Ir a contenido

LA ENTREVISTA

Muniesa: "La Liga está muy competida. Todos pueden perder contra todos"

El defensa del Girona reflexiona sobre la temporada iniciada a las órdenes de Eusebio Sacristán

Ante el partido en Atotxa recuerda que "el año pasado nos pintaron la cara, hay que tratar de puntuar"

Jordi Danès

Marc Muniesa, durante la entrevista con EL PERIÓDICO, en Caldes de Malavella (Girona)

Marc Muniesa, durante la entrevista con EL PERIÓDICO, en Caldes de Malavella (Girona)

Ha empezado su segunda temporada en el Girona con más protagonismo (siete participaciones en ocho partidos) del que acabó teniendo el pasado curso (solo tres apariciones en los veinticuatro últimos duelos). ¿Satisfecho?

Por este lado, sí. Es cierto que con Machín lo empecé jugando todo y tuve muy buenas sensaciones y también su máxima confianza, pero coincidiendo con el nuevo año pràcticamente todo cambió, en parte también gracias a la gran dinámica del equipo. Machín tenia su once y mis compañeros iban como motos y era muy difícil entrar. Me tocó vivir la otra cara del futbol y en ningún momento me desconecté, pero aprendí también a valorar más que cuando juegas tienes que seguir dándolo todo para mantenerte. Y este año, pese a que estoy participando mucho, quizás me está costando algo más, sobretodo cuando caigo en la banda. Los laterales de hoy son más extremos y yo soy más central.

Douglas Luiz comentó en su vuelta al Girona que si Machín hubiese continuado, él no estaría aquí. ¿Usted se veía con fuerzas para convencer al técnico?

Sí. De eso hablé con mi familia. También con Quique Cárcel, pero sobretodo con mi mujer. Tenía claro que era mi segunda temporada en el Girona y que iba a hacer todo lo posible para volver a ganarme la confianza del míster. Como mínimo medio año. También hablé con Machín al final de temporada, después del último amistoso en Figueres, y las sensaciones fueron muy positivas por parte de ambos. Pero él acabó marchando y la situación no se ha dado.

Muniesa interroga al árbitro del Girona-Madrid, jugado en agosto / JORDI COTRINA

Se ha pasado de Machín a Eusebio, de un extremo a otro...

Sí. Machín llevaba mucho tiempo en Girona. Sabía que podía exprimir al máximo a los jugadores y sabía como hacerlo. Tal vez era un poco agresivo en la manera de transmitir las cosas, pero mantenía a la gente  enchufada y motivada, sobretodo a los que jugaban. Eusebio es completamente distinto. Él quiere razonar las cosas. Explica porqué debes hacer una cosa u otra a través de una experiencia de muchos años como futbolista de élite y en equipos como el Barça.

Usted ya lo tuvo en el Barça B. ¿Lo ha visto evolucionar?

Lo tuve medio año. Cuando empecé a tener contrato en la primera plantilla me rompí la rodilla y le pedí si podía jugar con ellos la segunda parte de la temporada. Con el paso de los años tengo claro que Eusebio ha evolucionado y para bien. Antes, todavía era mejor persona. Ahora ha sacado un poco más de carácter. Le encanta el futbol. Y a la gente que ve con potencial, le está muy encima para que mejore.

Lleva camino de los 150 partidos como profesional. Ya ha jugado más a primera (79 entre el Stoke, el Girona y el Barça) que en segunda A (60 con el filial azulgrana). 

Cada temporada es muy importante, pero la presente siempre es la que más. Vengo de unos años, los seis últimos, donde he jugado entre 10 y 20 partidos y me marco el objetivo de mejorar mi participación. Para ello es fundamental estar bien físicamente y para esto es esencial dar el máximo de ti  en cada entrenamiento.

Tiene usted 26 años. A su edad, Granell ni siquiera había debutado en la Liga de Futbol Profesional y el martes recogió el trofeo al mejor futbolista catalán. En el futbol todo es posible…

Estoy muy contento y feliz por él. Es un jugador que ha llevado una carrera atípica, diferente. La primera le llegó casi con 30 años, pero dio y está dando un nivel muy alto. No le conocía hasta que llegué al Girona y es admirable y un muy buen capitán para el equipo.

Él y Pere Pons reflejan el ADN Girona. Se les ha añadido usted, uno de Lloret.

Sí. Somos tres gerundenses en una plantilla de 21. No es un mal porcentaje, aunque estaría bien que fuésemos más jugadores de casa. Pero al final tienes que hacer un equipo competitivo y encontrar las piezas donde sea.

Tiene este año y dos más por delante en Montilivi. ¿Se ve consolidándose en el Girona?

Ese es mi objetivo. En mi familia y  mi entorno siempre he comentado que quiero seguir el camino de gente como Àlex, Pere o el mismo Eloi [Amagat] de estar muchos años en el Girona, pero eso ya dependerá del nivel que yo de sobre el terreno de juego. Y sé que lo he de hacer muy bien para que la gente siga confiando en mi.

Ya es padre de dos niños. ¿Un motivo más para buscar estabilización?

