Ir a contenido

SEGUNDA DERROTA CONSECUTIVA

Francia aleja a los 'Hispanos' de las medallas en el Mundial de balonmano

José María Expósito

Gedeón Guardiola y Eduardo Gurbindo cierran el paso a Nikola Karabatic.

Gedeón Guardiola y Eduardo Gurbindo cierran el paso a Nikola Karabatic. / AP / MARTIN MEISSNER

Solo una complicadísima carambola permitiría ya a España luchar por las medallas en el Mundial de balonmano. Los 'Hispanos' se quedaron este sábado prácticamente sin opciones de acceder a semifinales al perder contra Francia (33-30) en un partido en el que siempre fue a remolque. Ni los 11 goles de Ferran Solé, elegido MVP del partido, ni las paradas del talismán Arpad Sterbik, reclutado otra vez de urgencia con el torneo comenzado, evitaron que España encadenara su segunda derrota y quedara casi condenada a luchar por una plaza en el Preolímpico.

Francia volvió a ser la bestia negra de España, aunque realmente fueron los propios errores los que condenaron al conjunto de Jordi Ribera. El seleccionador ya había avisado de que la paciencia en el ataque iba a resultar clave en el choque, pero sobre la pista no hubo ni rastro de esa pausa que reclamaba y las pérdidas de balón se sucedieron a lo largo de todo el partido. Tampoco en defensa se logró una continuidad que permitiera que el marcador se moviera a menor velocidad.

Ataques alocados

Francia anotó en sus cinco primeros ataques, mientras España se empeñaba en intentar filtrar balones al pivote que irremediablemente acababan en pérdida y contragolpe francés. Si los 'Hispanos' se mantenían en el partido era por Solé, autor de nueve tantos en la primera mitad, lo que a duras penas contrarrestaba el acierto de Fabregas y los latigazos de N'Guessan. El descontrol era tal que incluso jugando en inferioridad España perdía balones por jugar ataques rápidos sin sentido.

Ribera recurrió entonces a Sterbik. El portero serbio de 39 años llegó a Colonia a las 11 de la mañana, reclutado de urgencia tras la lesión de Corrales, a quien el viernes le cayó una valla publicitaria de leds en la rodilla durante el entrenamiento. No era una situación nueva para Sterbik, que hace un año ya tuvo que acudir al auxilio de España en las semifinales del Europeo (también contra Francia), entonces para relevar al lesionado Pérez de Vargas.

España perdía por una peligrosa renta de cinco goles (17-12), pero tres paradas consecutivas del portero impulsaron la reacción de la campeona de Europa, que se fue viva al descanso (17-15). Otra pérdida en la primera acción de la segunda mitad concedió un gol a puerta vacía, pero Sterbik seguía en modo cerrojo y Solé firmó el empate a 18. 

"A pegar nosotros también"

En casi siete minutos, España no encajó ni un gol con Sterbik (sí uno a puerta vacía). Pero la injusta segunda exclusión a Viran Morros descentró al equipo y Francia aprovechó para volver a despegar con un parcial de 6-1. "Defensa 6-0 y a tocar a la gente", gritó Ribera en un tiempo muerto, cansado de la poca contundencia de sus hombres. "Están pegando, vamos a pegar nosotros también", reclamó uno de los jugadores.

La tercera sanción a Morros indignó al técnico, pero espoleó a sus pupilos, que volvieron a apretar en el tramo final y tuvieron dos posesiones para ponerse a un gol de una nerviosa Francia, pero las paradas de Vincent Gérard sellaron el triunfo galo.

Pensar en Tokio

"Ha habido decisiones un tanto extrañas de los árbitros", se quejó Daniel Sarmiento. Sterbik, que recién aterrizado ni siquiera sabía qué día es el próximo partido (lunes contra Brasil, 18 horas), reclamó en cambio que "hay que jugar mejor para ganar" y "estar donde queremos estar, que es en Tokio". "Debemos centrarnos en el objetivo de conseguir plaza en el Preolímpico. El premio es muy grande, así que hay que levantase como sea", remató Julen Aguinagalde.

Francia, 33 - España, 30

Francia: Gerard; Porte (-), Mem (5), Mahe (4, 2p), Nikola Karabatic (1), Guigou (4, 3p) y Fabregas (6) -equipo inicial-, Dumoulin (ps), Remili (2), Lagarde (-), Richardson (4), Grebille (2), N'Guessan (3), Abalo (2), Luka Karabatic (-) y Dipanda (-).

España: Pérez de Vargas; Solé (11, 3p), Gurbindo (1), Gedeón Guardiola (1), Morros (-), Raúl Entrerríos (5) y Ángel Fernández (-) -equipo inicial-, Sterbik (ps), Alex Dujshebaev (3), Sarmiento (4), Aginagalde (1), Cañellas (-), Aleix Gómez (-), Ariño (1), Goñi (-) y Figueras (3, 1p).

Marcador cada cinco minutos: 3-2, 6-4, 9-8, 13-12, 17-12 y 17-15 (descanso); 20-18, 23-19, 26-21, 29-24, 31-27 y 33-30 (final).

Pabellón: Lanxess Arena de Colonia (18.000 espectadores).

Árbitros: Jorum y Kleven (Nor). Excluyeron por dos minutos a Mem, Luka Karabatic (2) y Nikola Karabatic, por Francia; y a Gedeón Guardiola, Morros (2) y al técnico Jordi Ribera, por España.

Temas: Balonmano