Ir a contenido

EL MASTERS DE GOLF

Desafío de maestros en Augusta

McIlroy encabeza la lista de favoritos en el primer grande del año, en el que competirán cuatro españoles

"Creo que puedo ganar", dice con confianza Rahm, que jugará las dos primera vueltas con Tiger Woods

Luis Mendiola

Phil Mickelson (izquierda) y Rahm patean en la ronda de prácticas de este miércoles en Augusta.

Phil Mickelson (izquierda) y Rahm patean en la ronda de prácticas de este miércoles en Augusta. / AFP / KEVIN C. COX

Tierra de promisión y de sueños cumplidos, el Masters se prepara para recibir desde este jueves al domingo, a las grandes estrellas del golf mundial en el exclusivo recorrido del Augusta National, en Georgia (EEUU), escenario de la primera cita del Grand Slam. El norirlandés Rory McIlroy, de 29 años encabeza la lista de favoritos en la que destacan Tiger Woods, que persigue su quinto título en Augusta o el joven vasco Jon Rahm, de 24 años, cuarto en la última edición.

No es solo la tradición y la mística lo que convierte el Masters en el torneo más preciado del calendario. Formar parte del exclusivo club de los jugadores que poseen la chaqueta verde de campeón consagra de por vida la carrera de cualquiera. Sucedió con Seve Ballesteros (ganador 1980, 1983), con Jose María Olazábal (1994, 1999), de cuya primera victoria se cumplen precisamente 25 años y con el castellonense Sergio García que, finalmente, rompió hace dos años la leyenda negra que acompañaba a su sólida carrera en el 2017.

Olazábal, García, Rahm y el canario Rafa Cabrera Bello formarán parte del exclusivo cuadro de 87 jugadores, que acceden al torneo por invitación, en el que se incluyen 20 pasados campeones, pero también a los vencedores de los 16 torneos disputados en la PGA hasta ahora reciben invitación, igual que los que concluyeron en el Top 4 en la última edición de los cuatro grandes o en el The Players y los ganadores de los grandes amateurs. La lista se completa con los 50 primeros del ránking mundial.

Pendientes de Tiger

"Hace dos años necesitaba ganar una chaqueta verde, ahora no. La quiero ganar, pero si no lo consigo estaré bien conmigo mismo", explica McIlroy, de 29 años, tercero del ránking mundial, a quien solo le falta el Masters para completar su particular Grand Slam en un palmarés en el que suma ya el Open de EEUU (2011), el Open Británico (2014) y el PGA (2012 y 2014).

Si las casas de apuestas coinciden en Mcllroy, que supera ligeramente al estadounidense Dustin Johnson, o al inglés Justin Rose, que esta semana ha alcanzado el número uno del ránking mundial, todas las miradas vuelven a girarse hacia Woods, cuyo último título en Augusta se remonta a 14 años atrás (2005), y sigue estando en los pronósticos por delante de Jordan SpiethTommy Fletwood o Jon Rahm, con quien estará emparejado en las dos primeras vueltas.

Su victoria en el Tour Championship para cerrar la pasada temporada, parecía devolver la mejor versión de Tiger, un superviviente en la batalla frente a las lesiones que le han obligado a pasar cuatro veces por el quirófano para operarse la espalda y otras tantas la rodilla. Pero sus apariciones en este curso andan aún lejos de su versión más afinada. Lo mejor fue su reciente victoria frente a McIlroy en el Mundial Match Play. Aun así nadie se atreve a descartar al jugador que ha estado 13 veces en el Top 10 de Augusta en 19 apariciones y posee el récord de golpes del campo.

Campeón discreto

Con mucha más discreción llega al torneo el defensor del título, el estadounidense Patrick Reed que el año pasado completó un torneo sensacional, con tres vueltas iniciales por debajo de 70 golpes (69-66-67-71) y en la úlitma jornada superó los ataques de Rahm, McIlroy, Spieth Fowler para acabar coronándose. Sus resultados no son nada prometedores. Su mejor resultado en un 13º puesto en el Sony Open y en el Farmers.

Igual de ilusionante fue el paso de Rahm por la última edición del Masters, que logró acabar en cuarto puesto con tres últimas vueltas espléndidas: 68, 65 y 69 golpes y llega a esta edición con sólidas esperanzas.

"Era la primera vez que llegaba a los últimos hoyos con alguna opción de ganar un grande y no entré en pánico. Estuve cómodo. Es algo que quería saber de mí. Ojalá que la próxima vez que me ponga en esa situación sea yo quien lidere el torneo", explica el jugador de Barrika sobre lo que pasó en 2018. "Espero estar en el grupo de favoritos. Creo que puedo ganar", pronostica después sobre esta edición. "Es un campo en el que, cuanto más juegas, más información tienes y eso te ayuda, especialmente en los greens".