Ir a contenido

LA COPA DEL MUNDO

Andorra se convierte en la capital del esquí

El principado acoge hasta el domingo las finales de la Copa del Mundo y sitúa a los Pirineos en el mapa blanco

Joan Carles Armengol

El austriaco Vincent Kriechmayr desciende por la pista de LÀliga, en el Tarter, en un entrenamiento del descenso.

El austriaco Vincent Kriechmayr desciende por la pista de LÀliga, en el Tarter, en un entrenamiento del descenso. / AP / GABRIELE FACCIOTTI

Andorra llevaba décadas preparándose para acoger a lo más granado del esquí mundial. En el 2015 logró la designación para acoger las finales de la Copa del Mundo y este miércoles se inicia la consumación del sueño: cinco días para decidir las clasificaciones en todas las modalidades del esquí alpino en dos pistas de calibre mundial: L’Àliga, en el sector de El Tarter, y L’Avet, en Soldeu, en ambos casos dentro del complejo de esquí Grandvalira.

Las dos Copas del Mundo femeninas, que los mismos escenarios habían acogido en el 2012 y el 2016, aunque solo en las pruebas más técnicas (eslalon y gigante), fueron el aval necesario para que la Federación Internacional de Esquí (FIS) acabara de confiar la semana más importante de su temporada al pequeño país de los Pirineos, que es sede del mayor acontecimiento deportivo de su historia.

Además de culminar su vocación por la alta competición, Andorra sitúa a la cordillera en el mapa blanco internacional y anima la candidatura catalana para los Juegos Olímpicos de Invierno del 2030. El dosier que está elaborando el equipo de Pirineus-Barcelona para presentar al Comité Olímpico Internacional tendrá un argumento más en la posible colaboración del país vecino.

Exigencia muy alta

El nivel de exigencia para la Copa del Mundo es mayúsculo. La FIS remitió a la organización andorrana amplios pliegues de condiciones en todos los aspectos relacionados con el acontecimiento, que Grandvalira no solo se ha esforzado en cumplir, sino en mejorar en muchos casos. Una vez preparado todo y pasados todos los filtros satisfactoriamente, la principal preocupación se ha trasladado al aspecto meteorológico, el menos controlable de todos. Los equipos técnicos estaban este martes todavía pendientes del cielo y esperaban que las dos carreras inaugurales de este miércoles, el descenso masculino (10.30 h.) y el femenino (12.00 h.), se  puedan disputar sin contratiempos. "La pista de L’Àliga ha tenido condiciones inmejorables en las dos jornadas de entrenamientos y estamos preparados para organizar buenas carreras este miércoles", aseguró el director general de Grandvalira-Ensisa, David Hidalgo.

El italiano Dominik Paris, en el segundo entrenamiento del descenso. / JAVIER SORIANO (AFP)

El camino ha sido muy largo y sería una pena que el tiempo, tan clemente el último mes, se aliara en contra en el último momento. La organización vuelca 4 millones de euros en el acontecimiento (1,6 el Gobierno andorrano; 1,1 los patrocinadores; 0.850 los derechos de TV; 0,672 Grandvalira). La gran obra de ingeniería auspiciada por esta Copa del Mundo, la nueva plataforma que conecta la pista de L’Avet con el pueblo de Soldeu, con un coste de 24 millones de euros, está finalizada, y ya están a punto las zonas de llegada, con gradas para 1.000 espectadores de El Tarter (de hoy hasta el viernes) y 1.500 en Soldeu (sábado y domingo). Se espera la visita de 25.000 espectadores a lo largo de la semana y una ocupación casi al completo de las 33.000 plazas hoteleras previstas.

Ya se han desplegado al completo los más de 18 kilómetros de redes de seguridad alrededor de las pistas, y los 150 esquiadores de 18 países (cada prueba reúne a los 25 mejores de la temporada) generan unos 2.000 acreditados y llegarán a 700 millones de telespectadores potenciales a través de 60 cadenas con derechos.

Hirscher y Shiffrin, las estrellas

En el plano deportivo,los focos se centrarán en las dos figuras actuales del esquí alpino, el austriaco de 30 años Marcel Hirscher, que acaba de conquistar por octavo año consecutivo la general de la Copa del Mundo (el gran globo de cristal) y la estadounidense Mikaela Shiffrin, que precisamente este miércoles cumple 24 años, y que se ha asegurado su tercer gran globo de cristal.

Hirscher, que duda en seguir un año más, ya tiene también asegurada la victoria en eslalon y gigante, y Shiffrin en eslalon (39 de sus 58 victorias en Copa del Mundo han sido en esa modalidad) y le faltan cuatro puntos en gigante para superar a la eslovaca Petra Vlhova, su delfín. El duelo entre ambas suplirá la ausencia de Lindsey Vonn, retirada el mes pasado tras ganar su última medalla en los Mundiales de Are (Suecia).

Los dos descensos abren el programa este miércoles

En la primera jornada de competición, este miércoles, se resolverán dos de los globos de cristal (el trofeo al vencedor de la temporada) que aún no tienen dueño. Será en el descenso masculino (10.30 h.) y el descenso femenino(12.00 h.) en la pista L'Àliga de El Tarter, que en los dos días de entrenamientos previos ya ha mostrado su bondad. Este martes, el canadiense Benjamin Thomsen llegó a los 128 km/h y la austriaca Stephanie Venier, los 118 km/h de velocidad punta.

Pero son otros los nombres que se juegan el título. En hombres, al suizo Beat Feuz le vale un 12º puesto para controlar al italiano Dominik Paris, que está a 80 puntos (la victoria da 100 puntos). En mujeres, la lucha entre austriacas juega a favor de Nicole Schmidhofer, a la que una 15ª posición le vale ante Ramona Siebenhofer. La noruega Ragnhild Mowinckel, que aspiraba al supergigante, se rompió este martes el ligamento cruzado y los dos meniscos.

Temas: Andorra