Champions League: 5 mil policías brindarán seguridad en la final en Madrid

Por primera vez en un operativo de seguridad de un evento deportivo considerado de alto riesgo participará un dron de la Policía Nacional

El Periódico/EFE

La final de la Champions vuelve a Madrid nueve años después de la última vez y con esta serán cinco las finales que acoge. 

La final de la Champions vuelve a Madrid nueve años después de la última vez y con esta serán cinco las finales que acoge.  / AP

Casi 5.000 efectivos, la mayoría policías nacionales, fueron desplegados por la capital ante el evento futbolístico europeo más relevante del año, la final de la Champions League que esta noche disputan en el estadio Wanda Metropolitano el Tottenham y el Liverpool.

Un acontecimiento que sitúa a Madrid en el epicentro del fútbol europeo y pone de nuevo a la capital -ya lo hizo el 9 de diciembre con la celebración de la Copa Libertadores- ante un reto organizativo y de seguridad.

La final de la Champions vuelve a Madrid nueve años después de la última vez y con esta serán cinco las finales que acoge, por lo que los máximos responsables de la Policía Nacional tiran de su "mucha experiencia", su "gran capacidad operativa" y su planificación (llevan más de un año perfilando el plan) como las grandes bazas para que todo salga bien.

Un total de 4.200 policías nacionales de diferentes unidades, otros 500 policías municipales, 500 efectivos del Samur divididos en dos turnos o 700 vigilantes de seguridad y otros tantos auxiliares son algunas de las cifras de la Operación Albión, como ha sido bautizado el dispositivo en referencia al nombre antiguo de Gran Bretaña.

Vigilancia con dron policial

Por primera vez en un operativo de seguridad de un evento deportivo considerado de alto riesgo participará un dron de la Policía Nacional que sobrevolará las inmediaciones del estadio y, junto con la UEFA, se pondrán en marcha equipos conjuntos de información para ofrecer atención directa a los aficionados en cada una de las "fan zone": La del Liverpool en la plaza de Felipe II y la del Tottenham, en la plaza de Colón.

La final de la Champions League vuelve a Madrid tras nueve años / EFE

Dos áreas dentro de la capital, como obliga la UEFA, que no permiten la mezcla de aficiones, pero que están conectadas a las inmediaciones del estadio a través de metro, con la línea 5 desde Colón que dejará a la hinchada del Tottenham en la parada de Canillejas para acceder al campo por el fondo norte, en tanto que los seguidores del Liverpool se desplazarán por la línea 2 hasta la estación de Las Rosas y de ahí, hasta las puertas del fondo sur.

Ambas zonas estarán fuertemente vigiladas, se abrirán a las 10.00 horas y se cerrarán a las 18.00 horas. Antes, a las cinco de la tarde finalizará la venta de bebidas y a las cinco y medio acabará la animación desde los respectivos escenarios.

Durante el tiempo que permanezcan abiertas, la Policía desplegará los llamados "Fan Information Team": cuatro agentes de diversas unidades policiales en cada zona de aficionados y acompañados por un representante de cada equipo para ofrecer información útil a las hinchadas.

Además de la previsión de asistencia desde el Reino Unido de unos 16.000 aficionados con entradas facilitadas por la UEFA, también se espera la llegada de seguidores desde Benidorm (Alicante), Canarias, Baleares o la Costa del Sol.

Ya en las proximidades del estadio se establecerán los habituales tres anillos o cinturones de seguridad, aunque serán los dos últimos, los más cercanos al estadio, en los que se controlará que el aficionado tiene entrada. También en estos accesos se registrarán mochilas y otras pertenencias.