Ir a contenido

LAS REFLEXIONES DEL INTERNACIONAL SUB-21

Marc Roca: "El Espanyol se lleva muy adentro, lo es todo para mí"

El mediocentro perico, de 22 años, repasa su trayectoria y sus motivaciones en una entrevista con EL PERIÓDICO

Raúl Paniagua

Marc Roca posa para EL PERIÓDICO junto a la estatua de Dani Jarque en la ciudad deportiva del Espanyol. 

Marc Roca posa para EL PERIÓDICO junto a la estatua de Dani Jarque en la ciudad deportiva del Espanyol.  / JORDI COTRINA

El pasado lunes cerró la victoria de la selección española sub-21 ante Austria con un gran gol de cabeza. Este sábado le espera una dura prueba en el derbi contra el Barça en el Camp Nou. Marc Roca, nacido en Vilafranca pero criado en La Granada del Penedès, su querido pueblo, es uno de los mayores activos del Espanyol. A sus 22 años y con el 21 de Dani Jarque en la espalda, representa como nadie los valores de la cantera perica.

-¿Tiene ganas de medirse con el Barça después brillar con la selección sub-21? Tenemos mucha ilusión por hacer un buen partido. Sabemos que es un día importante para nuestra afición. Intentaremos hacerlo lo mejor posible sabiendo que es muy difícil. Yo nunca he tenido la oportunidad de jugar en el Camp Nou. Espero que el encuentro no se nos haga largo y podamos disfrutar.

-El Espanyol lleva un punto menos que el año pasado a estas alturas, pero las sensaciones son muy diferentes. ¿Cómo valora la temporada del equipo? Es cierto, las sensaciones en el vestuario son totalmente diferentes. Estamos disfrutando más en el campo y creo que la afición también. La valoración debe ser positiva. Hemos tenido épocas mejores y peores. Empezamos de maravilla, pero sufrimos un bache de muchos partidos sin ganar. Ahora estamos volviendo a jugar como antes y están regresando los resultados. El objetivo es acabar bien la temporada.

"Estoy muy feliz en el Espanyol, mejor que el año pasado. Rubi es muy importante. Si en el futuro fuera entrenador me gustaría ser como él. Me encanta cómo entiende el fútbol"

-Con Quique Sánchez Flores derribó la puerta a la que tanto le gustaba referirse al técnico madrileño, pero su consolidación ha llegado con Rubi. ¿Ha encontrado la confianza que deseaba? Me siento muy feliz en el Espanyol, mejor que el año pasado. Está siendo una temporada muy buena para mí. Estoy participando más. El entrenador es muy importante. Todo lo que nos dice, lo que nos transmite, cómo nos intenta ayudar. Nos está haciendo crecer cada día. Rubi es muy cercano al jugador, intenta sacar el máximo beneficio para ti y para el equipo. Sería un excelente técnico para cualquier club. Su idea de juego es la idónea. El jugador disfruta con él entrenando y en los partidos. Si en el futuro fuera entrenador me gustaría ser como él. Me encanta cómo lee el fútbol y cómo lo entiende.

-Huesca, Córdoba o Leganés se interesaron por usted en el mercado de invierno del curso pasado. ¿Le dio muchas vueltas a su posible salida? Pasaron una serie de cosas y al final acabé quedándome aquí. Ahora soy muy feliz. Pienso que son cosas del destino. Yo creo mucho en Dios. Son situaciones del pasado y de todo se aprende. Por suerte esta temporada estoy recogiendo los frutos del esfuerzo de años anteriores.

Marc Roca posa para EL PERIÓDICO tras la entrevista con EL PERIÓDICO / JORDI COTRINA

-¿Cuáles son sus primeras imágenes con un balón? ¿Cómo empieza todo? Mi camino se inicia en La Granada viendo los partidos de mis hermanos mayores, que ahora tienen 27 y 32 años. Ellos me daban el balón, jugábamos juntos… Ahí comienza todo. Son recuerdos preciosos. Mi primer equipo es el Atlètic Vilafranca. Estuve muy gusto allí hasta que vine al Espanyol con 11 años.

