Ir a contenido

DECISIÓN PERSONAL

El trauma del deportista con cuerpo equivocado

Louise Sand, una talentosa extremo sueca de balonmano deja del deporte porque quiere convertirse en hombre

Sergi López-Egea

Louise Sand en un partido con la Selección de Suecia.

Louise Sand en un partido con la Selección de Suecia. / ROSS KINNAIRD (GETTY IMAGES)

El trastorno de identidad de género está considerado como un problema psicológico que sufren aquellas personas que sienten una disforia debido a la discordancia entre su identidad de género y su sexo asignado al nacer. Es decir, para escribirlo de una forma clara y precisa, consideran que viven en un cuerpo equivocado y no admiten como propio el sexo con el que nacieron. Y cuando, además, la persona que lo sufre es un deportista famoso y practica su especialidad con habilidad, ante los focos de las cámaras, el aplauso o abucheo del público y la presión de los medios informativos, entonces el problema se agrava, crea una situación de estrés y provoca una decisión drástica e irreversible como ha sido el caso, esta semana, de la estrella del balonmano sueco, Louise 'Loui' Sand.

Como mujer ha jugado más de un centenar de partidos internacionales con Suecia, 105 en concreto. Con 26 años seguía teniendo un futuro brillante con el pequeño balón entre sus manos y un contrato interesante con el conjunto francés del Fleury Loriet HB, un club ubicado en la pequeña ciudad de Fleury les Aubrais, al norte de Orleans. Ha renunciado a todo porque quiere vivir su vida de verdad y porque, confiesa, "he nacido con el cuerpo equivocado". En el 2012, cuando ganó con su país de adopción el Mundial júnior se dijo que no había mejor extremo por el ala izquierda y comenzó enseguida una carrera relámpago que parecía no tener fin… hasta esta semana.

Hej, detta är jobbigt och samtidigt befriande att berätta för er. Jag har nu valt att lägga handbollskorna på hyllan föralltid. Jag har brutit mitt kontrakt med mitt klubblag Fleury. Klubben och tjejerna har varit helt underbara. Tack ”alla” klubbar för dessa år. Tack alla tjejer jag fått äran att spela med och allt folk runtomkring idrotten. Tack för att jag har fått äran att bära den svenska landslagströjan i så många år, kom upp i mer än 100 landskamper. Trodde jag aldrig. Tack också mamma och pappa för att ni alltid har kört mig till matcher och träningar sen jag varit liten, framförallt att ni stöttar mig genom detta och älskar mig oavsett vad, samma med mina älskade polare. Jag älskar er. Det finns en anledning varför jag har slutat, detta kan ni lyssna på i utkastpodden (Spotify/podcaster) i extraavsnittet nu där jag lägger alla korten på bordet. Jag har lyssnat på avsnittet och jag låter väldigt känslokall och pratar om detta som ingenting. Men det var svårt att göra det på något annat sätt, stakar mig även på en del ord. Jag hoppas ni förstår och respekterar mitt beslut. Nu är det dags att leva mitt liv på riktigt ❤️

Una publicación compartida de  Loui Sand�� (@louisand) el 

Louise, Loui a partir de ahora, nació el 27 de diciembre de 1992 en Sri Lanka y cuando solo tenía cuatro meses fue adoptada y viajó a su nueva ciudad, Gotemburgo. De bien pequeña ya comenzó a destacar en el mundo del balonmano por su extraordinaria mobilidad por el ala izquierda con lo que empezó una carrera meteórica que la llevó a ganar cuatro títulos en Suecia después de destacar como figura de la selección júnior. Gracias a sus actuaciones se fijó en ella la Liga francesa, a la que ahora ha renunciado.

Los motivos

Fue en Instagram donde comunicó la decisión a sus seguidores. "He roto mi contrato con mi equipo francés, el Fleury. El club y las chicas han sido absolutamente maravillosos conmigo. Espero que todos vosotros comprendáis y respetéis mi decisión. Ahora es el momento de vivir mi vida de verdad", escribió Sand. Luego, ante las cámaras de la televisión sueca, añadió realmente las razones que le han llevado a renunciar a su carrera deportiva.

"Lo he pasado muy mal en los últimos tiempos -dijo Sand en la televisión de su país-, siempre he sabido a qué se debía, lo que de alguna manera es bueno para mí. Desgraciadamente he nacido en el cuerpo equivocado. Si fuera una persona anónima sin minutos en la pantalla de televisión todo habría sido mucho más sencillo.

Ahora siente un alivio, tal como también reconoció en Suecia porque, entre otras cosas, su retirada del deporte profesional no ha sido algo improvisado sino una situación que llevaba valorando mucho tiempo. Y no en solitario, sino con el apoyo de su pareja, también deportista y profesional. Sand comparte su vida con una estrella de la selección sueca de fútbol, la defensa Emma Berglund, una de las figuras del París Saint Germain. “Ahora me siento muy liberada por no tengo que responder a preguntas sin necesidad de mentir. Siempre he sido una persona muy abierta.

Tratamiento hormonal

Sand no ha querido hacer público más detalles de su vida privada. Solo se sabe que, una vez finalizada su etapa profesional, comenzará un tratamiento a base de hormonas, aunque no ha querido dar pistas si finalmente se someterá a una operación de cambio de sexo para ser Loui a todos los efectos posibles.

Con el apoyo de amigos y familiares Sand inicia una nueva vida en la que, además, tendrá la puerta abierta por si desea volver a jugar como hombre. A su favor tiene el precedente de Hanna Mouncey, antes Callum Mouncey, que disputó el Mundial masculino de España (2013) con Australia y que a partir de ahora defenderá la misma camiseta, aunque como mujer, en el futuro Mundial de balonmano que se celebará ene Japón contodos  los papeles en regla.

Temas: Balonmano