21 feb 2020

Ir a contenido

SANCIÓN EJEMPLAR

El Inter de Milán acepta el cierre de su estadio por dos partidos por racismo

La directiva del equipo no apelará la decisión de la Serie A de clausurar el campo milanés

Koulibaly se queja de su expulsión en el partido ante el Inter.

Koulibaly se queja de su expulsión en el partido ante el Inter.

El Inter de Milán decidió que no apelará a la sanción de jugar los próximos dos partidos en su estadio a puerta cerrada. La pena la ordenó el Tribunal de Disciplina de la Serie A a consecuencia de los cantos racistas por parte de la afición local hacia el senegalés Kalidou Koulibaly del Nápoles, en el duelo entre milaneses y napolitanos de diciembre pasado.

El próximo domingo, en el compromiso que el Inter tiene ante el Sassuolo por Copa Italia, será el primero de la sanción y, el 19 de enero, ante el Sassuolo, será el segundo. Pero, para ese último encuentro, la directiva le pidió a la Federación italiana si pueden invitar a escolares locales.

Fue el pasado 26 de diciembre cuando Koulibaly sufrió insultos y cantos racistas en reiteradas ocasiones por los seguidores del InterCarlo Ancelotti, entrenador del Nápoles, intentó tres veces que el partido se detuviera, pero no tuvo éxito. El senegalés, para colmo, se retiró expulsado y los 'Azurris' perdieron 1 a 0 en el tiempo añadido.