Ir a contenido

análisis

Piqué y Nadal, el valor de manifestarse

Dos ejemplos de deportistas de élite que se arriesgan a mostrar lo que piensan mientras otros prefieren no desnudarse y se desata un tsunami en las redes sociales

Iosu de la Torre

Gerard Piqué, Rafa Nadal, Pep Guardiola y Javier Tebas.

Gerard Piqué, Rafa Nadal, Pep Guardiola y Javier Tebas.

Gerard Piqué reclama más atención mediática sobre el superinjusto juicio contra los presos políticos catalanes. Rafa Nadal receta convivencia para que Catalunya siga estando en España. Lo dicen sin estruendo, tranquilos, de un modo espontáneo cuando son interrogados por las batallas (deportivas) en las que se mueven.

El primero, en la zona mixta del Bernabéu tras tumbar al Madrid. El segundo, en la lejanía mexicana de Acapulco. Un tsunami se desata de inmediato en Twitter y en otras pantallas. El futbolista del Barça y el número dos del tenis mundial son de los pocos iconos del deporte que se atreven a decir lo que piensan. Además de Pep Guardiola y desde la lejanía oriental Xavi Hernàndez y Andrés Iniesta. 

La mayoría de los personajes del deporte reservan la valentía y el coraje para los estadios. Y la imagen para los anuncios de marcas. ¿Tienen restringida la libertad de opinión y de expresión? Se supone que no. Los publicistas buscan a un famoso para vender un automóvil, una colonia o un detergente porque son garantía de éxito de ventas. Los políticos también los buscan pero solo lo consiguen cuando el profesional del deporte se ha retirado. 

El VAR en el Tribunal Supremo

El miércoles, en el Bernabéu, recién duchado, Piqué aprovechó la nube de cámaras y 'alcachofas' para lanzarse: "Si las televisiones en vez de hablar tanto del VAR se dedicaran a hablar del juicio injusto que están recibiendo los presos políticos igual el país iría mejor".

El clamor del azulgrana añadió salsa a las tertulias futbolísticas y no futbolísticas sobre la hecatombe madridista durante horas. Le replicaron Javier Tebas y Carlos Herrera. "Es un excelente futbolista y organizador de eventos deportivos, pero un mal jurista. En España no hay presos políticos", dijo el presidente de LaLiga, sin remangarse como la noche en que anunció que votaría a VOX. El radiofonista de la COPE llamó Gerardo a Piqué como un abogado ultra que dice Generalidad porque desprecia el idioma catalán. "Extraordinari. Gràcies @3gerardpique pel compromís i pel coratge", tuiteó desde el exilio de Waterloo Carles Puigdemont.


Catalunya desde el Caribe mexicano

Rafa Nadal ha abierto un escuela de tenis en Acapulco. El diario mexicano 'Milenio' y el 'Abc' español disfrutaron de sendas entrevistas y en ambas salió la relación Catalunya-España. En el editado en Madrid, Nadal lanzó la bola sin que se la pidiera (al menos en apariencia). Le preguntaban por si percibe confrontación en la vida y disparó con Catalunya. "No me gusta la confrontación continuada, en ningún caso. De hecho, he seguido todo el tema de Catalunya y llega un momento dado en el que uno no entiende que se enrede tanto. ¿Por qué vamos a estar enfrentándonos todo el día? Se está radicalizando a la sociedad y no me gusta", soltó en un sorbo de margarita.

La reflexión en el diario de Acapulco se lee más suave, como una 'birra' Corona: «La manera de solucionar el caso de los catalanes es la convivencia, llevo a Catalunya dentro de mi corazón, he pasado ahí muchos momentos importantes y no entiendo una España sin Cataluña, para la que es importante y positivo estar dentro del país. No veo dos cosas diferentes. Catalunya está dentro de España y a partir de ahí ya se verá». La lluvia de mensaje sobre el número del tenis mundial tuvo diversa intensida dependiendo de que lado fluyeran. Desde el digital ElNacional.cat advierten que a Nadal ya solo le falta negarse a jugar con pelotas de tenis "porque son amarillas".

El lazo amarillo de Guardiola

Pep Guardiola mantiene en el pecho el lazo amarillo por la libertad de los presos. Este miércoles, casi a la misma hora de Piqué, volvió a clamar por ellos al subrayar la larguísima prisión preventiva de Sandro Rosell. El entrenador del Manchester City ha mostrado sus opiniones desde los banquillos del City y Bayern de Múnich y le han caído insultos muy rancios. Inés Arrimadas le dijo a Jordi Évole que ya no llevaría a Guardiola en la carpeta de estudiante. Imaginar qué opina el toledano Girauta.

También a través del programa de Évole, y desde la lejana y plácida Kobe (Japón) Andrés Iniesta pudo hablar por fin de las presiones sufridas mientras estuvo en el Barça y crecía el 'procés'. "Yo me siento de Fuentealbilla, me siento manchego. Soy español y me siento catalán porque llegué con 12 años, hace 20 años y pico... Para mí es súper lógico y recibí por todos los lados". 

La prudencia de la inmensa mayoría de deportistas puede ser comprensible si se atiende al eco desbordante de los mensajes, a la barra libre del Twitter. Hay mucha gente que solo lee y escucha lo que le interesa. No pasan de la primera línea y disparan. Un ruego, sin embargo, que no se callen ni Piqué ni Nadal.