Ir a contenido

DESENLANCE DEL MARATONIANO RALLY

El catarí Al-Attiyah y el australiano Price conquistan el Dakar peruano

El piloto de Catar dominó a placer las dunas peruanas con su poderosísimo Toyota y se convierte en tricampeón

Price, lesionado, se convirtió en el gran héroe del equipo austriaco KTM, que gana su 18ª corona en el desierto

Emilio Pérez de Rozas

El catarí Nasser Al-Attiyah (Toyota) celebra su tercera victoria en el Dakar.

El catarí Nasser Al-Attiyah (Toyota) celebra su tercera victoria en el Dakar.

Tal y como estaba más o menos previsto, al menos en el apartado de coches, el Rally Dakar-2019, celebrado durante 10 etapas en los desiertos de Perú, se ha resuelto a favor del piloto cataría Nasser Al-Attiyah y su poderosísimo Toyota y el piloto australiano Toby Price, que permitió a la no menos poderosa fábrica austriaca KTM celebrar su victoria nº 18 en el mítico rally maratoniano.

Al-Attiyah se ha proclamado campeón del Dakar por tercera vez en su carrera (2011,2015 y 2019), por delante del catalán Joan 'Nani' Roma y Àlex Haro (Mini) y del francés Sébastien Loeb, que terminaron en segundo y tercer lugar, respectivamente.

Al-Attiyah dio así el primer Dakar para la marca japonesa Toyota, que compite en el rally desde hace ocho años, un triunfo que el cataría aseguró en la última y décima etapa, cuyo ganador fue el español Carlos Sainz (Mini), quien ganó su primera etapa de esta edición del rally tras haber atravesado muchos problemas en carrera.

Toby Price y Matthias Walkner, ambos con KTM, celebran el doblete del Dakar. / EFE / ERNESTO ARIAS

Al-Attiyah hizo un rally redondo en el que lideró la carrera de principio a fin, a excepción del segundo día, y en el que completó los más de 5.000 kilómetros de recorrido de este Dakar sin ningún percance serio, al contrario que sus rivales, que fueron eliminándose por el camino.

Price (KTM), por su parte, ha ganado hoy su segundo rally Dakar en motos (2016 y 2019) al quedar por delante del austríaco Matthias Walkner (KTM) y el chileno Pablo Quintanilla (Husqvarna), con el que mantuvo un duelo por la victoria final hasta la última etapa.

Price volvió a imponerse en el rally más duro del mundo, como ya hizo en 2016, a pesar de que llegó a la carrera con mucho dolor en la muñeca derecha, a causa de una lesión que se produjo un mes antes de comenzar el Dakar que le obligó a pasar por el quirófano.

Gran papel de Mena y Sanz

Quintanilla no pudo recuperar el minuto de diferencia que le separaba de Price antes de esta última etapa, en la que sufrió una caída al emplearse a fondo para intentar adelantar al australiano, lo que terminó por relegarle a la tercera posición, a más de 20 minutos del campeón.

Hay que destacar el espectacular papel de los catalanes Oriol Mena (Hero), que finalizó en novena posición en motos, y, cómo no, Laia Sanz (KTM), que, sin apenas entrenamiento y tras tres meses enferma, terminó este jueves su noveno Dakar de manera consecutiva y lo hizo en la 11ª plaza, lo que supone su segunda mejor actuación en el rally más duro del mundo tras la novena posición que logró en el año 2015.

Sanz acabó a un paso de meterse entre los diez primeros a pesar de que a este Dakar llegó sin casi haber entrenado en los últimos meses por culpa de una infección vírica y bacteriológica que le obligó plantearse a no participar pocas semanas antes del inicio.

Temas: Dakar