Ir a contenido

LAS DISCREPANCIAS EN EL DEPORTE CATALÁN

Gerard Figueras: "No hay que empequeñecer el papel de la Generalitat"

"La UFEC busca hacer y deshacer desde un ámbito privado... pero con dinero público", afirma el secretario general del Esport

"Las políticas deportivas del país las debe marcar el Govern, como sucede en todas partes"

JOAN CARLES ARMENGOL

Gerard Figueras, secretario general del Esport.

Gerard Figueras, secretario general del Esport.

Gerard Figueras (Vilanova i la Geltrú, 1982), secretario general del Esport desde febrero del 2016, en sustitución de Ivan Tibau, disfruta de un talante dialogante que no esconde una postura firme al frente del deporte catalán. Como heredero de todos sus predecesores, y representante del Govern, no quiere que la Generalitat vea diluido su papel en la gestión del deporte y defiende proseguir con el modelo implantado hace ya casi 40 años.

-¿Qué opina del texto de la nueva ley del deporte que presenta la UFEC a través de una Iniciativa Legislativa Popular (ILP)?  Yo creo que es un texto privatizador que atenta contra el Govern de la Generalitat. Pese a todo, en julio de este año llegamos a un acuerdo con la Unió de Federacions Esportives de Catalunya para apoyar en la recogida de firmas, a la vez que hablamos y vamos a seguir hablando con los actores de todo el sector para crear un texto de consenso. 

-¿Por qué tardó tanto la Generalitat en presentar su propio redactado de la nueva ley, cuando la UFEC ya llevaba trabajando en ello varios años? Después de que en el 2017 se firmara el Pacte Nacional de l’Activitat Física i de l’Esport por parte de todas las entidades, el país entró en la situación que ya conocemos y, con el Govern cesado, no se pudo presentar un proyecto de ley en el Parlament. La UFEC aprovechó la aplicación del 155 para entrar una ILP con un texto que no se parece al que acordó todo el sector. Entre otras cosas, pide deshacer el Consell Català de l’Esport y dar todos los recursos a un organismo privado como es la UFEC.

-Y usted no está de acuerdo, claro.  No. La UFEC quiere controlar las políticas deportivas del país, y esa es una cuestión que la debe marcar el gobierno, como sucede en todas partes. Catalunya no es un Estado y tiene las competencias limitadas. Nuestra propuesta es intentar un acuerdo, buscar el acuerdo, con todas las partes implicadas del sector del deporte. Hablo de federaciones, clubs, Consells Esportius, deportistas de Alto Rendimiento, ayuntamientos, colegios profesionales... todo el mundo. Porque he visto que muchos de estos ámbitos no apoyan el texto de la UFEC. Es más, se sienten agredidos. 

-Pero la distancia entre las dos partes parece muy grande, ¿no? El problema es que la propuesta de las dos partes es muy distinta. Nosotros queremos más concertación público-privada, que es un sistema que ha funcionado, y ha funcionado bien, durante 40 años. No queremos de ninguna manera empequeñecer el papel público de la Generalitat. La UFEC, en cambio, buscar poder hacer y deshacer desde un ámbito privado... pero con dinero público. Hemos tardado cuatro décadas en tener un sistema que funciona y no tenemos intención de diluirlo. Es un modelo de éxito que queremos también para los próximos 20 años.

-La UFEC les acusa de no cumplir con sus compromisos, como es no haber pagado aún a las federaciones las subvenciones correspondientes a la temporada 2017-18.  La UFECse agarra a este argumento y dice que ellos han avanzado ese dinero, unos 3,1 millones de euros. Pero no tienen en cuenta que ha habido nueve meses de 155. Ese dinero lo pagaremos este mismo mes.

-¿Qué papel le reservaría entonces a la UFEC? Creemos en la UFEC como un órgano consultivo, pero ellos quieren suplir las funciones del Consell Català de l’Esport. Como he dicho antes, pretende una privatización que atenta contra el Govern.

-¿Cuales son los puntos fuertes, a su juicio, de la nueva ley del deporte que proponen ustedes? Se agrupa alrededor de cinco ejes principales: gobierno y organización del deporte y la actividad física; igualdad; formación, investigación y desarrollo; promoción e internacionalización; y régimen sancionador y Tribunal Català de l’Esport. Proponemos la autonomía de las federaciones a través de contratos programa, más efectivos que las subvenciones para cobrar sin retrasos. También la profesionalización de los dirigentes, con limitación de mandatos. Ellos no quieren ni el Tribunal Català de l’Esport ni el registro de entidades deportivas, que todo se rija por el Código Civil, pero eso no es posible porque viene marcado por el Estatut.

-¿Puede perjudicar esta controversia en las aspiraciones de optar a los Juegos Olímpicos de Invierno del 2030 con la candidatura Pirineus-Barcelona? De ninguna manera, ese proyecto sigue adelante con su camino. El pasado jueves se creó la comisión delegada de la Mesa de Trabajo  y se va a crear la Oficina Olímpica, con sede en Barcelona y gestionada a través de Ferrocarrils de la Generalitat. En enero debemos presentar ante el Comité Olímpico Internacional (COI) la primera propuesta operativa, el primer dosier, con concreciones sobre deportes y sedes, pensando siempre en el 2030 pero sin descartar definitivamente el 2026 por si el COI se queda sin candidaturas para ese año. Propondremos unos Juegos con sedes en Catalunya, Francia y, quizá, Andorra y Aragón.

Temas: Catalunya