Bueno. Con los hijos es una guerra diaria. El pequeño solo tiene dos meses, pero ha salido movido y por las noches le cuesta dormir. El otro tiene dos años y todo el día quiere jugar.

¿Es de los futbolistas que se insonoriza o de los que ayuda?

Soy implicado y ayudo. Las tareas son cosa de dos. Sí que por las noches mi mujer intenta quedarse más con el más pequeño para que yo pueda descansar más, pero los días que no he de entrenar y las horas libres estamos al pie del cañón.

También ha montado en Girona un negocio con Eloi: un centro de estética en Girona. Aunque la retirada queda lejos, la vida del futbolista es corta. ¿Piensa en ello?

Si, claro. Iniciamos este proyecto con Eloi. También empecé otro de unos cargadores de móviles. Ahora quiero hacer el curso de entrenador.  Tengo claro que uno tiene que prepararse, formarse, tener los pies en el suelo y saber administrar lo que te da el futbol para después poder vivir y poderte dedicar a alguna cosa que te guste.

Muniesa trata de frenar un ataque de Mbappé en un Stoke-Mónaco / FABRICE COFFRINI (AFP) 

Ha estado jugador de pocos clubs (Barça, Stoke y Girona). Otros futbolistas, a su edad, han dado ya muchas más vueltas. ¿No se ve en ninguna aventura?

Se ha dado así. Después del Barça, firmé cuatro años por el Stoke y me volvieron a renovar. Me sentía muy cómodo allí, pese a no jugar tanto como quería. Luego surgió el Girona y no me lo pensé. Quería volver a la liga española y sobretodo a casa. Pero soy curioso y preguntas a jugadores que están en Italia, en Alemanya o al mismo Eloi que está en Estados Unidos… No cierro las puertas a nada en un futuro, pero ahora tengo ganas de estar en Girona muchos años.

Con las dudas que ha mostrado el Real Madrid, ¿cree que el Barça ha perdido la oportunidad de dejar el título muy encarrilado?

Está claro. Se han puesto en juego 24 puntos y han perdido nueve. El Madrid pincha y el Barça lo ve, pero no lo aprovecha. Pero es la tónica general de esta liga. Ves cualquier partido y la mayoría son igualados. Todos pueden perder contra todos. El título estará muy competido porque se necesitarán menos puntos. Y el descenso, por esa misma regla, se podrá más caro.

Los tres grandes (Barça, Madrid y Atlético) se han dejado entre los tres 28 puntos en ocho jornadas. ¿El Mundial puede ser una explicación?

Es posible, pero al final todos los jugadores han tenido al menos un mes de vacaciones. Tal vez la liga española se está equiparando poco a poco a lo que es la Premier y la igualdad se ha incrementado. Nosotros mismos fuimos capaces de empatar en el Camp Nou  y de ganar en Villareal, de la misma manera que después perdimos en casa contra el Eibar.

¿Sufrirá el Girona para salvarse?

Esperemos que no. Es pronto para aventurar nada y estamos cogiendo todavía los conceptos de Eusebio. Es normal que la gente se ponga nerviosa, pero la realidad dice que tenemos tres puntos más que la temporada pasada a estas alturas. Los resultados llegaran. La gente debe confiar en nosotros, y nosotros también en nosotros mismos.

Las sensaciones no parecen tan buenas como el pasado año…

Después del Camp Nou eran muy buenas. Y después de la derrota contra el Eibar ya no tanto. Es la ley de los resultados. Creo que el 2-2 en el descuento de la primera parte nos hizo mucho daño y tras el 2-3 no tuvimos capacidad de reacción. Eso fue lo que más me preocupó del último partido.

El mismo Eusebio reconoció que tenía dudas y que debía definir mejor su propuesta. ¿Qué piensa un jugador cuando oye o lee esas declaraciones?

Eso demuestra la persona que es Eusebio. Nos dijo en el vestuario que quería dejar de marearnos un poco y también expuso sus dudas en la rueda de prensa. Pero poco a poco, lo que quiere hacer saldrá y esas dudas de las que se habla desaparecerán.

Entre jugar de central con defensa de cuatro o de cinco, de carrilero o de central, ¿cuáles son sus preferencias?

Cuando Mark Hughes me puso de lateral en el Stoke, le acabé demostrando que yo era más central que lateral. Siempre he sido central. Hoy los laterales son jugadores muy rápidos y habilidosos y muy ofensivos, y estas cualidades yo no las tengo.

Invictos en campo contrario y tres derrotas en Montilivi.

Tal vez sea porque en casa queremos cargar con la responsabilidad de tener el balón, sobre todo contra equipos de nuestro nivel. Ellos se sienten cómodos encerrados atrás y a nosotros nos cuesta atacar defensas tan estáticas. Hemos de saber administrar mejor las posesiones para intentar atacar mejor a estos equipos.

Los dos próximos partidos son Real Sociedad en Anoeta y Rayo en Montilivi. ¿Cuatro puntos mínimo?

Si pueden ser los seis, mejor. Fuera de casa hay que intentar puntuar siempre. No nos hemos de olvidar que el año pasado en Anoeta nos pintaron la cara. Y contra el Rayo será un partido duro ante un recién ascendido, pero hay que cambiar como sea la dinámica de Montilivi.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.