Ir a contenido

Puesta de largo

Morata: "Si estoy aquí es porque yo he querido"

El delantero se muestra entusiasmado en su presentación con el Atlético de Madrid, sin referencias directas a su pasado madridista

Alejandro García

Álvaro Morata en su presetnación como jugador del Atlético de Madrid. / AFP

Álvaro Morata en su presetnación como jugador del Atlético de Madrid.
Álvaro Morata durante su primer entrenamiento con el Atlético de Madrid.

/

Pasando de puntillas por el debate sobre su pasado como madridista que divide a la afición atlética, Álvaro Morata se presentó como nuevo jugador del Atlético de Madrid cargado de la confianza y la ilusión que había perdido en Londres.

“No tengo que explicarte lo que significa esta camiseta… Tampoco la exigencia de Simeone a todo el vestuario. Te deseo suerte y que te olvides de lo que te espera ahora, los dimes y diretes”, terminó el presidente Enrique Cerezo su discurso inicial en la presentación de Morata, vaticinando un batallón de preguntas polémicas sobre su pasado madridista que, después, no fue para tanto.

“Hoy no tengo que explicar mis sentimientos, si estoy aquí es porque yo he querido. Tengo que hablar en el campo”, es casi todo lo que tuvo que defenderse Morata, entre la división de la afición del Atlético, sobre los que tienen dudas de su implicación con el club antes de que debute.

La última gran oportunidad

Con 26 años y después haber pasado por el Madrid, en dos etapas, la Juventus y el Chelsea, la carrera de Morata, dirigida a conquistar las más altas cotas, encuentra en el Atlético de Simeone la mejor y, probablemente, la última oportunidad de ser importante en un gran club europeo.

Arropado por su familia, con sus dos bebés ataviados como para saltar al césped del Metropolitano, en una ceremonia cargada de guiños a su pasado atlético, Morata posó con su nueva camiseta con número 22 henchido de entusiasmo: “Estoy muy contento y orgulloso. La vida da muchos rodeos, pero el destino era que estuviera aquí y significa mucho para mí”, dijo el atacante.

Amigos antes que compañeros

Emocionado con su nuevo club, sus nuevos compañeros y su nuevo entrenador, el discurso de Morata se fue llenando referencias directas y personalizadas a, los que dijo, eran sus amigos antes que sus compañeros: “Me siento parte de este club otra vez desde hace un par de semanas, no me siento nuevo, los compañeros me han hecho formar parte del equipo antes de que nada estuviera cerrado. No puedo esperar a entrenar con mis compañeros, ver a Koke, que era más alto que yo”, bromeó.

Tras su llegada al Chelsea el verano de 2017, a cambio de 66 millones de euros y después de no disfrutar del protagonismo que deseaba en el Madrid, todo parecía dispuesto para que el madrileño demostrara que puede ser el delantero titular de un gran equipo. Pero en su primer año en Londres perdió la titularidad, se quedó fuera del Mundial y, esta temporada, con Sarri y con expectativas renovadas, terminó de nuevo en el banquillo y sin celebrar los pocos goles que marcaba, con un aparente enfado constante con el mundo.

“Cuando apareció la posibilidad del Atlético, se paró todo lo demás. Le agradezco a Simeone que haya apostado fuerte para que yo esté aquí”, confesó un Morata que tiñó de visceralidad su puesta de largo como rojiblanco.

Posibles salidas

Antes de presentar a Morata, el Atlético cedió a Gelson al Mónaco y todavía está pendiente de cerrar otra salida antes de que se cierre el mercado, mañana, para evitar problemas con el límite salarial que le marca La Liga. En la rampa de salida está el croata Kalinic, aunque también el Wolverhampton podría comprar al cedido Jonny Otto.