Ir a contenido

MUNDIAL DE AJEDREZ

Carlsen retiene el título tras fulminar a Caruana en las partidas rápidas (3-0)

Es la cuarta vez que el gran maestro noruego se proclama campeón mundial

Antonio Madridejos

Magnus Carlsen y Fabiano Caruana (de espaldas) durante el desempate o ’tie-break’ a partidas rápidas del Mundial de Londres.

Magnus Carlsen y Fabiano Caruana (de espaldas) durante el desempate o ’tie-break’ a partidas rápidas del Mundial de Londres. / AFP / TOLGA AKMEN

El noruego Magnus Carlsen se ha proclamado campeón del mundo de ajedrez por cuarta vez tras derrotar con holgura (3-0) al estadounidense Fabiano Caruana en el desempate a partidas semirrápidas. El número uno del mundo se ha impuesto a su dignísimo rival en los tres juegos disputados. No fue necesario colocar las piezas para el cuarto.  

Como el Mundial a ritmo clásico concluyó tras 12 tablas consecutivas, los contendientes tuvieron que acudir a la lotería que supone disponer aproximadamente de solo media hora en el reloj para toda la partida, una aparente contradicción para un juego cuya seña de identidad es la reflexión y el cálculo a largo plazo. Al final, la experiencia, la intuición, los nervios y la fortaleza de Carlsen, entre otras virtudes, han sido decisivas.

Carlsen, que este viernes cumple 28 años,  se convierte así en uno de los pocos ajedrecistas en la historia moderna del ajedrez capaz de defender el título al menos en tres ocasiones, junto a Lasker, Aliojin, Botvínnik, Kárpov y Kaspárov, aunque las comparaciones son difíciles porque el campeonato no siempre ha tenido la misma periodicidad y el mismo sistema de eliminatorias. Además, el gran maestro noruego es desde el 2009 el número uno de la clasificación internacional ELO, el sistema de puntuación que mide el desempeño de los jugadores en los torneos que disputan a lo largo del año. Su palmarés en campeonatos del mundo y otros torneos lo sitúa entre los mejores ajedrecistas de la historia.

Desarrollo del desempate 

En la primera partida del desempate, el campeón optó por una apertura inglesa -se apartó de los caminos más conocidos de la teoría temiendo una preparación casera de su rival- y salió de la apertura con ventaja posicional. Luego vino el desenlace: tras escabullirse de lo que parecía un ataque demoledor de Carlsen, Caruana erró en los momentos de tensión y entró en un final perdido.

La segunda empezó con una apertura siciliana, variante Pelikán, y derivó hacia un medio juego muy complejo, con posibilidades por ambos bandos. Finalmente, el norteamericano permitió la dolorosa incursión de un caballo rival y sucumbió sin paliativos.

La tercera, finalmente, fue la más igualada. Cuando todo parecía que serían tablas, Caruana, en apuros de tiempo, quiso forzar y salió escaldado. Claro está que el empate no le bastaba.

Historial triunfante

Carlsen se hizo con el título en el año 2013 al derrotar al entonces vigente campeón, el indio Viswanathan Anand, y luego retuvo el título ante el mismo rival en el 2014. Dos años después, en el 2016 hizo lo propio ante el ruso Serguéi Karjakin en un campeonato en el que también fue necesario acudir a la muerte súbita de las partidas rápidas.

Carlsen fue un niño prodigio en el ajedrez. Aprendió a jugar a los 4 años y fue el segundo gran maestro más precoz de la historia a la edad de 13 años y 4 meses, solo por detrás de Karjakin. En la adolescencia dejó los estudios para consagrarse al juego de las 64 casillas.

Carlsen, con 13 años y 4 meses, fue el segundo gran maestro más joven de la historia. Y a los 19 ya era el mejor jugador del mundo

Vencer por asfixia

El gran maestro noruego, conocido por su fortaleza física, su aspecto malhumorado y sus pinitos como modelo en el mundo de la moda, ha cambiado su brillantez de años atrás por un juego pragmático que le lleva a derrotar a sus rivales por asfixia, como una gran serpiente, aprovechando pequeñas debilidades o imprecisiones en el medio juego. Y cuando no lo logra, como le ha pasado con Caruana y anteriormente con Karjakin, le basta con su comprensión del ajedrez y sus nervios de acero en las partidas rápidas. "Mi jugador favorito anterior fui probablemente yo hace tres o cuatro años", dijo en una conferencia de prensa anterior al Mundial.

Caruana, que llegaba al Mundial rozando los talones de Carlsen en la lista ELO, ha sido un rival más que digno. En las partidas a ritmo clásico demostró incluso una preparación superior y contó en al menos dos juegos con una importante ventaja que no supo concretar. Dos años menor de Magnus, quizá tenga en breve una segunda oportunidad... si le dejan, claro, las nuevas hornadas de ajedrecistas precoces, como el chino Wei Yi o el polaco Duda.

Temas: Ajedrez