Ir a contenido

MEJOR FUTBOLISTA DEL MUNDO SUB-17

Claudia Pina, el futuro

"Todavía no me lo creo", dice la joven jugadora del Barcelona tras completar un vertiginoso año de éxitos

Marcos López

Claudia Pina posa en La Masia junto a la Bota de Plata y el Balón de Oro del mundial sub-17 femenino.

Claudia Pina posa en La Masia junto a la Bota de Plata y el Balón de Oro del mundial sub-17 femenino. / JORDI COTRINA

Camina lenta y tímidamente por el jardín de la moderna Masia. Lleva las dos manos ocupadas. En una lleva el Balón de Oro a mejor jugadora del mundo sub-17. En la otra, esa Bota de Plata que la acredita como la segunda máxima goleadora del torneo con siete tantos, empatada con la ghanesa Mukarama Abdulai, que los hizo en cuatro partidos.

No trae el diploma que le dio la FIFA a la mejor jugadora de la final tras completar ante México (2-1) un partido inolvidable. Marcó los dos goles, dejando, además, espectaculares jugadas. Claudia Pinanacida el 12 de agosto del 2001 en Montcada i Reixac, intenta asimilar ese vertiginoso viaje al éxito. "Todavía no me lo creo", dice. Y no es ningún tópico. Cuesta creer un camino tan veloz y, al mismo tiempo, tan lleno de éxitos.

Empezó a jugar a fútbol sala en su colegio de Montcada y Reixac. Eran tres niñas. El resto, niños


Empezó a jugar a fútbol sala en su colegio, el Elvira La Salle de Montcada. Eran tres niñas. El resto, niños. Tiene 10 años y el Espanyol la ficha para el alevín. Dos años más tarde, el Barça se la lleva al infantil, Marca 100 goles en 20 partidos en su segundo curso. Su fútbol va siempre por delante de su edad. Con 16 años, 5 meses y 2 días debutó en enero pasado con el Barça y batió el récord de precocidad de Patri Guijarro: 17 años, 3 meses,17 días. Tiene una hermana de 14 años que no juega a fútbol. Ella, sí. Ella estudia y juega. Estudia 2º de Bachillerato (cada tarde en La Masia) y se entrena con el primer equipo (cada mañana). Le gustaría hacer Educación Infantil.

Claudia Pina celebra uno de sus goles en la final del Mundial sub-17. / HÉCTOR VIVAS / GETTY

1.- "A los cinco minutos de verla, dije: 'Hay que ficharla, Xavi'"

(Jordi Ventura, técnico de fútbol base femenino Barça)

"Tuvimos una información de que había una niña que jugaba muy bien en el fútbol sala del Montcada. Pero nosotros en esa época no teniamos alevín. Y el Espanyol, sí. Por eso la fichó. Nosotros ibamos mirando su evolución. Hasta que, casualidades de la vida, nos hablan de que había otra jugadora del Espanyol del 2001 de la que mucha gente nos decía que era muy buena, muy buena... Nadie nos hablaba entonces de Claudia. Voy a ver un partido para seguir a la otra chica y... No voy a engañar a nadie. A los cinco minutos me salgo del partido y llamo a Xavi Llorens, que era nuestro coordinador entonces. ‘Xavi, la del 2001 que nos han dicho lo hace muy bien, pero a la que se debe fichar es a Claudia. Es de lo mejor que he visto en mucho tiempo. Tiene algo diferente, Xavi’.

Claudia Pina celebra su segundo gol a México en la final del Mundial sub-17. / AP / MATILDE CAMPODONICO

"Es algo genético, innato. Ella tiene una manera de jugar que, en aquel momento, no la tenía nadie" (Ventura)

 
Además, tengo otra anécdota. Veo aquel partido y la tengo anotada como zurda. ¿Pierna hábil? La izquierda. Pero el día que me reuní con ella y con su familia para incorporarla al infantil, le pregunto: ‘¿Con qué pierna chutas?’ Entonces, Claudia me responde: ‘Con la derecha, yo soy diestra’. Y yo le digo: ‘El día que fui a verte con el Espanyol metiste dos goles con la zurda’. Ella, que era súper tímida, súper tímida, me respondió. ‘Es que desde el fútbol sala me han enseñado a chutar con las dos piernas’. Es verdad.

Cuando la vi jugar, tenía movimientos de fútbol sala, como esa capacidad que tiene para girarse, ese movimiento que tiene para bascular con la cadera... Es algo genético, innato. Ella tiene una manera de jugar que, en aquel momento, no la tenía nadie. ‘La tenemos que fichar sí o sí, Xavi. No hace falta que vaya nadie más a verla’. Siempre ha jugado de delantera y contra niñas mayores. Pero el año pasado fue una falsa nueve".

Eva Navarro festeja con Claudia Pina el segundo gol a México / EFE / FEDERICA ANFITTI

2.- "Ve cosas en el campo que ni el entrenador ve"

(Pedro López, seleccionador español sub-20)

¿Cómo es Claudia? Diría que es capaz de ver en el campo cosas y situaciones que en ocasiones ni el entrenador ve. Se puede llegar a salir de la pauta de la jugada o de la accion ya establecida anteriormente. Es capaz de escapar de lo que has entrenado para darte una solución diferente.

