Ir a contenido

crisis en un club centenario

El CSD da por buena a la nueva propiedad del Reus

Joan Vidal

Los norteamericanos Clifton y Curt Onalfo, en la terraza de un bar de Reus.

Los norteamericanos Clifton y Curt Onalfo, en la terraza de un bar de Reus.

Joan Oliver ya es historia, lamentable, del CF Reus. El Consejo Superior de Deportes (CSD) ha aprobado esta mañana el cambio de propiedad de la entidad deportiva tras revisión de los documentos presentados por la empresa americana US Real State Investment.

Joan Oliver, en el estadio del Reus Deportiu / IGNASI PAREDES

El exmandatario rojinegro ya no tiene nada que ver con el club de la calle Recasens y Mercader y su desvinculación es total tras entregar todas las acciones a Clifton Onolfo y Rusell Platt. Empieza una nueva etapa en la capital del Baix Camp que se inicia con cautela a la espera de la resolución del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAD), acerca de la apelación presentada en busca de la suspensión cautelar a la sanción impuesta por el Juez de Disciplina Social.

El Reus no puede en estos momentos competir en la Liga de Futbol Profesional, expulsado durante tres temporadas, y debe hacer frente a una multa económica de 250.000 euros. El TAD puede fallar este viernes para aporta claridad al caso.

Pago de nóminas y contratos

Los nuevos propietarios tienen más frentes abiertos. La deuda del club, oficialmente de 5,2 millones de euros, más según han explicado los americanos, debe empezar a ser rebajada para legitimar el proyecto expuesto por los empresarios. De la misma manera deberán iniciar con los pagos del capital humano del club, no cobra desde el mes de septiembre, así como el 'staff' técnico, en la misma situación, y con los jugadores, a los que se les debe una mensualidad.

Encuentro informal entre algunos jugadores y los propietarios del Reus

Peculiar situación la de la plantilla, las 13 fichas que quedaron hasta el final, ya que la entidad no piensa firmar ninguna baja federativa, considerando invalido el documento firmado por Joan Oliver -en el que se dejaba en libertad a los jugadores si no cobraban antes del miércoles 23 de enero- hasta que no falle el TAD.

Si se acepta la cautelar, los nuevos propietarios consideran, a todo efecto, que los jugadores deben volver a Reus para continuar normalmente con su situación laboral. Cabe destacar que la Real Federación Española de Futbol, pasados ocho días, sigue sin tramitar las fichas de los jugadores que se fueron del club rojinegro y que actualmente están entrenando con lo que ellos consideran su nuevo club.