04 abr 2020

Ir a contenido

Copa Libertadores

Casi 30 detenidos por los disturbios previo al superclásico argentino

River Plate vs Boca Juniors fue aplazado para el domingo

El Periódico

El autobús de Boca, a su salida del hotel hacia el estadio de River.

El autobús de Boca, a su salida del hotel hacia el estadio de River.

Una tarde que parecía ser de fiesta y fútbol se convirtió en vergüenza y violencia en la antesala de la gran final de vuelta de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors.

Horas antes de celebrarse el partido, el autobús de Boca Juniors que estaba llegando al estadio, fue atacado por piedras y demás cosas que terminaron por romper algunos cristales del autobús, aunado a que la policía intentó calmarlo mediante algunos gases, culminó por perjudicar a varios elementos de los “xeneizes” que tuvieron que ser trasladados al hospital para su valoración médica.

Tras las acciones ocurridas, la Conmebol varias veces aplazó el partido para que se pudiera llevar a cabo, sin embargo, las condiciones no eran las óptimas y decidieron que se jugara hasta el domingo.

En el transcurso de las horas en el que se tomaba una decisión, hubo varios enfrentamientos entre los hinchas y los policías que, según los últimos reportes, van 29 detenidos por todos los disturbios dados.