Interpreta el fútbol, a veces con aciertos, a veces con errores, eso es evidente, pero siempre dándote alternativas distintas. Tan diferentes que ni tú las tenías previstas. O trabajadas. Ella hace cosas que no están en el libro. No se lo ha mandado nadie, no sé si lo ha visto en algún sitio, pero… ahí está Claudia haciéndolas.

Claudia posa con el Balón de Oro a mejor jugadora del Mundial sub-17. / JORDI COTRINA

"Claudia hace cosas que no están en el libro, tan diferentes que ni tú las tenías previstas"


Además, lo hace de forma natural. Ese tipo de jugadoras tienen muchas cosas que no son entrenadas. Lo llevan dentro. Incluso cuando se les da demasiadas indicaciones o intentas limitar esa expresión futbolística que ellas tienen tampoco es bueno. Lo que debes hacer es transmitirle información sobre determinados aspectos del rival, que tenga el dibujo de tu equipo en la cabeza (ella lo tiene) y, sobre todo, acompañarla en esa etapa de desarrollo para que luego, cuando quieras corregir errores, ya no sea demasiado tarde.

El entorno que tienen es fundamental. Familia, amigos, colegio, club... Si es bueno irás hacia adelante porque serás fuerte. No hablo de Claudia, hablo de todas en general. Si eres débil acabarás cayendo, como ya hemos visto en muchas ocasiones. Ya sabemos que las victorias o los éxitos debilitan. Creo que esa es la prueba que deben superar todas las chicas que estuvieron en Uruguay.

Viven en una etapa de formación, una etapa de crecimiento porque una jugadora sub-17 no indica siempre que vas a ser una estrella en la absoluta. Algunas se quedan en el camino y no por culpa suya sino porque han tenido un desarrollo temprano o porque otras jugadores las van superando.En el Mundial sub-20, por ejemplo, tuvimos un camino extremadamente difícil ya que cada partido estaba lleno de sufrimiento y de problemas físicos.

No tuvimos ni 30 minutos relajados durante el torneo. En los cuatro primeros partidos tuvimos tres jugadoras lesionadas: Ona, Lucía, la lateral, y Lucía, la delantera del Athletic. Ahora la veo jugar con su club y pienso: ‘Si hubiéramos tenido a Lucía en la final...’ No pudimos dar descanso a nadie a pesar de tanto estrés emocional como ibamos acumulando. Llegamos a la final sin Aitana, que había sido expulsada en la semifinal contra Francia, sin Lucía, sin la otra Lucía. Aun así, si metemos el 50% de las ocasiones que tuvimos..."

Claudia recibe el diploma como mejor jugadora de la final del Mundial sub-17. / EFE / RAÚL MARTÍNEZ

3.- "Es una esponja, lo va absorbiendo todo"

(Toña Is, seleccionadora sub-17) 

"Te da todo lo que quiere una entrenadora en todo momento. Claudia es súper completa, súper… Yo no había visto en mi vida a alguien así, una chica tan lista y menos de esa edad. Entiende todo lo que queremos, los movimientos que hace, es una pasada…. Me parece una jugadora que vamos a estar hablando de ella durante años si las lesiones la respetan. Una jugadora de nivel mundial. No solo en su categoría sino de algo que le va a hacer ser una jugadora muy oída en todo el mundo.

"Te da todo lo que quiere una entrenadora en todo momento, Claudia es súper completa, súper..." 


 ¿Cabeza? Sí, tiene. Es una chica que tiene los pies en la tierra, tiene la cabeza amueblada, de sobra. Sabe lo que quiere y cuando lo quiere y, sobre todo, en el momento en qué quiere hacerlo. Es adolescente, claro, pero ojalá no cambie su forma de ser. Ni como jugadora ni como persona. Va por el buen camino, está claro. Es una chica que parece despistada, pero no lo es nada. Ella es muy observadora, se fija en todo, intenta absorber todo lo que le dices, eso habla mucho de su carácter. Es algo que la ayuda muchísimo. Todas esas cosas que le decimos los entrenadores es como una esponja. Ella va absorbiendo, va absorbiendo… Como si nada. Luego le pides algo y le sale natural. Es una barbaridad.

La Bota de Plata del Mundial sub-17 (Claudia Pina) y la Bota de Bronce (Irene López). / REUTERS / javier calvelo

"Ella lo ve todo. Ve donde debe poner el balón y sabe la secuencia lógica de la jugada. Paso, recibo y me muevo" 


Mira, por ejemplo, los goles de la final. El primero, con la izquierda; el segundo, con la derecha. Ella no está, ella llega, ella aparece. Le encanta venir a recibir el balón, sacando a las defensas de su sitio para crearles dudas. Luego, ella ve todo. Ve donde debe poner el balón y sabe la secuencia lógica de la jugada. Paso, recibo y me muevo. Se nace con ello porque si no es imposible.

Todavía me acuerdo de lo que pasó en un partido ante Montenegro. Ibamos 21-0 y faltaba un gol para el récord de selecciones. Entonces la llamé a la banda: ‘¡Claudia, queda poco! ¡Necesitamos uno más’. Ella me miró. ‘¿Por qué,Toña?’ Yo le respondí: ‘Ya te lo explicaré luego’. Se fue y al minuto marcó el gol 22. Y me miró diciéndome: ‘Ya está. Así, ¿no?’ Aún no me creo lo que hizo. Es una pasada”.