Ir a contenido

OLIMPISMO

El presidente del comité olímpico de Tokio-2020 dimite acusado de corrupción

Tsunekazu Takeda anuncia que abandonará su puesto en junio al ser investigado en Francia por la compra de votos para la candidatura olímpica japonesa

Tsunekazu Takeda explica su decisión de dimitir.

Tsunekazu Takeda explica su decisión de dimitir.

El presidente del Comité Olímpico de Japón (JOC), Tsunekazu Takeda, investigado en Francia por la compra de votos para que Tokio se adjudicara los Juegos Olímpicos del 2020, anunció hoy que abandonará su puesto en junio próximo. Takeda, de 71 años, dio a conocer su decisión en una reunión del JOC.

"En junio abandonaré mi puesto como presidente del JOC para que la competición se pueda celebrar en paz", afirmó el presidente del JOC en sus declaraciones a los periodistas.

"Es lamentable que por mi culpa se haya proyectado una sombra en la cita, pero también creo que es mi deber cumplir mi mandato como presidente", agregó.

Ya desde la semana pasada fuentes del comité japonés anticipaban la inminente renuncia de su presidente, que asumió el cargo en 2001, aunque no había certeza sobre si la salida de Takeda sería inmediata o al final de su mandato.

Aunque previamente se había informado sobre la posibilidad de que Takeda se presentara a la reelección en junio, hoy, sin embargo, informó de su decisión de abandonar sus actuales funciones cuando termine su mandato ese mes.

En sus declaraciones a los periodistas, Takeda insistió en su inocencia en este caso y aseguró que lo probará según avancen las diligencias judiciales en Francia.

"No he cometido ningún delito. Me esforzaré por demostrar mi inocencia", insistió.

Takeda consideró "más apropiado" dejar el liderazgo del JOC "a jóvenes líderes", a la espera de que los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 "se abran a una nueva era".

Asimismo, el presidente del JOC negó que este caso vaya a tener impacto en los preparativos olímpicos de Tokio. "Espero que la competición sea un éxito en todos los sentidos", agregó.

Además de presidente del JOC, Takeda es miembro del Comité Olímpico Internacional (COI), puesto que también abandonará cuando termine su mandato al frente del comité japonés.

Takeda debía haberse jubilado en el COI al término de 2017, por haber cumplido ya los 70 años, pero recibió una de las exenciones que concede el organismo a las personas que ocupan un puesto relevante. Se le autorizó entonces a permanecer en la asamblea olímpica hasta después de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Takeda está bajo investigación de la fiscalía francesa por "corrupción activa", debido a la presunta compra de votos que llevó a que la candidatura de la capital japonesa se impusiera en 2013 a Madrid y Estambul.

El origen de las sospechas es el pago realizado por la candidatura tokiota a la consultora con sede en Singapur Black Tidings, por valor de 230 millones de yenes (1,8 millones de euros/2,12 millones de dólares) y realizada poco antes de la designación de Tokio como sede olímpica para 2020.

La fiscalía francesa cree que esta transferencia, oficialmente destinada a la elaboración de dos informes, pudo servir para sobornar a miembros africanos del Comité Olímpico Internacional a través de dicha empresa con vistas a la votación en Buenos Aires que dio a la capital nipona las próximas olimpiadas.

Takeda ha negado en varias ocasiones haber cometido sobornos, y ha afirmado que los pagos fueron una remuneración a cambio de servicios de consultoría ofrecidos por la citada empresa.