Ir a contenido

EL CENTENARIO DE UNA ENTIDAD HISTÓRICA

Cien años en blanco y negro en Valencia

El club cumple este lunes su primer siglo de vida con la esperanza de conquistar la Copa y la Europa League

Nacho Herrrero

Kempes (derecha), junto a Robert Fernández y Anil Murthy, presidente del club, durante la marcha cívica organizada este lunes por el Valencia para celebrar su centenario.

Kempes (derecha), junto a Robert Fernández y Anil Murthy, presidente del club, durante la marcha cívica organizada este lunes por el Valencia para celebrar su centenario. / EFE / MIGUEL ÁNGEL POLO

El Valencia ha celebrado este lunes sus (primeros) cien años de vida, un siglo de fútbol con sus blancos y sus negros, como los colores de su equipaje más habitual. En sus distintas cuentas de resultados conviven un palmarés selecto con una grave crisis económica que hace unos años desembocó en la venta del club al inversor singapurense Peter Lim, una transacción que no ha influido en el sentimiento de pertenecía de su afición.

"Pasa el tiempo, pasa la gente, jugadores y presidentes, y nosotros, aquí presentes, te animamos hasta la muerte", canta habitualmente la grada de Mestalla, recordando a unos y otros que aunque el registro de la propiedad digan otra cosa, el Valencia es suyo. O al menos, eso quieren creer. Incluso la propiedad ha hecho un guiño a esa convicción con el lema de este Centenario: 'Un sentiment etern'.

El bar Torino

La fama de impaciente que la afición del Valencia tiene más allá de sus fronteras naturales es poco ajustada a la realidad. O al menos no es su principal característica. Se volcó con el club tras el descenso a Segunda de 1986, su gran borrón deportivo; compró masivamente acciones cuando se le pidió que lo hiciera; y, sin remontarse tanto, tiró del equipo hace apenas dos años hasta que ahuyentó el peligro de volver a perder la categoría.

El 18 de marzo de 1919 se presentaron en el registro los estatutos del Valencia Football Club y ese día se ha tomado como el del nacimiento de la entidad aunque, en realidad, el acta de su fundación tiene fecha del 1 de marzo de este año. Se firmó en el ya desaparecido bar Torino, que fue este lunes el punto de destino de una marcha cívica en la que participaron cerca de cinco mil seguidores y que tuvo su inicio en el estadio de Mestalla. Después hubo recepción en el ayuntamiento, 'mascletà' naranja en honor al otro color del club y 'cremà' de una falla conmemorativa.

Onces de gala

Abriendo la marcha fue la réplica de la primera bandera oficial del club. Para portarla se turnaron algunas de las leyendas vivas del club empezado por la más grande: el argentino Mario Alberto Kempes.

Son muchos los futbolistas que se han ganado un hueco en el once de la historia del club, en el que además del 'Matador' podrían estar nombres como los de Puchades, Wilkes, Claramunt, Waldo, Fernando Gómez, Mendieta, Albelda, Baraja, Cañizares o Ayala. 

Cada aficionado tiene el suyo y en muchos salen también David Villa, ‘Piojo’ López, Pablo Aimar, Pasieguito, Arias o Carboni. Los Rodrigo, Parejo, Gayà o Soler buscan ahora su sitio en ese álbum.

El 'enemigo' Mijatovic

Pese a que ha habido importantes desencuentros con algunos solo hay uno que pasará a la historia como 'enemigo': Pedja Mijatovic. Las formas de su marcha al Madrid son su condena.

También hay un olimpo blanquinegre de técnicos, encabezado seguramente por Rafa Benítez y con Di Stefano y Pasieguito flanqueándole.

Los jugadores del Valencia celebran el gol de Guedes ante el Getafe anulado después por el VAR / EFE

Ese cúmulo de estrellas ha ayudado a construir un palmarés con siete títulos de la Copa, seis de la Liga, uno de la Supercopa, tres de la UEFA, dos Supercopa de Europa y una Recopa. El sueño es ampliarlo en esta temporada bien con otra Copa o bien en la Europa League. O las dos.

Dos finales de Champions

También hay quien cuenta entre esos logros con las dos finales de Champions que perdió a principios de este siglo y que podrían haber hecho que Héctor Cúper le quitara el puesto a Benítez.

Además de títulos, de muchos de esos jugadores y de otros ha sacado muchos dinero. Es el caso de Mendieta, Villa, André Gomés, Nico Otamendi o Mustafi. Pero todos esos ingresos no han evitado que a día de hoy el club tenga una deuda de entre 400 y 500 millones. 

Dos estadios

Esa situación fue la que llevó a vender la mayoría accionarial, que estaba en poder de la propia fundación del club, a Lim, aunque en estos cinco años la situación no ha mejorado. 

Eso sí, también es el único club del mundo con dos estadios, el viejo y el nuevo Mestalla, cuyas obras llevan 10 años paradas. El plan parece sencillo, vender las parcelas del actual estadio, acabar con ese dinero las obras del nuevo, que debe general muchos más ingresos. Pero la solución no llega y el próximo siglo del Valencia depende de eso. 

Temas: Valencia CF