AL AIN ESPERA EN LA FINAL

Mourinho desvía la atención del madridismo

El Madrid debuta este miércoles en el Mundial de Clubs con la semifinal ante el Kashima Antlers japonés

Santiago Solari, entrenador del Real Madrid, durante un entrenamiento en Abu Dabi.

Santiago Solari, entrenador del Real Madrid, durante un entrenamiento en Abu Dabi. / EPA

2
Se lee en minutos
Alejandro García
Alejandro García

Periodista

ver +

Entre Isco y Mourinho, la comparecencia de Solari previa al debut en el Mundial de Clubs (este miércoles, 17.30 h.) se convirtió en lo que es el club en estos momentos: una lucha constante por reconducir de cualquier manera las respuestas de cuestiones que incomodan. El entrenador se centró en el próximo rival, el Kashima Antlers japonés.

El convulso entorno que rodea al Madrid está lejos de apaciguarse ante un torneo visto siempre con suficiencia desde la confederación europea, pese al discurso del técnico blanco, pero, para Solari, el torneo tiene la trascendencia de un Mundial de selecciones. El argentino pelea por legitimar su posición, entre el regocijo periodístico ante la distante posibilidad (al menos desde parte de la cúpula y desde el vestuario) de que el Madrid vuelva a fichar a Mourinho como entrenador, recién despedido del Manchester United.

La vuelta de Mourinho

El alimento del mourinhismo renaciente entre el madridismo es el dubitativo vagar equipo de Solari, que va perdiendo por momentos el crédito que se ganó con unas victorias, en sus primeros partidos, tan necesarias como circunstanciales.

El nombre del portugués ya se ha unido la lista de temas recurrentes en el futuro cercano de Solari, si las buenas sensaciones y la contundencia siguen sin llegar. “¿Cómo podría inquietarme que haya rumores entorno al Real Madrid? Me parece normal”, espetó Solari tras diversas formulaciones de las mismas cuestiones, también respecto a Isco, una pregunta constante mientras un jugador de su calibre no recupere el protagonismo y el funcionamiento del equipo siga transmitiendo dudas alarmantes.

El papel de Isco

Prescindir sistemáticamente de Isco es un lujo que Solari no puede sostener demasiado tiempo sin el apoyo de unos resultados sólidos. El protagonismo del atacante no tiene visos de crecimiento inmediato, al menos lo que no cambian las respuestas evasivas de Solari: “Estamos concentrados en el Kashima”, respondió sobre su futuro inmediato. “Me encanta”, seco, breve y directo, sobre su juego. “Mi trabajo es que todos estén al máximo de sus posibilidades, y la gran mayoría lo está haciendo así”, dijo en última, sin nombrarlo.

Noticias relacionadas

Aunque los problemas físicos de Benzema y, sobre todo, de Bale y Asensio (los tres estuvieron con el grupo en el último entrenamiento) pueden abrir un hueco en el previsible once inicial de Solari, con muchos habituales titulares, la presencia de Isco sería una sorpresa. Tampoco se espera a Casemiro, recién recuperado de su lesión y en camino de llegar a punto una hipotética final (sábado, 17.30h.), eficazmente sustituido en su ausencia por Llorente.

Al Ain, a la final de su Mundial

<span style="font-size: 1.6rem;">El favoritismo de River Plate en la primera semifinal del Mundial de Clubs se fue diluyendo entre ataques del voluntarioso y dañino Al Ain emiratí, que llevó a los argentinos a un sufrimiento indecible hasta la tanda de penaltis, donde se impuso con pleno de acierto y ya espera rival en la final entre el Madrid y el Kashima.</span>