Ir a contenido

VUELVEN BORJA, DÍDAC Y DARDER

El Espanyol no se fía del Sevilla

Rubi recupera efectivos ante el iiregular equipo andaluz, que se presenta con Caparrós en el banquillo

José María Expósito

Dídac conduce el balón en un entrenamiento del Espanyol.

Dídac conduce el balón en un entrenamiento del Espanyol. / CARLOS MIRA

No es el Sevilla un equipo del que haya que fiarse. Quizá lo piense Machín, destituido y relevado por el hombre que aspiraba a su puesto antes de contratarle a él, pero lo verbalizó este sábado Rubi. "No me quiero dejar engañar por la trayectoria del Sevilla. Está entre los seis primeros en la Liga, hasta hace nada seguía en la Europa League y tiene jugadores que querríamos tener aquí", advirtió el técnico del Espanyol, que no quiere que su equipo sea este domingo (16.15 horas) la aspirina de Joaquín Caparrós.

Lleva el Espanyol seis jornadas sin perder, y una victoria le permitiría volver a mirar hacia arriba. De hecho, se pondría a tres puntos del Sevilla. "Para nosotros es un partido apasionante. Si ganamos nos acercamos a los de arriba, que hace mucho que no estamos ahí, y además supondría estar dos semanas con el espíritu alegre dentro del club y de la afición", dijo refiriéndose al inminente parón de selecciones.

Rubi, sin los lesionados David López y Óscar Duarte, recupera piezas para este partido. Vuelven Dídac, Darder y el 'pichichi' blanquiazul, Borja Iglesias (11), que se medirá con otro de los grandes artilleros de la Liga, un Ben Yedder en estado de gracia (15). Los dos marcaron en el duelo del Pizjuán de la primera vuelta, cuando ambos equipos luchaban por el liderato. La derrota perica (2-1) supuso el inicio de una debacle que llegó a poner en riesgo la continuidad de Rubi. El técnico perico mandó ayer "ánimos" a quien fue su verdugo aquel día. "El entrenador siempre será el primero en caer", reflexionó.

No tiene claro Rubi si Caparrós mantendrá los tres centrales, pero recalcó que "lo más importante es imponer nuestra idea de juego".