Ir a contenido

El retorno del piloto

Alonso se resigna a un papel secundario en Daytona

Mazda y Acura dominan una clasificación que deja en sexta posición al equipo del asturiano

Miguel Martínez

Fernando Alonso, durante la sesión de clasificaciones.

Fernando Alonso, durante la sesión de clasificaciones. / EFE

No ha elegido Fernando Alonso el coche más competitivo en su objetivo de adjudicarse la icónica carrera de las 24 Horas de Daytona que se celebran este sábado y domingo en el sur de Estados Unidos. La clasificación dejó claro que los coches de Mazda —primero y cuarto— o los de Acura —segundo y tercero— parten como grandes favoritos, con casi un segundo de por vuelta de diferencia sobre los Cadillac, entre los que el equipo de Fernando Alonso ha sido segundo y arrancará por tanto en el sexto lugar de la parrilla.

Oliver Jarvis marcó la 'pole' para el primer Mazda, por delante de los Acura de Ricky Taylor y Juan Pablo Montoya, mientras que entre los Cádillac, Jordan Taylor fue el encargado de la clasificación en el equipo de Fernando Alonso, pero no pudo superar a Felipe Nasr con el primero de los coches americanos, a siete décimas de la 'pole'. "Todo el mundo me dijo que tenía que correr para un equipo americano para ganar en Daytona, porque el 'Balance of Performance' nunca es el mismo que para los equipos europeos", lamentó Alonso, que ha visto como ese 'Balance of Performance', o lo que es lo mismo, el paquete de medidas de correctoras —flujo de combustible, peso, capacidad del depósito, etc— con el que los organizadores intentan igualar las fuerzas entre los equipos, han beneficiado claramente a los japoneses de Mazda y Acura (la marca de prestigio de Honda).

La queja

"Este año estoy en un equipo americano, pero todavía no tenemos el mismo 'Balance of Performance' que los demás. Pero, como digo, tenemos buena fiabilidad y nos llevamos una buena experiencia, así que estamos en una buena posición y debemos ejecutar la carrera a la perfección. Creo que empezar desde la tercera fila era lo máximo. Hemos estado a cuatro o cinco milésimas del otro Cadillac, que simplemente ha sido más rápido que nosotros”, concluyó el asturiano.