28 sep 2020

Ir a contenido

Audiencia Nacional

El fiscal recurre la absolución de Rosell en busca de un nuevo juicio

Insiste en que los negocios del expresidente del Barça eran "irregulares y carentes de sentido"

La defensa, "estupefacta" porque cree que basa el recurso en los argumentos ya negados por la Audiencia

Ángeles Vázquez

Sandro Rosell y Joan Besolí, junto a sus abogados Andrés Maluenda y Pau Molins.

Sandro Rosell y Joan Besolí, junto a sus abogados Andrés Maluenda y Pau Molins.

La absolución del expresidente del FC Barcelona Sandro Rosell después de 22 mese en prisión preventiva se transformó automáticamente en un alud de críticas contra la jueza que instruyó la causa, Carmen Lamela, pero para quien realmente supuso un varapalo fue para la fiscalía, cuyas tesis había hecho suyas la ahora magistrada del Tribunal Supremo. Por eso el ministerio público ha acabado recurriendo en apelación esa sentencia, en busca de un nuevo juicio con otra Sala de la Audiencia Nacional.

En su recurso en apelación, la fiscalía sostiene que la sentencia que absolvió a Rosell del blanqueo de comisiones procedentes del expresidente de la Confederación Brasileña de Fútbol Ricardo Teixeira, a través de partidos amistosos de la selección de ese país, cometió "un error en la valoración de la prueba", por lo que pide que sea anulada por falta de motivación y se repita el juicio.

La Sección Primera de la Audiencia absolvió al expresidente del Barça por el principio "in dubio pro reo" (en caso de duda, a favor del reo). Rosell se enfrentaba a una petición fiscal de 6 años de cárcel, tras ser rebajada la inicial de 11 años. También vieron reducida la petición de pena su socio, el abogado andorrano Joan Besolí (de 10 años de cinco), y la esposa del empresario, Marta Pineda, para la que finalmente se pedían dos años, al igual que para otros tres acusados.

Negocios carentes de sentido

Según la fiscalía, una absolución se justifica cuando "existe una duda razonable, pero no cualquier clase de duda". Y en el caso de Rosell, dice, hay una "falta de lógica económica". La sentencia impugnada declara probados "negocios absolutamente irregulares y carentes de sentido; contratos en fechas correlativas a la constitución de las empresas que los firman, dinero que va y viene sin sentido por cuentas de personas que no intervienen en dichos negocios, vuelta del dinero a su origen, etc."

El recurso insiste en que "la inferencia lógica" es considerar que "pretenden blanquear el dinero ilícitamente obtenido", porque no es "lógico crear sociedades pantalla en paraísos fiscales, simular contratos y efectuar transferencias en Andorra con personas cercanas y sin causa". El fiscal también critica que el tribunal declarara que no había pruebas del delito "fuente" del que se derivaría el de blanqueo con la prueba aportada de la "actividad delictiva cometida en Brasil".

La defensa de Rosell ha mostrado en un nota "su estupefacción" con el recurso fiscal que dice se basa en los mismos argumentos que ya fueron rechazados por la Audiencia. Considera "sorprendente" que se informe a los medios de la impugnación y lo atribuye a un "ánimo de perjudicar la imagen y el buen nombre de quien ha sido declarado inocente".