Ir a contenido

en la victoria azulgrana

Polémica por unos supuestos insultos racistas en el Rayo-Barça femenino

El conjunto madrileño niega cualquier ofensa y el entrenador catalán sale en defensa de la futbolista brasileña Andressa Alves

El Periódico

Las jugadoras del Barça se abrazan tras uno de los goles en Vallecas.

Las jugadoras del Barça se abrazan tras uno de los goles en Vallecas. / FCBARCELONA

La polémica se ha desatado entre el Barça y el Rayo Vallecano tras los supuestos insultos racistas a la jugadora brasileña Andressa Alves por parte de la futbolista del conjunto madrileño Sheila García. Mientras el conjunto azulgrana reitera la ofensa, el Rayo lo niega.

Así, el conjunto de Vallecas negó "rotundamente" en un comunicado que la jugadora Sheila García vertiera "ofensas o insultos racistas" a la jugadora del Barcelona Andressa Alves, al tiempo que censuró "sin ambages la actitud violenta" de la internacional brasileña, castigada con la expulsión por su reacción.

La defensa

"Después de hablar con nuestra jugadora, Sheila García, y con otros miembros del equipo y tras analizar detenidamente las imágenes del incidente ocurrido en el transcurso del encuentro, negamos rotundamente que en algún momento se vertieran ofensas o insultos racistas a la jugadora del FC Barcelona, Andressa Alves", expuso el Rayo Vallecano en un comunicado difundido esta madrugada.

"En las imágenes del incidente se observa perfectamente como tras una acción fortuita en la que Sheila toca la pierna de la jugadora contraria, esta responde inmediatamente con una reacción de violencia desproporcionada. Esta acción se produce a aproximadamente un metro de la colegiada, la cual no escucha nada (ya que no se produjo) y por ello en ningún momento indica en el acta del partido que se produjera insulto u ofensa alguna", afirmó el club vallecano.

La queja

El Rayo Vallecano remarcó asimismo que la "acción de violencia, desmedida, desproporcionada e injustificada de la jugadora del FC Barcelona fue castigada con la expulsión, ya que como acertadamente indica la árbitra en su acta del partido, solo la intervención de otras jugadoras evitó males mayores".

La entidad franjirroja censuró "sin ambages la actitud violenta" de Andressa Alves, "la cual incluso se ha dirigido a la conclusión del partido al vestuario arbitral para tratar de justificar con una mentira inaceptable una acción violenta injustificable contra otra jugadora, mintiendo sobre un tema tan sensible como el racismo".

"En mayor medida consideramos inaceptables y deleznables las declaraciones públicas del entrenador del FC Barcelona, Lluís Cortés, intentando justificar una acción violenta de una de sus jugadoras, la cual no tiene justificación alguna incluso en el caso de que hubiera sido ofendida", continuó el comunicado rayista.

La versión azulgrana

Lluís Cortés expuso tras el partido, que terminó con triunfo azulgrana por 0-4, que Andressa Alves recibió "un insulto racista durante el partido" y, tras remarcar que "no" justifica la reacción de la internacional brasileña, apuntó que "la gente debe entender que los insultos racistas son muy graves" y pidió "intentar entre todos que esto no suceda más".  "Andressa ha recibido un insulto racista durante el partido y eso es un tema muy grave que debemos erradicar entre todos". 

"¡Aclaro lo sucedido! No se va a manchar mi imagen cuando, en ningún momento, he dicho insultos racistas a la jugadora del Barça", replicó Sheila García, la futbolista del equipo madrileño a través de su cuenta personal de Twitter. En lo deportivo, en apenas media hora, el Barçaresolvió el encuentro con los goles de Alexia Putellas (m. 15), Martens (m. 17) y Mariona (m. 29). El cuarto y último gol del Barcelona llegó en el minuto 63 gracias a Oshoala, cuando apenas llevaba unos segundos en el campo.