Ir a contenido

DOS PROYECTOS NUEVOS

Zidane y Simeone, o una compleja reconstrucción

El francés debe regenerar al Madrid sin margen de error y el argentino tiene que reinventar a un Atlético que se ha agotado

Marcos López

Zidane, en Anoeta durante el partido del Madrid contra la Real Sociedad.

Zidane, en Anoeta durante el partido del Madrid contra la Real Sociedad. / AP / ALVARO BARRIENTOS

Madrid y Atlético cierran el curso con algo en común. Ambos equipos están obligados a reconstruirse después de ver como han cerrado la temporada en blanco con proyectos ya agotados. Zidane se fue porque detectó que había llegado al máximo y tuvo que volver de manera imprevista para regenerar al equipo blanco. Simeone ve agotada su idea original y debe reformularla de manera urgente.
 

Zizou, más secretario técnico que entrenador

Hace casi un año el Madrid ganó en Kiev la décimotercera Champions y enterró, sin saberlo entonces, su ciclo hegemónico en Europa. Ganó al Liverpool del lesionado Salah (3-1) y perdió, de inmediato, a Cristiano. A Bale, que ha seguido esta temporada, también. Y a Zidane, que no se veía con fuerzas para continuar temiéndose lo peor. En una temporada, el club blanco ha devorado a dos entrenadores (Lopetegui y Solari), recurriendo, de nuevo, a Zizou antes incluso de lo previsto. 

Las salidas de Bale y Keylor Navas son los primeros signos del cambio, a la espera de Hazard y Pogba

Ahora ya no ejerce de técnico que gestiona un grupo de éxito sino que no puede equivocarse en su nuevo rol de secretario técnico. Ya le ha dicho a Bale y Keylor Navas, el portero de las tres Champions, que se busquen equipo, al igual que le pasará, entre otros, a Ceballos, Marcos Llorente, quizá Kroos y quien sabe si hasta Isco.
Tiene Zidane que acertar en puestos estratégicos de un nuevo Madrid con viejo capitán: Sergio RamosCourtois, que ha dejado rastros inquietantes en su primer año como guardián del Bernabéu, es el primer pilar, junto a Militao, el joven central del Oporto.

A la espera, claro, de que se haga oficial lo de Hazard (pagará 100 millones al Chelsea por un futbolista que queda libre en el 2020) y se obsesiona en reclutar a Pogba, pese a las reticencias de Florentino

Inventar otro 'cholismo'

Tiene más socios que nunca y un estadio espectacular y moderno que acogerá la final de la Champions. Pero el cholismo, en su versión original, ha dado síntomas de agotamiento. GabiGodínJuanfranFilipe Luis quizá, Lucas Hernández (prefirió irse al Bayern Múnich que seguir con Simeone), y Griezmannquien comunicó al club su marcha, retratan la descomposición del Atlético.
Un equipo que terminará segundo en la Liga detrás del Barça de Valverde, pero que lleva tiempo emitiendo señales de alarma. El Girona, que acaba de bajar a Segunda, lo eliminó de la Copa y la Juventus de Cristiano supo remontar el 2-0 inicial para privarle del sueño de jugar la final en su casa.

El núcleo duro del viejo Atlético se acabó con la marcha de Godin y con Griezmann comunicando su adiós

 El Atlético anunció este martes que ha alcanzado la cifra de 128.249 socios, un 5% más que la pasada temporada. Nunca había tenido tantos aficionados, el doble con respecto a cuando llegó Simeone en el 2011. Pero todo se acaba. Hasta la gran obra del Cholo, capaz de jugar dos finales de Champions con el Madrid (ambas perdidas) y de arrebatarle una Liga en el Camp Nou al Barça del Tata.

Solo Koke, convertido ya en primer capitán, queda como hilo conductor de un equipo que debe reinventarse proque las primeras soluciones cholistas no han ido bien. 
Diego Costa demostró que segundas partes nunca suelen ser buenas y Lemar acreditó que el dinero (costó 70 millones, el fichaje más caro del club) tampoco da la felicidad. Y Griezmann se quedó rompiendo el ecosistema del vestuario con salario de megacrack y cláusula terrenal: baja de 200 millones a 120 euros. Por eso, en la noche del martes anunció que se iba. Oblak, quien renovó hace pocas semanas, también se ha dejado una puerta abierta. Firmó un nuevo contrato con nueva cláusula: subió de 100 a 120. Por si acaso. Al Cholo, el entrenador mejor pagado del mundo, le exigen remedios eficaces.