violencia EN PLENO PARTIDO

El hincha que pegó al capitán del Aston Villa no podrá pisar un estadio en 10 años

Momento en el que el aficionado golpea a John Grealish.

Momento en el que el aficionado golpea a John Grealish.

Se lee en minutos

El Periódico

El hincha que atacó a Jack Greaslish durante el Birmingham-Aston Villa del pasado fin de semana ha sido castigado con 10 años de alejamiento de los estadios. El individuo que irrumpió en pleno partido se llama Paul Mitchell, tiene 27 años, además, deberá pagar una multa de 300 euros. El incidente fue repudiado desde el sindicato de futbolistas, la liga inglesa ydel propio club.

El puñetazo al delantero del Aston Villa es la tercera agresión registrada en las últimas semanas en el fútbol británico. El viernes, el capitán del Glasgow Rangers, James Tavernier, sufrió un botellazo que lanzó desde un corner un hincha del Hibernian. En diciembre, Raheem Sterling (Manchester City) fue víctima de insultos racistas por parte de unos seguidores del Chelsea.

Derbi local con puñetazo

El triunfo 0-1 del Aston Villa sobre el Birmingham en el 'Secondo City Derby' (clásico de Birgmingham) correspondiente a la Championship League quedó en segundo plano luego de que un aficionado del equipo local entrara al terreno de juego y golpeara a John Grealish, capitán del equipo vencedor. 

No habían transcurrido ni 10 muntos de partido cuando el balón se perdió fuera del campo tras un ataque del Aston.  Ante esto,Paul Mitchell saltó alcésped desde una de las gradas laterales y atacó por la espalda con un puñetazo a Grealish, figura y capitán de los visitantes.

El jugador agredido cayó al suelo soprendido luego del golpe del hincha violento que fue rápidamente interceptado por el personal de seguridad y también por los futbolistas del Aston Villa, que también intentaron invadir y poner mano al aficionado. A su vez, algunos intentaban llevar calma al asunto y que no pase a mayores.

El personal de seguridad retira a Mitchell tras la agresión a Grealish / REUTERS (CARL RECINE)

Te puede interesar

Finalmente el fanático se retiró del campo con los de seguridad mientras tiraba besos a la grada. Inmediatamente fue detenido por la policía de Birmingham.

Tras este infortuito episodio, el Aston Villa ganó por 0-1, con gol de John Grealish, que se tomó venganza y fue el protagonista de la noche.