-Manel Casanova, mítico exresponsable del fútbol base perico, fue el primero en echarle el ojo. Así es. Era alevín de segundo año y estaba disfrutando con mis amigos. El Espanyol me ofreció la posibilidad de hacer las pruebas y, gracias a Dios, me cogieron. Recuerdo mi primer torneo en Bélgica, acababa de llegar y tuve la suerte de jugar la final y meter un gran gol. Luego viví mejores y peores rachas, pero al final logré salir siempre adelante.

 "Yo empecé Economía, pero lo tuve que dejar. Ahora estoy leyendo mucho. El fútbol se acaba algún día y hay que buscar un equilibrio. Estudiar es importante"

-¿Es cierto que el Barça se interesó por usted? ¿Cómo vivía los derbis en el fútbol base? He leído eso en varios sitios en los últimos tiempos, pero a mí nunca me llegó nada. De verdad. He estado siempre muy a gusto aquí y jamás he pensado en marcharme. El Barça nos solía ganar en infantiles y cadetes, pero en esa época tenían muchos cameruneses que marcaban la diferencia en el aspecto físico. A partir de juveniles se igualó ese factor y nos llevábamos casi todos los derbis.

Marc Roca, en un momento de la entrevista / JORDI COTRINA

-Dani Fernández, su primer entrenador en el Espanyol, destacó en este diario sus cambios de posición y su enorme inteligencia dentro y fuera del campo. En esa época yo era físicamente más pequeñito y flojito que los otros. Tuve que desarrollar otras técnicas. Creo que me define bastante bien Dani destacando la inteligencia. En mis inicios jugué de extremo, luego de mediapunta y de lateral izquierdo, pero cuando me estrené en el medio todo el mundo vio con claridad que ese era mi sitio. García Escribano, el técnico que vino al cadete A a mitad de Liga, me comentó en una charla que no me veía de lateral izquierdo. Yo le dije que estaba de acuerdo, me probó de mediocentro y empecé a sacar mi máximo rendimiento.

-¿A quién citaría como persona más influyente en su carrera? De todos los técnicos intentas sacar algo y crecer, pero me quedo con David Gallego y Lluís Planagumà. Compartía mucho su idea de juego y la forma de explicarme las cosas. Fueron claves en mi llegada al primer equipo.

"El año pasado sucedieron una serie de cosas y al final decidí quedarme. Ahora soy muy feliz. Pienso que son cosas del destino. Yo creo mucho en Dios"

-¿Qué significa para usted el Espanyol? El Espanyol es un sentimiento que se lleva muy adentro, lo es todo para mí. Cada vez que juegas más y más te vuelves más y más perico. Llegar al primer equipo y poder jugar en Cornellà es una satisfacción enorme.

-¿Supone una responsabilidad especial jugar con el 21 de Dani Jarque? Siento una profunda admiración y respeto por Jarque. Me dieron la oportunidad de llevar el 21 y no me lo pensé. Es un orgullo. Todo el mundo hablaba maravillas de Dani en el fútbol base. Intento estar a la altura y defender los colores como hizo él. Recuerdo perfectamente el día de su muerte. Estaba de vacaciones de verano con unos amigos cerca de Guadix. Fue una noticia durísima y una pena enorme. 

Marc Roca, junto a la estatua de su referente Jarque, fallecido en el 2009 por un infarto / JORDI COTRINA

-Ha coincidido con su gran amigo Aarón Martín en la sub-21 estos últimos días. ¿Cómo le va en el Mainz alemán tras dejar el Espanyol? Aarón está bastante contento. Es una etapa nueva para él. Nunca había salido de Barcelona y le ha servido para aprender, para abrirse al mundo y vivir otro tipo de fútbol. Es un gran amigo y le deseo lo mejor.

