Ir a contenido

INICIATIVA CURIOSA

Lendoiro pide que los partidos duren 70 minutos efectivos

Según la propuesta se reduciría la pérdida excesiva de tiempo, tal como sucedió el domingo en el derbi gallego entre el Depor y el Lugo

Imagen del derbi Depor-Lugo, en la cuenta oficial de Twitter del Deportivo.

Imagen del derbi Depor-Lugo, en la cuenta oficial de Twitter del Deportivo. / TWIITER / DEPORTIVO

El expresidente del Deportivo Augusto César Lendoiro ha sugerido que el fútbol tome ejemplo de otros deportes y en lugar de partidos de 90 minutos de tiempo corrido sean de 70 minutos de juego efectivo. "Yo propondría que la duración de los partidos fuese de 70 minutos, divididos en dos tiempos de 35 minutos de juego efectivo", explica en un comunicado a raíz de que en el derbi gallego del pasado domingo entre el Deportivo y el Lugo (0-0) las pérdidas de tiempo fueron numerosas.

Según Lendoiro, con su propuesta "se ayudaría de forma especial al árbitro porque desaparecería la deliberada pérdida de tiempo, las lesiones simuladas, las quejas del respetable al final del encuentro porque no existirían dudas sobre la justicia del tiempo disputado y la bocina, al llegar el cronómetro a cero, señalaría el final del encuentro".

Ayuda para los árbitros

"El actual reloj del fútbol, que no contenta a nadie, no solo está estropeado, sino que está agotado, no tiene arreglo. Es necesario cambiarlo y más con la llegada de las nuevas tecnologías. Los árbitros serían los grandes beneficiados al ver eliminada esa absurda responsabilidad que tienen y el aficionado celebraría la oportunidad de la medida", añade.

Lendoiro pone como ejemplo el partido entre el Deportivo y el Lugo, en el que el colegiado Ávalos Barrera concedió cuatro minutos y alargó un poco más el añadido, aunque el tiempo de juego efectivo fue mínimo, algo que criticaron los jugadores del conjunto coruñés.

"La ampliación de los 90 minutos reglamentarios se fue hasta los 5.23, lo que debería suponer una satisfacción para la hinchada herculina, pero, con razón, se tornó en protesta generalizada. ¿Por qué? Muy sencilla, porque de los cinco minutos y medio alargados tan solo se jugó un minuto y 16 segundos de tiempo efectivo", sostiene el expresidente.