CHELSEA 4-1 ARSENAL

Hazard reina en Europa antes de ir al Madrid

El Chelsea pasó por encima de un Arsenal que terminó demolido la final de la Europa League

El exazulgrana Pedro volvió a marcar en otra final, tras una asistencia del delantero belga, autor de un doblete

Pedro celebra el 2-0 con Hazarrd que le dio la asistencia previa.

Pedro celebra el 2-0 con Hazarrd que le dio la asistencia previa. / AMR ABDALLAH DALSH (REUTERS)

3
Se lee en minutos
Alejandro García

La modernidad, según la entiende el fútbol, es que una final europea sea un derbi londinense, 2.000 kilómetros más al Este de la frontera histórica con Asia, con solo un inglés sobre un césped irregular y con las gradas con ambiente de amistoso veraniego. Pese a lo artificioso del envoltorio, la esencia del fútbol sigue siendo el desequilibrio, la técnica y la vertiginosidad que mostró un determinante Eden Hazard, el hasta ahora líder de un Chelsea que creció vertiginosamente en el partido de su mano hasta vapulear a un desnortado Arsenal.

La final empezó con dos equipos encorsetados, temerosos ante un error como un niño ante un gigante, conscientes de que, como ellos, el rival aguardaba agazapado en busca de un fallo que castigar.  

Sin sorpresas en las alineaciones, con Kanté recién recuperado de una lesión, fue el sistema de presión sobre Jorginho que diseñó Unai Emery, con un sorprendentemente laborioso Özil a la cabeza, el que se impuso en los tramos iniciales del partido.

La figura indiscutible del Chelsea es Hazard, pero el obrero fundamental para el engranaje de Sarri es Jorginho, el encargado de engrasar la jugada desde la salida para que le llegue suavemente a los atacantes, ahí actuó el Arsenal.

A Hazard le tocó lidiar, cuando pudo aparecer, con balones en desventaja y con una ingente cantidad de rivales por delante, era la imagen de un equipo incómodo, sin continuidad en la circulación de balón y sin presencia de sus hombres determinantes.

Los jugadores del Chelsea celebran el 2-0, obra de Pedro. / DMITRI LOVETSKY (ap)

Destellos antes de decidir

El Arsenal tenía claro que su mejor opción pasaba por buscar a Lacazette y Aubameyang, su único argumento ofensivo, pero entre lo apocado del partido, la rigidez de los posicionamientos y los riesgos limitados, encontró las llegadas por sorpresa de sus carrileros, el único bagaje ofensivo del primer tiempo, sobre todo por el costado defendido por un errático Emerson.

Entre llegadas crecientes del Arsenal, el Chelsea se agarró a destellos de Hazard, resplandeciente cada vez que que aparecía: generó la mejor ocasión del primer tiempo, la salvó Petr Cech, y le dio la vuelta al signo del partido antes del descanso.

El segundo tiempo empezó con un cabezazo magistral de Giroud, que hizo bueno el centro del redimido Emerson, para conseguir su undécimo gol en catorce partidos europeos. El Chelsea completó su crecimiento en el partido con un tanto que le puso por delante y sentenció al Arsenal a una ingente batalla contra la impotencia, sin capacidad futbolística para superar la creciente medular blue, con Kanté a la cabeza.

Desolación en las filas del Arsenal. / LUCA BRUNO (AP)

Un 3-0 demoledor

Entre pérdidas constantes del rival apareció Hazard para asistir a Pedro y que el canario colocara un 2-0 que se antojaba insuperable para un Arsenal acorralado, fuera del partido, desmoronado y desesperado. El exelantero azulgrana conseguía así el único título internacional que el faltaba a nivel de clubs. No falló en una final, como no lo hacía en el Barça.

Noticias relacionadas

Apenas cinco minutos después, un Maitland-Niles desbocado, como su equipo, arrolló a Giroud cuando se disponía a rematar y Hazard, el gran artífice, transformó el penalti para colocar un 3-0 que pesaba como una losa sobre los jugadores del Arsenal, simbolizada en las lágrimas desconsoladas de Torreira cuando se fue al banquillo.

Emery introdujo en el campo a un Iwobi que lo primero que hizo fue enganchar una volea espectacular desde fuera del área para batir a Kepa y recuperar la esperanza con un gol. Le duró muy poco, lo que tardó Hazard en aparecer otra vez para combinar con Giroud, que respondió con un pase exquisito, y hacer el cuarto gol, el segundo de su cuenta en el que, se atisba, será su último partido con su club antes de anunciar su fichaje por el Real Madrid.  

Chelsea. 4 - Arsenal, 1

<strong>Chelsea:</strong> Kepa (5); Azpilicueta (7), Christensen (6), David Luiz (6), Emerson (4): Kanté (6), Jorginho (6), Kovacic (5); Pedro (7), Giroud (9), Hazard (9).