03 jul 2020

Ir a contenido

LA CRISIS DEL CLUB CATALÁN

Oliver: "Si no vendemos, la continuidad del Reus será muy difícil"

"No puedo asegurar que el club cumpla 110 años de historia", dice el máximo accionista

Joan Vidal

Joan Oliver, máximo accionista del Reus Deportiu.

Joan Oliver, máximo accionista del Reus Deportiu. / IGNASI PAREDES

El máximo accionista del Reus Deportiu, Joan Oliver, dio la cara el día después de perder a cinco efectivos imprescindible de una plantilla que ha quedado reducida a 13 unidades. Tensa rueda de prensa, de una hora y media de duración, en la que se ha dado explicación de los motivos por los que el equipo ha llegado a la situación actual y cual es el futuro que depara a la entidad afincada en la calle Recasens y Mercader.

El consejero delegado ha asegurado que pagó de su bolsillo, y el de sus allegados más próximos, las fichas de los once componentes del conjunto reusense que están al día de las nóminas para hacer viable la continuidad del equipo en Segunda División. En cuanto al núcleo duro, a los jugadores que ha perdido por el camino, el máximo accionista ha asegurado que no tenía claro el límite impuesto para realizar el abono de las nóminas y que pensaba que predominaba la denuncia por vía jurídica, a la que se acogieron los jugadores antes de ir al procedimiento abreviado que contempla el convenio colectivo entre la AFE y LaLiga. Fran Carbia, Edgar Badia, Tito Ortiz, Mikel Villanueva, Shaq Moore y Vitor Silva ya buscan nuevos retos en sus carreras deportivas lejos de la pesadilla que han vivido durante cuatro meses en el Reus Deportiu.

Oliver ha reiterado continuamente que el club "está en venta" y que "me quiero ir",  y que las negociaciones empiezan a partir del pago de cinco millones de euros, la deuda existente. "Mis acciones las regalo pero se tiene que arreglar el momento financiero". El consejero delegado ha explicado que ha encontrado diferentes posibles compradores pero nunca a uno que asegurara el pago de toda la deuda. El motivo por el cual la entidad ha llegado a la deuda actual es, siempre según el máximo accionista, "a que somos el equipo con menos ingresos y con menos abonados. De media hemos perdido un millón de euros anuales".  Los problemas no acaban aquí; el día 8 de enero el Reus Deportiu puede quedarse sin la participación de David Querol y Jesús Olmo, también acogidos desde ayer al procedimiento abreviado. Joan Oliver espera resolver el pago aunque en ningún momento se ha mostrado seguro de que sea capaz de hacerlo. La confianza en el filial, actualmente en tercera división, es total y espera completar las convocatorias con jugadores jóvenes que estén dispuestos a asumir retos mayúsculos.

Elogios a Bartolo

Palabras de elogio para el actual técnico, Xavi Bartolo, que sigue sin ver en su cuenta corriente el resultado del trabajo diario sobre el terreno de juego. El sentimiento dentro de los que quedan, aquellos que debían entrenar este sábado pero que finalmente lo harán el día 2 de enero, es de quererse ir. "No queremos que nadie esté a disgusto, pero no podemos dejarlos ir si no nos aseguran que podemos hacer movimientos para sustituirlos". Nadie asegura que a final de temporada el Reus sufra un descenso administrativo, por el expediente abierto, aunque Oliver cree que si se arregla la situación financieramente y el conjunto del Baix Camp es capaz de salir de la zona de descenso, podrá continuar en la categoría de plata del fútbol español.

Momento muy delicado en Reus. El Consejo de Administración sigue trabajando a contrarreloj para encontrar un inversor capaz de hacer frente a una deuda que sigue aumentando día tras día. "No puedo asegurar que el club cumpla 110 años de historia, pero trabajo cada día para que sea así". En la previa de la rueda de prensa un numeroso grupo de aficionados se ha reunido en los aledaños del Municipal para increpar y recriminar a Joan Oliver la gestión económica del club.

Deportivamente, el Reus visitará al Málaga el 6 de enero a las 20 horas, en principio, con los 13 futbolistas que quedan en plantilla. Dos días después, esta se podría ver reducida hasta 11 jugadores.