Ir a contenido

FALLECIMIENTO DE UN HINCHA EN MILAN

El Inter, castigado a jugar dos partidos a puerta cerrada tras los insultos racistas a Koulibaly

El defensa franco-senegalés del Nápoles es sancionado con dos partidos por la expulsión en las postrimerías del partido

El sector de la grada de San Siro que ocupan los seguidores radicales permanecerá cerrado un tercer encuentro

Emilio Pérez de Rozas

Kalidou Koulibaly se queja tristemente por su expulsión tras haber pasado todo el partido oyendo como le insultaban los hinchas del Inter.

Kalidou Koulibaly se queja tristemente por su expulsión tras haber pasado todo el partido oyendo como le insultaban los hinchas del Inter. / REUTERS / ALBERTO LINGRIA

El Inter de Milán deberá disputar los dos próximos partidos a puerta cerrada después de los insultos racistas que recibió el defensa senegalés del Nápoles Kalidou Koulibaly en el partido del miércoles contra el Nápoles en San Siro. Asimismo, Koulibaly fue suspendido con dos partidos tra ser expulsado por aplaudir sarcásticamente al colegiado.

De añadido, el sector del estadio que ocupan los seguidores ultras permanecerá cerrado por un tercer encuentro. Así se han saldado los incidentes que envolvieron el partido después de que durante la jornada se especulara incluso con la suspensión del campeonato liguero. No solo hubo insultos racistas sino choques entre seguidores ultras que causaron la muerte de un aficionado interista.

Gabriele Gravina, presidente de la Federación Italiana de Fútbol (FIGC, Federazione Italiana Giuoco Calcio), llegó a asegurar a la web del ‘Messaggero’, de Roma, que se estaba planteando con sus directivos la posibilidad de suspender la Serie A.

Profunda reflexión

“Las noticias son, ciertamente, muy recientes y debemos hacer una profunda reflexión al respecto. Debemos pensar si es un problema del fútbol, de orden público o de los seguidores. Vamos a estudiarlo bien, pero el problema es que no es la primera vez que ocurre, eso es lo grave. Lo que ha ocurrido es muy grave y yo, en el campo, vi gente muy nerviosa. Habrá que analizar bien el acta arbitral. Hasta los jugadores estaban todos muy nerviosos en ese partido de San Siro”, explicó Gravina.

Matteo Salvini, ministro del Interior italiano, ha anunciado que convocará a los dirigentes de los clubs de fútbol de la Serie A y Serie B y a los responsables de los grupos ultras tras la muerte del seguidor del Varese, en Milan. "En el 2018, no se puede morir por ir a un partido de fútbol. Los estadios tienen que ser un lugar de diversión y no de violencia", que aseguró que la cita se producirá la próxima semana.

El Gobierno italiano convocará, la próxima semana a los clubes y líderes ultras para tratar de pacificar la situación del calcio

El partido, en el que hubo continuos gritos y cánticos racistas contra el defensa del Nápoles, Kalidou Koulibaly, que, finalmente, resultó expulsado por dos tarjetas amarillas, sin duda, la segunda provocada por su enorme estrés, empezó con un gravísimo enfrentamiento entre aficiones ultras de uno y otro equipo, de Inter y Nápoles, además de añadirse seguidores del Varese y Niza, que les estaban esperando en los alrededores de San Siro. En esa pelea, que hubo múltiples cuchilladas, se produjeron cuatro heridos, dos de ellos muy graves y uno de ellos, Daniele Belardinelli, ha muerto esta mañana en un hospital, víctima de un autropello automovilístico en los alrededores del estadio.

Una situación desesperada

Koulibaly, defensa central del Napolés, de origen senegalés, fue expulsado en el minuto 78 de juego tras una dura entrada a Desquilaro y protestar reiteradamente la decisión arbitral. Luego, en la conferencia de prensa, Carlo Ancelotti, técnico del conjunto napolitano, explicó el por qué de su reacción. "Hemos pedido tres veces que se suspendiese el partido. Koulibaly estuvo agitado y nervioso por esos cánticos y eso no fue bueno para nosotros, ni tampoco lo es para el Calcio", aseguró.  Además, el propio futbolista publicó un mensaje a través de su Twitter haciendo alusión al episodio sufrido: "Estoy orgulloso del color de mi piel. Ser francés, senegalés, napolitano: hombre". Repudiable actitud de los hinchas milaneses.

Carlo Ancelotti acompaña a su jugador Kalidou Koulibaly, camino del vestuario.  / AP / MARCO BERTORELLO

El calcio ha sufrido una nueva sacudida con este triste y trágico doble incidente, tanto por la reiterada aparición de gritos racistas como por la agresividad de las hinchadas ultras que, sin tener ya nada que ver con el partido que se celebra, parece citarse en los alrededores del estadio para pelearse. Todos los protagonistas del campeonato grande italiano, desde presidentes a jugadores, están interviniendo en las redes sociales o en los medios de comunicación on line para lamentar todos estos incidentes.

"Hemos pedido hasta tres veces al árbitro que suspendiese el partido, pues Koulibaly estaba desesperado, descentrado"

Carlo Ancelotti

Entrenador del Nápoles

Cristiano Ronaldo, por ejemplo, acaba de sumarse a la crítica de todo lo ocurrido publicando en su cuenta de Instagram un mensaje dedicado a Koulibaly: «En el mundo y en el fútbol debe haber educación y respeto. No al racismo y a cualquier ofensa y discriminación». El pasado año, por estas mismas fechas, Blaise Matuidi, jugador de la Juventus de Turín, ya inicio una campaña en contra del racista caundo, en un enfrentamiento con el Cagliari no cesaron de insuntarle, hace ahora un año. “He asistido a escenas racistas. No puedo dejarlo pasar. Las personas débiles intentan intimidar a través del odio. Yo no consigo odiar, simplemente siento que esas conductas sean un mal ejemplo. El fútbol es una forma de difundir la igualdad, la pasión y la inspiración, por eso estoy aquí. Paz”.

Estadística abrumadora

En esa mismas fechas se dio a conocer un informe de la Asociación de Futbolistas Italianos (AIC) donde, con datos estadísticos en la mano, se afirmaba que “el 36% de los incidentes que se producen alrededor del campeonato de la Serie A italiana son provocados por causa de la violencia y racismo”. Damiano Tommasi, presidente de la AIC, insistía, ya entonces, en que “debemos creer que esto se puede erradicar, nosotros creemos en ello y lo intentamos, pero estamos luchando solos”.

Sarri y los ultras del Chelsea

Se da la circunstancias que el técnico italiano del Chelsea, Maurizio Sarri, napolitano y mítico entrenador del Nápoles, acaba de hacer unas declaraciones refiriéndose al lamentable comportamiento, también racista, de un reducido grupo de seguidores ingleses, de visita a Watford, donde el equipo de Hazad ganó 1-2. “Todos en el club estamos contra ese tipo de comportamiento y yo ya he llegado a la conclusión de que se trata de un combate contra gentes estúpidas, un grupo reducido pues estoy convencido de que el 99% de nuestros seguidores son verdaderamente maravillosos. Hay que pelear contra los estúpidos, no contra los seguidores del Chelsea”.

Temas: Nápoles