10 jul 2020

Ir a contenido

EL RIVAL ESPAÑOL

La reaparición del mejor Prosinecki

El exjugador del Madrid y el Barça ha ascendido a Bosnia a la máxima categoría de la Liga de Naciones

Joan Domènech

Robert Prosinecki observa a los jugadores durante el partido entre Austria y Bosnia-Herzegovina

Robert Prosinecki observa a los jugadores durante el partido entre Austria y Bosnia-Herzegovina / CHRISTIAN HOFER (EFE)

Con la cabeza bien alta reaparece Robert Prosinecki ante el fútbol español muchos años después de que se marchara de Liga tras jugar en muchos equipos (Madrid, Oviedo, Barça y Sevilla) y muy pocos partidos jugados (149 en 6 temporadas) para la clase que tenía. Reaparece Prosinecki al frente de la selección de Bosnia, con la que se ha proclamado campeona de su grupo en la segunda categoría y ascenderá a la máxima, donde está España, para la próxima edición. 

El amistoso ante España le servirá como un buen test para calibrar el nivel de sus hombres, que llevan nueve partidos invictos, en la élite. Faltarán, sin embargo, apellidos destacados, como el de Pjanic (Juventus) y Vranjes (Anderlecht) y, presumiblemente, Dzeko (Roma).

"Aprovecharemos para dar la oportunidad a jugadores que no han tenido muchos minutos. Lo que más importa es ir preparándonos para la fase clasificatoria de la Eurocopa", adelantó Prosinecki. El liderato de la Liga de Naciones le garantiza la participación en el playoff y una segunda oportunidad si en esa próxima fase no consiguiera una plaza.

Una inteligencia privilegiada

Prosinecki, nacido en Alemania de padre croata y madre serbia, fue campeón del mundo juvenil con Yugoslavia, y campeón de Europa con el Estrella Roja de Belgrado, eligió ser internacional con Croacia después del conflicto de los Balcanes y dirige a Bosnia. Pudo jugar en el Madrid (91-94) y el Barça (95-96) sin ninguna contradicción interna. El Oviedo (94-95) hizo de puente entre su marcha del Bernabéu sin haber cumplido las expectativas y su llegada a Barcelona, donde tampoco  las cumplió en el crespuscular Barça de Cruyff.

"Fue el mejor entrenador que tuve, otro mundo, una inteligencia privilegiada", dijo Prosinecki en una entrevista al diario Marca y en la que también expresa su opinión sobre la situación política catalano-española. No ve comparación con la guerra de los Balcanes. "Son tiempos muy distintos, puede que un día Cataluña se separe, no lo sé, pero no pienso que pueda haber una guerra", entiende Prosnecki, que no ha abandonado su conocida condición de fumador adquirida cuando era un brillante futbolista.