Ir a contenido

LAS FINALES DE LA COPA DEL MUNDO DE ESQUÍ

Dos descensos hacia la gloria

Andorra acoge con éxito por primera vez en los Pirineos dos carreras largas de alto voltaje

Joan Carles Armengol

El suizo Beat Feuz y la austriaca Nicole Schmidhofer bromean en El Tarter con los globos de cristal conquistados como líderes de la temporada en descenso.

El suizo Beat Feuz y la austriaca Nicole Schmidhofer bromean en El Tarter con los globos de cristal conquistados como líderes de la temporada en descenso. / JOAN CORTADELLAS

"Ahora sí, hoy es el día. Es una jornada importante para Andorra porque es la primera  vez que se disputa un descenso de primer nivel en los Pirineos". El director general de la competición, Conrad Blanch, abría con emoción, temprano por la mañana, el día de inicio de las finales de la Copa del Mundo de esquí alpino. Después de muchos años, de mucho tiempo de perseguirlo y de haber organizado ya dos pruebas femeninas en los años 2012 y 2016, la más larga un supergigante, la estación de Grandvalira comenzó a acoger este miércoles el programa completo de esquí alpino, la semana de alto voltaje que pone punto final a la temporada. Una vez completadas las dos carreras en la complicada pista de L’Áliga, en el sector del El Tarter, Blanch respiraba mas tranquilo. "Ha salido todo muy bien, perfecto", resumía mientras estaba pendiente de la complejidad de una organización de mucha exigencia por parte de la Federación Internacional de Esquí (FIS).

Paris y Puchner se llevan los triunfos, y Feuz y Schmidhofer los globos de cristal de descenso

Por algo esta semana final es la que acaba decidiendo en muchos casos los preciados globos de cristal, este trofeo que se lleva el ganador de la clasificación general de cada modalidad (eslalon, gigante, supergigante y descenso) y, en un formato mayor, el ganador absoluto, en hombres y mujeres. Este apartado ya tiene decididos los campeones, en las figuras indiscutibles del austriaco de 30 años Marcel Hirscher -que en Andorra disputará solo las dos pruebas más cortas–, que el pasado fin de semana se aseguró su octavo gran globo de cristal consecutivo (todo un récord), y de la estadonidense Mikaela Shiffrin, que este miércoles cumplía 24 años  y ha encadenado ya tres títulos, además de haberse asegurado la victoria en eslalon y gigante. Shiffrin saltará este jueves a la pista (10.30 h.) para intentar dominar también en supergigante. Una fenómeno.

Los 25 mejores

Pero el miércoles era el dia destinado a los dos descensos de gloria que han situado a Andorra y los Pirineos en las páginas de la historia. Y todos jugaron bien su papel. La organización, preparando a la perfección una pista de 2.435 metros de longitud, con 710 de desnivel y llegada a  los 1.725 de altitud frente a una grada repleta con mas de 1.000 personas. Y los esquiadores (solo los 25 mejores de la temporada están invitados, lo que elimina a españoles y andorranos, aunque el país anfitrión competirá el vierenes en la prueba por equipos), defendiendo sus opciones. En el descenso masculino, el italiano Dominik Paris (29 años) logró su 14ª victoria en Copa del Mundo, pero no pudo evitar que el pequeño, compacto y veterano suizo Beat Feuz (32) se llevara por segundo año consecutivo la general pese a su sexto puesto, ya que partía con 80 puntos de ventaja  y aún le sobraron 20 (la victoria da 100). En una carrera muy igualada (los 11 primeros entraron en el mismo segundo, lo mismo que en la prueba femenina), Paris, con 1.26.80, se impuso al noruego Kjetil Jansrud (1.27.14) y al austriaco Otmar Striedinger (1.27.21).

"La nieve es un poco húmeda, pero la pista está perfecta, dura", elogia el campeón italiano tras la victoria

Paris, que este jueves intentará en el supergigante (12.00 h.) llevarse el globo de cristal que se le escapó este miércoles (otros cinco hombres tienen opciones tambien), elogió la nieve encontrada en este primer descenso de altura en los Pirineos. "La nieve es un poco más húmeda que en otros sitios, como Beaver Creek o Val Gardena, pero la pista ha estado perfecta, estaba dura, al nivel de las mejores", aseguró el italiano, líder también de una banda de música heavy metal. Feuz, por su parte, tampoco escatimó elogios: "Estoy feliz en Andorra. La pista está muy bien preparada y supone un reto para nosotros. Es difícil ganar aquí por la igualdad que genera este recorrido".

La dureza del recorrido se manifestó en la bajada femenina, en la que la austriaca Corinne Hütter tuvo que ser evacuada en camilla tras una caída. El parón de 15 minutos fue aprovechado por su compatriota Mirjam Puchner, que con un dorsal alto (18, de 21) y la nieve un poco más fría y, por tanto, más rápida, se hizo con la segunda victoria de su carrera (1.32.91), por delante de la alemana Viktoria Rebensburg (1.32.94) y la suiza Corinne Suter (1.32.99).

Un triplete austriaco copó la general, comandado por la pequeña y simpatiquísima Nicole Schmidhofer (29), con  Stephanie Venier (25) y Ramona Siebenhofer (27) detrás. "Ahora voy a celebrarlo con mi familia, que está aquí, para luego concentrarme en el supergigante", explicó Schmidhofer.

Temas: Andorra