  

-¿Le atrae probar suerte en el extranjero? Se ha hablado del interés del Benfica, el Inter, el Wigan… Yo estoy muy bien aquí. No pienso en eso, solo quiero aportar lo máximo al Espanyol. Vivo el presente. La Premier, la Bundesliga o la Liga española son todas muy buenas, pero al final juegas a fútbol y lo que quieres es disfrutar del estilo de juego de tu equipo.

"Rubi sería un excelente técnico para cualquier club. Si en el futuro fuera entrenador me gustaría ser como él. Me encanta como lee el fútbol y como lo entiende"

-Tiene estudios de Economía y se está formando en otras facetas. ¿Cuesta compaginar el balón con los libros? Estudiar es muy importante, yo le diría a los chicos jóvenes que no dejen sus estudios. Es muy difícil llegar a Primera División, convertirte en profesional y vivir del fútbol toda tu vida. Yo empecé Economía, pero tuve que dejarlo un año después de llegar al primer equipo. No podía compaginarlo bien. Iba poco a clase y me costaba. Ahora estoy leyendo mucho. Hay que buscar un equilibrio. El fútbol se acaba algún día por mucho que queramos alargar al máximo nuestra pasión.

 "El derbi es un día importante para nuestra afición. Yo nunca he tenido la oportunidad de jugar en el Camp Nou. Espero que el partido no se nos haga largo y podamos disfrutar"

-¿Le molesta el tópico que ve al futbolista como una persona vulgar y no preparada? La gente que dice eso es porque no ha jugado a fútbol en su vida. El deporte en equipo te aporta unos valores increíbles de compañerismo, humildad, complicidad… que son básicos en tu vida.

-¿Ha cambiado su forma de ser el hecho de llegar a la élite? Yo pienso que tú no cambias por ser futbolista. Es algo que tienes metido desde pequeñito en tu cabeza, pero si tienes una buena educación y unos buenos cimientos no debe suponer ninguna transformación. Mis padres y mis hermanos nunca dejarían que me creciera o fuera diferente por estar en Primera. Pienso que es una tontería.

Marc Roca, en un entrenamiento del Espanyol en Sant Adrià /RCDE

-¿Cómo es un día en la vida de Marc Roca? Es muy normal. Me levanto temprano, saco a mi perro Brody a pasear y desayuno con mi novia o con mis compañeros. Luego vengo a entrenar a la ciudad deportiva y vuelvo a casa. Por las tardes, a veces voy a La Granada a ver a mi familia y mis amigos; otras salgo a pasear con mi novia; otras me las tomo para mí, para hacer ejercicios complementarios que me pueden ir bien.

-¿Le ha sorprendido a su familia su progresión en los últimos años? Al final todo es paso a paso. Cuando llegué al infantil B yo no destacaba para nada. Era uno más. Había muchos jugadores mejores que yo. Pero poco a poco fui avanzando y superando etapas. Cuando me planté en juveniles ya empezamos a pensar 'a ver si tengo suerte y puedo jugar en el filial, a ver si llego a Segunda B'. Y cuando estás ahí dices 'ostras y si debuto en Primera alguna vez'. Se trata de vivir el presente, disfrutarlo y aprovechar las oportunidades. Poco a poco lo que era un sueño se hizo realidad.

"Mi referente es Xabi Alonso. Siempre lo admiré. Busquets también es un pedazo de jugador. Tuve la suerte de coincidir con él en un viaje con la selección. Me pareció un 10 en humildad"

-¿Tiene algún referente especial? Xabi Alonso. Lo admiré siempre. En el Liverpool, en el Madrid, en el Bayern, en la selección española… Dominaba todas las facetas del juego. Defensivamente siempre estaba bien posicionado, era agresivo en el corte, alternaba perfectamente el pase corto y el largo… Cumplía todas las cualidades del buen mediocentro. Era una pasada. Ojalá pudiera parecerme a él algún día.

-El sábado se las verá con Busquets, que juega en su misma posición también. ¿Qué opina del azulgrana? Es un pedazo de jugador. Tuve la suerte de coincidir con él en un viaje con la selección. Estuvimos charlando en el avión. Como persona me pareció un 10 en humildad. Es un crack.

Temas: Espanyol