Ir a contenido

sentencia favorable

El Real Madrid le gana el pulso a Bruselas

El Tribunal General de la UE da la razón al club y anula una decisión que reclamaba la devolución de 18,4 millones por una opración urbanística

Los jueces consideran que la Comisión Europea no ha probado de forma 'satisfactoria' que hubiera una ventaja ilegal

Silvia Martínez

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez.

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. / Emilio Naranjo (EFE)

El Real Madrid no tendrá que devolver los 18,4 millones de euros al ayuntamiento de Madrid que le reclamaba la Comisión Europea por una operación urbanística de permuta de terrenos. El Tribunal General de la Unión Europea ha sentenciado este miércoles que el Ejecutivo comunitario “no probó de modo satisfactorio” que la operación de recalificación de terrenos escondiera ventajas ilegales y considera que los técnicos comunitarios no tuvieron en cuenta “todos los elementos de la operación controvertida y su contexto” en su examen por lo que ha decidido anular la decisión.

La entidad que dirige Florentino Pérez solicitó a la corte europea la anulación de la decisión del Ejecutivo comunitario a finales de 2016, varios meses después de que se declarara incompatible con el mercado interior una ayuda estatal que estableció en 18,4 millones de euros, y que según Bruselas se concedió de forma ilegal al Real Madrid. Según los argumentos esgrimidos por el club durante el litigio, el Ejecutivo comunitario se equivocó al declarar que el acuerdo con el ayuntamiento dio lugar a una ventaja económica, cometió errores graves de apreciación al rechazar distintas valoraciones sobre el precio de los terrenos y no estimó el valor de los inmuebles cedidos por el Madrid en concepto de indemnización.

El caso se remonta a hace más de dos décadas. En diciembre de 1991, el Ayuntamiento de Madrid, la Gerencia Municipal de Urbanismo del ayuntamiento y el Real Madrid firmaron un convenio sobre la remodelación del Estadio Santiago Bernabéu. En noviembre de 1996, la entidad de fútbol y la Comunidad de Madrid suscribieron un convenio de permuta de suelo y casi dos años después el Real Madrid y en ayuntamiento firmaron un convenio para ejecutar la permuta prevista. El club cedía unos terrenos y en contrapartida recibía otros en la zona Julián Camarillo sur y Las Tablas. Los técnicos del ayuntamiento estimaron el valor de esta última parcela en 595.194 euros.

En julio de 2011 ambas partes regularización la situación a través de un acuerdo transaccional. El Ayuntamiento reconoció la imposibilidad de jurídica de ceder la parcela de Las Tablas al Real Madrid y decidió entonces compensarle con una cantidad equivalente al valor de la parcela, que fue tasada en 22,6 millones de euros. La operación se completó con la cesión de otras parcelas y la devolución por parte del club de ciertos bienes inmuebles. 

Bruselas lanza la investigación

Ese mismo año el Ejecutivo comunitario determinó que existían indicios de una "presunta ayuda de estado" en favor del Madrid y dos años después lanzó formalmente un procedimiento de infracción. Según las conclusiones de los técnicos comunitarios, ningún operador en una economía de mercado en una situación comparable a la que se encontraba el ayuntamiento de la capital española habría aceptado un acuerdo como el de 2011 y habría solicitado asesoramiento jurídico para determinar la probabilidad de ser efectivamente declarado responsable. 

Los servicios de la competencia también concluyeron que nadie habría aceptado una compensación de 22,6 millones porque esa cantidad superaba con creces el grado máximo de su responsabilidad jurídica por no entregar la parcela de Las Tablas que, según la valoración esgrimida por la Comisión, sería de 4,2 millones de euros. Por ello, Bruselas concluyó que la cesión de terrenos entre el Real Madrid y el Ayuntamiento de Madrid constituía una ayuda de Estado, en la medida en que los terrenos afectados por la transacción se sobrevaloraron en 18,4 millones 

En su sentencia, los jueces discrepan de la interpretación del Ejecutivo comunitario. Desestiman las dos primeras alegaciones del club, pero no la tercera. Consideran que el Ejecutivo comunitario "no probó de modo satisfactorio que la medida de que se trata hubiera conferido una ventaja al Real Madrid" y alegan que al ceñirse a examinar solo el valor de la parcela de Las Tablas no tuvieron en cuenta "todos los elementos de la operación controvertida y su contexto" por lo que no pudo realizarse un "análisis completo de todos los elementos pertinentes".