SORTEO DE CHAMPIONS

El Madrid evita problemas

El benévolo Ajax será el rival de los de Solari, ya en Abu Dabi para el Mundial de Clubs

Casemiro (c) ya recuperado de su lesión en el entrenamiento del Madrid en Abu Dabi.

Casemiro (c) ya recuperado de su lesión en el entrenamiento del Madrid en Abu Dabi. / EPA

2
Se lee en minutos
Alejandro García
Alejandro García

Periodista

ver +

Nada le hubiera venido peor a la precaria situación del Madrid que un rival duro en octavos de Champions, sobre todo para aderezar durante los meses venideros las críticas a su pobre rendimiento que se amontonan en crónicas y tertulias. El Ajax es un equipo que no infunde el temor de otros, aunque es un bloque más sólido que en los últimos años que ya ha demostrado que puede poner en problemas a un grande contrariado.

Evitados Liverpool, Tottenham y el reencuentro con el United de Mourinho, el benévolo Ajax será el rival del Madrid en octavos, un equipo histórico que ahora navega en otras latitudes y para el que avanzar de la fase de grupos ya ha sido un éxito, por delante del Benfica y sin perder ninguno de los enfrentamientos ante el Bayern de Múnich (1-1 y 3-3).

La solidez de Ajax

A la habitual hornada de jóvenes, liderada por de Ligt y de Jong (pretendidos por el Barça), el equipo holandés ha unido la madurez de Ziyech, Blind o Dusan Tadic, un fichaje antinatural del Ajax (el serbio de 30 años llegó en verano del Southampton inglés por 11’6 millones de euros), en medio de una política de proveer a los incipientes talentos de apoyos sólidos dentro de la plantilla.

No sería un rival para poner en demasiados problemas a un Madrid a pleno rendimiento, pero el equipo de Solari, ya en Abu Dabi a la espera de jugar la semifinal del Mundial de Clubs ante el correoso Kashima Antlers (miércoles, 17.30 h.), tiene problemas más acuciantes que su rival en una eliminatoria que se jugará dentro de dos meses (la ida el 13 de febrero  en Países Bajos y la vuelta el 5 de marzo en el Bernabéu).

Mucho que perder en Abu Dabi

Con el descrédito y las dudas que dejaron las dos dudosas victorias ante los colistas de La Liga (Huesca y Rayo) y la estrepitosa derrota en Moscú en Champions, el Mundial de Clubs llega para poner más presión sobre los hombros de Solari. El mérito de la victoria no será óbice para que los problemas en Liga perduren y sigan en primera línea de actualidad, mientras que una derrota haría tambalearse hasta el último andamio de la reconstrucción que emprendió el argentino desde que llegó al banquillo blanco.

Noticias relacionadas

Para la semifinal ante los japoneses de infausto recuerdo (llevó al Madrid de Zidane a la prórroga en la final del 2016, con un estelar Gaku Shibasaki) Solari llega con la principal duda de Asensio, con molestias tras volver a ser titular ante el Rayo por la ausencia de Bale. El mallorquín sigue partiendo desde el equipo suplente, como Isco, por detrás del galés y de Benzema, aunque los dos también llegan con problemas físicos.

En medio del plan de recuperación que espera completar Solari tras las vacaciones de navidad (vuelve a jugar el 3 de enero en Villarreal), Casemiro es la gran novedad para el próximo partido, al que también apuran para llegar Nacho y Mariano.