25 may 2020

Ir a contenido

Visita al Valladolid

Solari: "Los jugadores que no han estado a la altura ya lo saben"

El Madrid regresa a La Liga con el técnico cuestionado y sin opciones de luchar por ningún título

Alejandro García

Santiago Solari durante el último entrenamiento del Madrid.

Santiago Solari durante el último entrenamiento del Madrid. / EFE

Solari, que llega a Valladolid con el crédito finiquitado, sin la confianza del club para liderar el proyecto de la próxima temporada y sin la autoridad para gobernar un grupo de jugadores en el que cada uno ya piensa en su propio futuro, ya sea dentro o fuera del Madrid, envió mensajes directos y envenenados a su plantilla, con una virulencia nunca antes vista en sus comparecencias.

“La mayoría de los jugadores ha estado a la altura de este escudo, los que no, ya lo saben, se lo he transmitido personalmente”, dijo el técnico, que compareció casi una hora y media más tarde de lo habitual, un retraso que justificó con un “estábamos trabajando, disculpen”, a la espera de filtraciones que aclaren lo que ocurrió en ese tiempo.

Isco en el disparadero

El futuro inmediato del argentino pasa por ganar y también, forzosamente, por reconciliar un vestuario revirado con su gestión en los momentos clave. No va a comenzar con Isco, al que Solari dirigió un dardo para cuestionar de forma encubierta su condición: “Lo deportivo con Isco no cambia. Para jugar, primero hay que ponerse en forma física y luego agarrar la forma competitiva”, detalló el entrenador sobre las posibilidades de que Isco recupere el protagonismo perdido.

El objetivo del título es una quimera, una guerra perdida para el Madrid, pero el club debe pensar si Solari es el apropiado para revalorizar una plantilla venida a menos en la que casi nadie tiene un sitio asegurado, pero que tiene que ser el sustento, deportivo o económico, para la próxima temporada.

El baile de entrenadores

Después de la histeria colectiva que se apoderó del entorno blanco tras la confirmación de la debacle de la temporada, la proximidad de la visita a Valladolid ha calmado la aparición constantes de nombres para ocupar inmediatamente el banquillo del Madrid.

A los ya deseados Pochettino, Klopp y Allegri, indiscutibles anhelos para blancos la próxima temporada, el argentino se ha dejado querer, se han unido opciones de futuro, como Sarri o Löw, y candidatos para gestionar con decencia las intrascendentes para el título 12 jornadas de Liga que le restan al equipo, como Seedorf, el último nombre en la palestra.

La pretensión más inverosímil del club es el regreso de Zidane, deseado por todos los grandes clubs de Europa, para dirigir una plantilla más devaluada que la que él dejó sin ningún título en el horizonte, la opción más factible que le ofrece el mercado es la vuelta de Mourinho, una regresión a un pasado ponzoñoso. El portugués no ha despreciado ningún micrófono para ofrecer su rostro más amable y conciliador, lejos de la belicosidad con la que dinamitó su último vestuario, el de un Manchester United que no acumula más que buenos resultados desde su marcha.

Baja y presencia de Ramos

Sobre el césped de Valladolid no estará el sancionado Sergio Ramos, el promotor de una reacción de dignidad deportiva del vestuario, en plena campaña de lavado de imagen después de su acalorada confrontación con el presidente en el vestuario tras la derrota ante el Ajax; que llega demasiado tarde, después de que el capitán viera la eliminación en Champions desde un palco acristalado rodeado de cámaras, consecuencia del bochornoso espectáculo con la tarjeta forzada, en connivencia con el banquillo, y su posterior confesión.

Solari tampoco podrá contar en Pucela con los lesionados Vinícius, Lucas Vázquez, Carvajal y Llorente, además de Bale con problemas de tobillo y un Mariano, ausente por enfermedad, constantemente a medio camino entre la enfermería y la grada, sin la trascendencia que se podía esperar del único delantero suplente de la raquítica planificación deportiva del club presidido por Florentino Pérez.

La acumulación de bajas le abre las puertas del once titular, entre otros, a Odriozola en el lateral derecho, defenestrado junto a Ceballos tras la derrota ante el Girona, opción en ataque ante el ostracismo de Isco.

Alineaciones probables:

Valladolid: Masip (1); Moyano (18), Joaquín (2), Kiko Olivas (4), Nacho (22); Keko (24), Míchel (21), Alcaraz (14), Hervías (15); Óscar Plano (19), Guardiola (12). Técnico: Sergio González. Banquillo: Yoel (13), Antoñito (17), Calero (3), Borja (8), Anuar (23), Verde (11), Unal (9).

Madrid: Courtois (25); Odriozola (19), Varane (5), Nacho (6), Marcelo (12); Casemiro (14), Valverde (15), Modric (10); Asensio (20), Benzema (9), Ceballos (24). Técnico: Santiago Solari. Banquillo: Navas (1), Vallejo (3), Reguilón (23), Kroos (8), Brahim (21), Isco (22), Cristo (27).

Árbitro: Gil Manzano (extremeño).

Estadio: José Zorrilla. 20.45 horas.