Ir a contenido

ESPANYOL-RAYO (2-1)

Darder da un triunfo al Espanyol, entre la agonía y la felicidad

El conjunto blanquiazul remonta ante el Rayo en el tiempo añadido de un encuentro marcado por el VAR

Sergi López-Egea

El jugador del Rayo, Álex Moreno, controla un balón vigilado por Borja Iglesias.

El jugador del Rayo, Álex Moreno, controla un balón vigilado por Borja Iglesias. / EFE / TONI ALBIR

Nadie podía irse del estadio blanquiazul con un empate. No habría sido justo ni para los jugadores, ni para los aficionados pericos. Ni tampoco para los seguidores chinos, los que fueron con sus banderas, los que ocupaban varias posiciones en la grada y los que seguían el partido por la tele desde su país.

El partido ante el Rayo (2-1) podía ganarse de muchas maneras. Lo más fácil, lo más plácido, habría sido adelantarse en el primer tiempo, lograr ventaja en el marcador y esperar el paso de los minutos para tranquilizarse y para que todos, afición y jugadores, confirmasen poco a poco que se alejaban del maldito descenso.

Pero no fue así. Había que sufrir. Y ello bien lo sabe, bien lo conoce, la afición perica. Ellos no viven abrazados al triunfo casi constante como los grandes equipos de la Liga, léase Madrid o Barça. Ellos tienen que sufrir, porque así ha sido toda la vida, desde los pretéritos tiempos de Sarrià y el viejo recuerdo del estadio de Montjuïc.

Sufrimiento, sufrimiento y sufrimiento

Y en Cornellà, como ha sucedido este sábado, se sufre, tanto, tanto, que hubo que esperar hasta el tiempo añadido para celebrar un triunfo que el Espanyol necesitaba como el aire que respiraba. Tres puntos que sabían a algo más que gloria, a una gloria divina que llegó gracias a un impresionante chut de Sergi Darder cuando los jugadores del Rayo ya creían que volverían al barrio obrero de Madrid con un punto en el zurrón.

Pues iba a ser que no. Tanto sufrimiento debía tener una recompensa, en un partido que lo fue todo menos tranquilo. Para empezar el Espanyol comenzó tan perdido como un pulpo en un garaje. No se entonó hasta el primer aviso madrileño a los 10 minutos del partido. Pero lejos de dominar, de asentarse en el encuentro, los jugadores de Rubi, en la primera parte, no pudieron hacer otra cosa que comprobar cómo su rival se avanzaba gracias a un gol del defensa senegalés Ba, en el minuto 32. 

Lesión de Piatti

Todo se venía abajo porque encima Piatti, uno de los más activos, tuvo que salir en camilla del estadio y dirigirse a un centro hospitalario para que le hicieran pruebas. De mal en peor. La lesión supuso el debut en casa de Lei Wu y una especie de estruendo cuando el delantero chino saltó al césped para satisfacción de sus compatriotas, los que estaban en el estadio y los que esperaban verlo en China.

No es que Lei Wu hiciera un partido de aquellos en los que queda claro que es una estrella de otro mundo. Pero sí mostró mucho carácter. No es un jugador que se arruga. En la primera intervención ya se encaró con el árbitro al exigir penalti.

El encuentro del VAR

Tal vez fue una especie de premonición a lo que iba a suceder. El Espanyol-Rayo, el del suspense y el sufrimiento, debía estar marcado por el VAR, el que dio un penalti, por derribo precisamente de Wu, que vio todo el campo menos el árbitro, y el que luego anuló por fuera de juego de Rosales un magistral disparo de Sergi Darder, el que anunciaba, incluso fue muy parecido, el gol que se hizo esperar, como la última escena de una película, que si se pierde de nada sirve lo ocurrido y visto durante todo el filme.

La película blanquiazul pudo acabar con ese tanto de Darder que el VAR invalidó. Pero no era justo. Y mucho menos para el jugador que se vengó de la técnica para dar ya en el mágico tiempo añadido –fueron nada menos que seis minutos extras por culpa de las interrupciones- un triunfo tan agónico como feliz para los seguidores del Espanyol, los de toda la vida y los que ahora han comenzado a saber en China que hay otro equipo en Barcelona que viste de blanquiazul gracias a un delantero llamado Lei Wu, quien por poco que haga lo tiene todo para convertirse en la nueva estrella perica.

La ficha del partido

ESPANYOL     2
RAYO VALLECANO    1
Espanyol: Diego López (6); Rosales (6), David López (7), Lluís (7), Didac Vila (6); Melendo (7), M. Roca (7), Darder (9), Piatti (7); Sergio García (5), Borja Iglesias (6).  Técnico: Rubi (7). Cambios: Lei Wu (7) por Piatti (m. 32); Ferreyra (6) por S. García (m. 68); Granero (s. c.) por Meledo (m. 81).
Rayo: Dimitrievski (8); Velázquez (6), Ba (7), Amat (6); Advincula (7), Santi (76), Imbula (6), Álex Moreno (6); Embarba (5), De Tomás (5), Álvaro (6). Técnico: Míchel (6). Cambios: Medrán (6) por Imbula (m. 50); Bebé (7) por Álvaro (m. 72); Suárez (6) por Embarba (m. 78).
Goles: 0-1 (m. 32). Ba, de cabeza. 1-1 (m. 72), Borja Iglesias, de penalti. 1-2, Sergi Darder (m. 90), de un fuerte disparo.
Árbitro: Prieto Iglesias (5), navarro.
Tarjetas: Velázquez (m. 71), Santi (m. 78). Estadio: RCDE Estadium. Espectadores: 22.104.

Temas: Espanyol