06 jun 2020

Ir a contenido

OTRA VEZ DECISIVO

Alcácer acaba por destruir al Bayern en Dortmund (3-2)

El delantero valenciano culmina la remontada del Borussia y aleja a los bávaros a siete puntos de distancia del liderato

Joan Domènech

Alcácer celebra el gol antes de la llegada de Witsel, que le dio la asistencia.

Alcácer celebra el gol antes de la llegada de Witsel, que le dio la asistencia. / Ina Fassbender (AFP)

Paco Alcácer sigue cultivando en Alemania la merecida fama de goleador que se había ganado y escribió otro episodio de su mágica aportación en el Borussia Dortmund. Volvió a ser el hombre decisivo para su equipo con el gol definitivo, esta vez especialmente valioso porque acabó por destruir al Bayern de Múnich en un choque trascendental en la Bundesliga (3-2).

Los bávaros necesitaban ganar, o cuando menos puntuar, para no alejarse del liderato a una distancia preocupante y regresaron a casa siete puntos más lejos, en tercera posición. Por culpa de Alcácer.

El delantero valenciano, cedido por el Barça, emergió de nuevo desde el banquillo en lugar de Mario Götze (m. 59) cuando el Borussia perdía de nuevo (1-2) gracias al segundo gol de Robert Lewandowski (m. 52). El ariete polaco había anotado en el primer tiempo (m. 26), y el momentáneo empate de Stefan Reus de penalti (m. 49) quedaba desactivado. Se iniciaba la media hora final y Reus restableció el empate, lo que motivó un nuevo arreón del Bayern, necesitado de un triunfo que le acercara a la cabeza.

Un Bayern desesperado

Tan desesperado andaba el once de Niko Kovac que defendió muy mal un contrataque que inició Axel Witsel en la banda derecha. Alcácer estaba solo en el círculo central y se puso a correr con el balón hacia Manuel Neuer, ante el que amagó un par de veces antes de batirle con un suave tiro por encima. Una vez más, con su noveno gol en ocho apariciones, Alcácer se investía con el papel de héroe. A punto estuvo de arrebatárselo Lewandwski, otro nueve de oficio, que anotó el 3-3 en el tiempo añadido pero el tanto fue anulado por fuera de juego.