Ir a contenido

A LA TERCERA FINAL, GANÓ

El círculo perfecto de Klopp

El técnico del Liverpool consigue ganar su primera final tras haber perdido las seis anteriores

Marcos López

Klopp saluda a Pochettino tras ganar la Champions en Madrid.

Klopp saluda a Pochettino tras ganar la Champions en Madrid. / AFP / ÓSCAR DEL POZO

"No me siento un perdedor". Al final tenía razón Jürgen Klopp. De tanto perder finales (seis derrotas había encajado desde del 2012, incluyendo dos de Champions y una de Europa League), el técnico alemán tenía que justificarse. Hasta que llegó a Madrid y se alzó con la final más deseada, sobre todo porque siendo técnico del Dortmund acabó siendo derrotado por el Bayern (2013), con gol de Robben en el último suspiro, y la de la pasada temporada contra el Madrid de Cristiano en Kiev.

Entre medio la final perdida de la Europa League, ya en el Liverpool (era su primer año), contra el Sevilla (1-3). Tuvo que esperar mucho tiempo el entrenador para besar su primera Champions después de que se le viera abatido cuando se lesionó Salah contra el Madrid y las manos (y pies) de Karius eran un manojo de nervios que le llevó a la perdición.

Este sábado, en cambio, todo le vino de maravilla con esas manos de Sissoko que le abrieron la puerta del éxito final a un Klopp necesitado de triunfar realmente de verdad. Su triunfo ya había sido devolver al Liverpool a la aristocracia europea. Casi cuatro años en Anfield (llegó en octubre del 2015) para disputar tres finales europeas. Perdió las dos primeras, pero ganó la que más necesitaba. Madrid será siempre su paraíso.