06 ago 2020

Ir a contenido

Mundial sub 20

Erling Haland marca nueve goles con Noruega a Honduras

El joven de 18 años es hijo de Alfie Haland, recordado por sus peleas con el mítico Roy Keane y fue el artífice del triunfo por 12 a 0 ante el conjunto centroamericano

Iván Adler

Erling Haland tras convertir nueve goles para Noruega en el partido ante Honduras por el Mundial Sub-20.

Erling Haland tras convertir nueve goles para Noruega en el partido ante Honduras por el Mundial Sub-20.

Ering Brut Haland, de 18 años, juega actualmente en los Red Bulls Salzburg de Austria y tiene solo un puñado de partidos en Primera División. Es hijo de Alfie Haaland, que era mediocampista y estuvo en las filas del Nottingham Forest, el Leeds United y el Manchester City. Incluso fue internacional con Noruega en múltiples ocasiones, disputando la Copa del Mundo de Estados Unidos 1994 con el país de Europa del Norte.

El joven quedará en la historia de los mundiales de todas las categorías tras haber marcado ¡nueve goles! en la humillante victoria de Noruega sobre Honduras por 12 a 0, en lo que fue la tercera jornada de la fase de grupos del Mundial Sub-20 de Polonia. Esos nueve tantos en un solo partido significan un récord absoluto en todas las Copas del Mundo.

Su padre es muy recordado por los altercados públicos con el mítico Roy Keane, actual entrenador de la selección irlandesa. Todo comenzó cuando Aflie declaró públicamente en 1997 que no le gustaba el Manchester United, dónde en ese entonces jugaba Keane, ni ninguno de sus jugadores. Ante esto, en un partido de ese mismo año entre el Manchester y el Leeds, el nacido en Irlanda sufrió una dura lesión que lo marginó casi un año de las canchas tras haber intentado lesionar a Haland por sus declaraciones.

En abril 2001, Keane se tomó revancha y propinó una falta durísima en la rodilla izquierda de Haland en pleno partido, cuando el noruego defendía los colores celestes del City, que causó el posterior retiro del noruego de la actividad profesional tras no haber podido recuperarse del todo. Esa falta le provocó una multa de 5.000 libras y una suspensión de tres partidos a Keane. Años después, en su biografía, confesó que había sido una especie de venganza, lo que produjo que la Federación del Fútbol de Inglaterra le abra un expediente al irlandés con una posible multa de 150.000 libras.

Cuando Roy Keane lesionó a Alfie Haland, en abril del 2001. / Phil Nobile (AP)

Si algo aprendió el hijo del Haland de su padre es a dejar las peleas de lado y a convertir goles. Y así lo hizo ante la inexperiencia de los hondureños, que juegan en la Primera División de su país, y no estuvieron a la altura de las circunstancias ante los europeos, que tuvieron más del 65 por ciento la pelota y han sido letales en sus ataques. El joven  de 18 años, al término de la primera parte, ya había convertido cuatro tantos. El segundo tiempo continuó siendo una pesadilla para Honduras que, con nueve jugadores por la expulsión de dos de sus futbolistas, siguió recibiendo goles por doquier. 

Más allá de la goleada, los noruegos quedaron en el tercer lugar del grupo C tras perder los primeros dos partidos, por debajo de Uruguay Nueva Zelanda, a la espara de clasificarse a los octavos de final como uno de los cuatro mejores terceros. Los de Honduras, por su parte, quedaron en el útlimo lugar luego de consumar tres derrotas en sus presentaciones.