Ir a contenido

VUELVE LA LIGA AL BERNABÉU

El Sevilla contra la precariedad del Madrid

Solari, que recupera a Courtois de la lista de lesionados, confirma que Benzema puede jugar pese a la fractura en su dedo

Alejandro García

Karim Benzema con el dedo entablillado en el último entrenamiento del Madrid.

Karim Benzema con el dedo entablillado en el último entrenamiento del Madrid. / EFE

La caída y disolución del proyecto Lopetegui comenzaron con aquel 3-0 que sufrió en su visita a Sevilla en la primera vuelta. Entonces el equipo de Machín ya puso sobre la mesa las vergüenzas de un equipo que, pese al cambio de entrenador, persisten de manera fehaciente.

El calendario asimétrico ha deparado la devolución de la visita en el primer partido de la segunda vuelta, un duelo envenenado para Solari, en el que se va a medir la capacidad de subsistencia un Madrid que llega con el agua al cuello, en una constante dinámica de juego poco consistente y una impotencia creciente que condiciona, incluso, la lectura de cada victoria blanca.

Pobre bagaje

El pobre bagaje que acumula el equipo de Solari en 2019, con una victoria inmerecida en el Villamarín y una clasificación indecorosa en Copa, no anima a pensar que el renacimiento de un proyecto moribundo se vaya a producir ante la solidez del sistema de tres centrales del Sevilla, más aún con los problemas de lesiones que merman los limitados recursos de Solari.

La imagen de un técnico ilusionado y entusiasmado con la que se presentó Solari hace un mes y medio, escuchando atentamente las preguntas, intentando enarbolar un discurso con contenido, con ideas más o menos complejas... ha ido degradándose hasta reducir a la mínima expresión sus comparecencias de prensa, constantemente hostigado por preguntas incómodas de las que se ha especializado en escapar con mensajes vacíos, al tiempo que solo se explaya para ensalzar un espíritu ganador y de sacrificio que luego su equipo no ratifica sobre el campo.

Benzema juega

La única noticia que se extrajo de su comparecencia previa al partido fue la confirmación del alta momentánea de Benzema, que entrenó con normalidad y apunta a titular después de retirarse del último partido con una fractura en la falange del dedo meñique. “No es un problema para que desarrolle su carrera de futbolista, ni este fin de semana, ni el miércoles, ni el que viene. Está bien”, explicó el técnico blanco restando importancia al percance que padece el francés.

En el último entrenamiento antes de recibir al Sevilla, Solari pudo contar con Courtois, ya recuperado de sus molestias musculares, pero siguen trabajando al margen del grupo los lesionados Kroos, Llorente y Mariano, junto a Bale, según explicó el técnico después, todos aún sin el alta médica pero en las últimas fases de sus procesos de recuperación. Más lejos de reaparecer siguen Asensio y Vallejo, el último en caer lesionado.

Silencio sobre Isco y Marcelo

Solari eludió en la previa todos los temas espinosos, desde la posible sanción al Barça por alineación indebida en Copa, que no se produjo; hasta el cuestionable momento de forma que atraviesa Marcelo: “Trabajamos para que todos estén al cien por cien”, repitió hasta tres veces en sendas preguntas sobre el brasileño. Todo, claro, pasando por el tema vertebral de la temporada: “He respondido más de cien preguntas sobre Isco. Es un gran jugador y todos tienen las mismas opciones de jugar que todos”, contestó con desidia el argentino, entre escapatorias más o menos justificadas.